Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, a un paso del divorcio
  1. Famosos
Ya tiene fecha de resolución

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, a un paso del divorcio

Tras dos años de litigio en los tribunales españoles y norteamericanos, parece que el divorcio de la extenista y el empresario está cada vez más cerca del final

placeholder Foto: Arantxa Sánchez Vicario, con Josep Santacana en una imagen de archivo. (Gtres)
Arantxa Sánchez Vicario, con Josep Santacana en una imagen de archivo. (Gtres)

En febrero de 2017, Arantxa Sánchez Vicario hacía pública su separación del empresario Josep Santacana. Se habían casado el 12 de septiembre de 2008 en el castillo de Perelada (Gerona), y diez años después llegó la ruptura. A día de hoy, y después de convertir el divorcio en un serial que ha durado dos años, ya tiene fecha de resolución.

Será el próximo 17 de marzo cuando, según 'El País', la Audiencia Provincial de Barcelona dictará sentencia. “Se ha comunicado a los abogados que se señala el día 17 de marzo como fecha para deliberación, votación y fallo por parte de los tres magistrados, lo que no significa que conozcamos el resultado ese día, sino que pueden tardar unos días en comunicárnoslo”, explica el abogado de la extenista.

Foto: Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana. (Getty)

El proceso siguió su curso en los juzgados españoles, una vez que en Estados Unidos reconoció que España era competente para tramitar el divorcio. Lo llamativo de este caso es que Arantxa recurrió el propio pronunciamiento del divorcio en el juzgado de Esplugues de Llobregat y no las medidas económicas, compensatorias o de custodia. Sin embargo, varios meses después la Audiencia Provincial de Barcelona aún no había dado respuesta a ese recurso de apelación, y en enero todavía seguían casados. ¿La razón del retraso de meses en esa respuesta? Una serie de circunstancias -entre ellas, la llegada del affidavit o declaración jurada sobre los bienes, finanzas, gastos e ingresos de cada uno que ambos presentaron en los juzgados de Miami- provocaron que hasta hoy no hubiese resolución.

placeholder Josep Santacana, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Josep Santacana, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

“Ninguno de los dos puede casarse porque serían declarados bígamos y es un delito tanto en nuestro país como en Estados Unidos. No hay sentencia definitiva. Hubo un recurso de apelación por parte de Arantxa en abril de 2019, y hasta que esto no se resuelva en España, el vínculo legal se mantiene. Otra cosa es referente a los hijos, ya que sí que hubo unas medidas pactadas por la Corte de Miami donde se especificaba la custodia compartida y cómo debían atender económicamente cada uno de los padres todo lo referente a la manutención de los hijos”, señalaban hace unas semanas fuentes relacionadas con el entorno familiar.

En este caso se demostró que el nivel patrimonial de la deportista era mucho más alto, por lo que Sánchez Vicario, por sentencia, debía pasar una cantidad a su exmarido para la manutención de los menores cuando estuviesen conviviendo con él.

placeholder Arantxa Sánchez Vicario. (EFE)
Arantxa Sánchez Vicario. (EFE)

Esta situación tan anómala hizo que continuasen siendo marido y mujer ante la justicia española y norteamericana, aunque existiera una disposición judicial en la que dejasen claro cómo deben vivir los hijos de una pareja separada. La razón de este disparate emocional y legal se debe al recurso de apelación. En 2019, Santacana presentó la demanda de divorcio en el Juzgado Número 2 de Esplugues de Llobregat. Sin embargo, Maurice Kutner, exabogado de Sánchez Vicario, que falleció en octubre 2020, recurrió esa disposición a fin de que esta batalla legal tuviera lugar en Miami, donde inicialmente se comenzó a tramitar, siguiendo el deseo de Arantxa.

Si el divorcio se hubiera llevado a cabo en España, habría entrado en vigor el acuerdo de separación de bienes que ambos firmaron antes de casarse y, en consecuencia, Josep Santacana podría haberse desentendido de los problemas económicos que arrastra la expareja. Sin ir más lejos, el pasado mes de noviembre el Banco de Luxemburgo solicitó para ellos una pena de cuatro años de cárcel por alzamiento de bienes y muy pronto podrían sentarse en el banquillo. No en vano, si el divorcio se culmina finalmente en nuestro país, Santacana tendría una posición muy diferente en este caso.

Arantxa Sánchez Vicario Josep Santacana Divorcio
El redactor recomienda