Isabel Preysler afronta su dolor alejada de las cámaras y muy arropada en su casa
  1. Famosos
DÍAS DE DOLOR

Isabel Preysler afronta su dolor alejada de las cámaras y muy arropada en su casa

La socialite ha despedido a su madre en la más estricta intimidad de su chalet de Puerta de Hierro, rodeada de sus hijos y amigos más íntimos

Foto: Isabel Preysler, en una imagen de archivo. (Getty)
Isabel Preysler, en una imagen de archivo. (Getty)

Son días de dolor para toda la familia y tal como vivió Betty Arrastia así ha sido despedida. Este domingo, Isabel Preysler comunicaba a sus íntimos que su madre de 98 años, había fallecido, y la noticia ocupó enseguida los principales lugares de las portadas de los medios digitales y las ediciones digitales de la prensa escrita del corazón y la crónica social.

Han sido unos meses en los que Betty tuvo algunos altibajos de salud, pero decidieron no trasladarla a un hospital para que esta etapa final la viviese en total tranquilidad y, además, sin que trascendiera nada. Como familia muy unida que son, Tamara y los hijos de su recordada hermana Beatriz, fallecida en 2012, que viven en Madrid, estuvieron muy pendientes de su abuela hasta el último momento. Y arroparon a su madre, quien, por supuesto, cuenta con el gran apoyo de su pareja, el premio Nobel Mario Vargas Llosa.

placeholder Betty Arrastia, del brazo de su nieto Julio José, en el velatorio de Beatriz Preysler. (Getty)
Betty Arrastia, del brazo de su nieto Julio José, en el velatorio de Beatriz Preysler. (Getty)

Tras conocerse la noticia, todos los medios estuvieron muy pendientes de las redes sociales, pero, en efecto, de nuevo imperó 'la ley del silencio', porque no eran momentos para compartir mensajes de homenaje que previsiblemente llegarán en su momento.

No ha habido imágenes de Isabel Preysler, pues la despedida ha sido en la privacidad de su chalet de Puerta de Hierro. En esta ocasión, Preysler ha optado por resguardar su intimidad y la de su madre, quien no buscó nunca el primer plano mediático, aunque hizo una excepción en 2019, cuando compareció en el programa 'Volverte a ver' de Telecinco, donde sus nietos, Julio José Iglesias y Tamara Falcó, le dieron una emotiva sorpresa.

Sí hubo muchas imágenes por el contrario de Isabel cuando falleció su tercer marido, Miguel Boyer, el 29 de septiembre de 2014, pero las circunstancias eran muy distintas, ya que el que fuera ministro socialista tenía una enorme proyección pública, lo que requirió una despedida acorde a la gran figura que fue.

Tras el velatorio íntimo de Betty, el coche fúnebre abandonaba este lunes por la tarde la casa de Puerta de Hierro rumbo al tanatorio-crematorio de Fuenlabrada, donde fue incinerada, sin que haya trascendido la presencia de sus familiares.

Según explicaba el padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz, “en esas últimas horas han estado con ella Isabel, Mario, Tamara, dos nietos y estaban esperando a que llegaran Enrique, Julio y Chábeli. Era una mujer muy religiosa, muy buena y con una paz interior importante que, según me contaban, ha sabido transmitir a los suyos”. El sacerdote, por cierto, ofició la liturgia de despedida en Puerta de Hierro.

placeholder El Padre Ángel llega a casa de Isabel Preysler tras la muerte de su madre. (Cordon Press)
El Padre Ángel llega a casa de Isabel Preysler tras la muerte de su madre. (Cordon Press)

En efecto, se pudo fotografiar a Enrique saliendo por la parte de atrás de casa de su madre, en una furgoneta, con una gorra, algo muy habitual en él, pero que en esta ocasión contribuía a de alguna manera preservar su intimidad en estos momentos de tanto dolor para todos.

Respecto a la fe de Betty, Tamara Falcó corroboraba las palabras del padre Ángel en 'Volverte a ver': "Mi abuela iba a misa todos los días. En casa éramos un poco ateos y nos metíamos mucho con ella", contaba Tamara, que desveló el origen de su fe religiosa que tantos comentarios ha suscitado en los últimos años: "Es un ejemplo para mí. Nunca dio su brazo a torcer. Y gracias a sus rezos consiguió que yo me convirtiera. Cuando le dije que me quería confesar, mi abuela tardó veinte minutos en encontrar un sacerdote. No iba a perder la oportunidad de salvarme", desvelaba, divertida, al mismo tiempo que señalaba que Betty Arrastia rezaba en inglés (hablaba también español y tagalo).

Isabel Preysler Tamara Falcó
El redactor recomienda