Logo El Confidencial
NOTICIAS

Belén Esteban regresa dispuesta a todo: "A mí no me van a destruir"

Tres meses después de abandonar el programa Sálvame de manera precipitada y mientras  muchos se preguntaban  si “la princesa del pueblo” sería capaz de remontar y

Foto: Belén Esteban regresa dispuesta a todo: A mí no me van a destruir
Belén Esteban regresa dispuesta a todo: "A mí no me van a destruir"

Tres meses después de abandonar el programa Sálvame de manera precipitada y mientras  muchos se preguntaban  si “la princesa del pueblo” sería capaz de remontar y volver a sentarse en un plató de televisión  y otros daban por agotado  el  producto mediático capaz de logar cifras de audiencia astronómicas, Belén Esteban regresa a los platós  dispuesta a enfrentarse de nuevo a las cámaras y  a sus compañeros de batalla.

Llamo a Belén y nada más coger el teléfono y antes de que Vanitatis le pregunte, como es habitual en ella, se pone a hablar, pero esta vez nos encuentramos con una Belén diferente, más sosegada y por primera vez capaz de reconocer que la espiral en la que estaba metida  no era buena para ella. “Mi salida del programa no debía de haber sido así, lo he pasado muy mal, he llorado mucho. Sálvame me ha dado mucho,  pero hablar de mi vida todos los días durante muchos años, me pasó factura.  Tuve que callar muchas cosas y tapar otras para proteger, tú lo sabes” asegura a Vanitatis.

Las tensiones a las que estaba sometida y sus problemas personales hicieron que Belén tocase fondo. En sus últimas apariciones televisivas, La Esteban se mostraba más irascible que nunca.  Estos meses de retiro mediático le han servido para cambiar sus hábitos y su estilo de vida.  El tratamiento psiquiátrico al que se ha sometido le ha servido para ver las cosas de otra forma y coger fuerza. “He cambiado el chip, verme fuera de la tele ha sido doloroso, ese programa lo comencé yo con Jorge Javier y no estar ahí y escuchar cosas me ha hecho daño, pero ir al psiquiatra no es estar loca y ahora estoy fuerte y con ganas de volver ”.

Belén sabe que su regreso está lleno de expectación y aunque feliz y renovada está nerviosa. “Tengo que demostrar que soy la Belén Esteban que siempre he sido,  a mi no me van a destruir”. En esta parte de la conversación resurge la chica de barrio que conocí hace muchos años y que hizo del grito “arriba la Esteban” un lema de vida. Cuando Vanitatis le pregunta si es consciente de cuanta gente estará pendiente de ella  el próximo viernes, cuando se siente en la silla de Sálvame Deluxe, dice que “jamás he hablado de las audiencias que hago, nunca he presumido de eso, aunque algunos lo digan, lo de los “belenazos”, (refiriéndose a las altas cotas de pantalla que el programa logra cuando ella es entrevistada), no me lo inventé yo “.

Solo hay un momento en el que se emociona y es cuando habla de su familia. Estos meses de descanso le han servido para reencontrarse con su madre y sus hermanos. “Cuando me fui de Sálvame mi madre se había ido a vivir a Benidorm y lo pasé fatal. Durante este tiempo mi familia ha estado al pie del cañón y lo que me hace más feliz es que me digan que se encuentran orgullosos de mí” me comenta. Quizá porque ellos son los que más sufrieron con el deterioro físico y psíquico que venía sufriendo en los últimos tiempos. “Ellos sabían que el tratamiento no era fácil pero he hecho todo lo que me han aconsejado, he engordado 16 kilos y hasta madrugo” asegura, con esa forma de hablar tan característica de ella.

Belén sabe que no será fácil pero está dispuesta a contestar a todos y a todo. Subida en los taconazos que ya se ha comprado para la ocasión,  el próximo viernes volverá a pisar el plató que tantas glorias y disgustos le ha dado. La Esteban resurge de sus cenizas, quizá ha sido necesaria esta experiencia para darse cuenta de que las princesas solo existen en los cuentos.   

 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios