La complicada herencia de Cristóbal Halffter: un emblemático castillo y otras propiedades
  1. Famosos
LEYENDA DE LA MÚSICA

La complicada herencia de Cristóbal Halffter: un emblemático castillo y otras propiedades

El conocido compositor y director de orquesta, que falleció el pasado 23 de mayo, tenía tres hijos con la pianista María Manuela Caro y Carvajal

placeholder Foto: Cristobal Halffter, en una imagen de 2010. (EFE)
Cristobal Halffter, en una imagen de 2010. (EFE)

Era de las figuras más destacadas de la denominada generación del 51, que revolucionó la música clásica española del pasado siglo en nuestro país y un trabajador infatigable. Cristóbal Halffter fallecía el pasado 23 de mayo en el castillo-palacio de Villafranca del Bierzo, la joya de la corona del patrimonio familiar y un lugar cargado de simbolismo para todos ellos.

Halffter, que cumplía 91 años el pasado 24 de marzo, sufrió un gran golpe anímico, según nos cuentan allegados a la familia, con la muerte de su mujer, la gran pianista María Manuela Caro y Carvajal, a quien sus seres queridos llamaban Marita, que falleció en diciembre de 2017. Al igual que él, también falleció en el mencionado castillo-palacio, que había heredado de su padre, el conde de Peña-Ramiro, y en el que se establecieron después de su boda.

Una mujer también de una brillante trayectoria pues fue la primera pianista de la Orquesta Nacional, con la que Cristóbal había contraído matrimonio en 1956 y con la que tuvo tres hijos, que son ahora sus herederos y tendrán que repartirse un patrimonio considerable. La máxima dificultad, nos cuentan, estriba en el futuro del mencionado palacio-castillo, cuyo origen se remonta al siglo XVI y que está ubicado en un lugar clave del Camino de Santiago.

placeholder Imagen del impresionante castillo-palacio de Villafranca del Bierzo. (Foto: Turismo Castilla y León)
Imagen del impresionante castillo-palacio de Villafranca del Bierzo. (Foto: Turismo Castilla y León)

"El coste de mantenimiento de un edificio de estas características y ver quién se queda con la propiedad del mismo o cómo se reparte la titularidad es el mayor obstáculo en este herencia", nos dice una persona allegada a la familia. "Una opción que se podrían plantear, aunque es muy prematuro para hacer este tipo de apreciaciones, es que se permita al Ayuntamiento gestionar una parte del castillo, que se abriera al público, dejando una parte con dependencias privadas para uso de la familia. Es una fórmula que se ha utilizado en casos similares y que les permitiría sufragar los gastos".

Hablamos de una propiedad ubicada en una finca de diez hectáreas, que, como decimos, ha pasado por distintas fases de conservación desde el siglo XVI. Por eso podemos señalar que se trata de los restos de una casa-palacio, que se incendió durante la guerra de la Independencia, saqueada por tropas inglesas y francesas, y de la cual se conserva reedificada en una cuarta parte. Restaurada en 1870 y el resto en ruinas, tiene una superficie construida y rehabilitada de 1.800 metros cuadrados. En el interior hay un patio central que sirve para distribuir distintas estancias de la planta baja, que cuenta con estancias usadas como almacén y caballerizas. De tres plantas, de casi 630 metros cada una, la primera y la segunda de ellas están destinadas a vivienda.

Foto: Cristóbal Halffter. (EFE)

No parece que instalarse en el castillo sea una opción para ninguno de los tres hijos, según nos comentan: "No parece probable que por ahora se vayan a instalar en el castillo, como hicieron sus padres, y sus vidas y trabajos les tienen bastante alejados en estos momentos del mismo, así que es una incógnita lo que pueda pasar".

En efecto, los tres hijos han seguido caminos muy distintos entre sí, y en el caso de María, con muchos kilómetros de por medio. Alonso es piloto de Iberia, emparentó por matrimonio con la familia Zóbel, una de las más ricas de Filipinas (el gran magnate Enrique Zóbel fue el constructor del primer campo de golf de Sotogrande) y es padre de dos hijos, Nicolás y Mateo. La pareja está separada y ella regresó al archipiélago asiático, donde están sus raíces.

placeholder La capilla ardiente del compositor Cristóbal Halffter Jiménez-Encina, en Villafranca del Bierzo. (EFE)
La capilla ardiente del compositor Cristóbal Halffter Jiménez-Encina, en Villafranca del Bierzo. (EFE)

La segunda es María, quien reside en la actualidad en la localidad suiza de Basilea y, según nos desvelan, se dedica a la crianza de mini golden retrievers, una cotizada raza canina, aunque también es músico como su padre y su hermano menor. Está casada con el contrabajista André Meyer, padre de su hijo Cristóbal. Su hermano menor, Pedro, tiene una brillante carrera como compositor y director de orquesta, y está casado con Ana Perdomo Spínola, con quien tiene dos hjos, Lorenzo y Cayetano.

Además del mencionado castillo, anteriormente mencionado, tanto Cristóbal como María tenían diversas propiedades que hemos podido acreditar. En cuanto al compositor, dos pisos en el centro de Madrid, uno de algo más de 100 metros cuadrados y otro mucho más modesto de 40, en el mismo edificio. Su mujer, por otra parte, era dueña de un terreno urbano de casi 800 metros cuadrados en Villafranca del Bierzo, un prado de 12 hectáreas en Carracedo, también en León, y una viña de una hectárea en la cercana Camponaraya.

Nobleza