Esther Arroyo sigue esperando el juicio cinco años después de su accidente de coche
  1. Noticias
le concedieron la invalidez permanente

Esther Arroyo sigue esperando el juicio cinco años después de su accidente de coche

La exmodelo sufrió un aparatoso accidente cuando circulaba junto a Ana Torroja, sus respectivos marido y dos amigos más. Uno de ellos falleció y ella sufre graves secuelas

placeholder Foto: Esther Arroyo, en una imagen de archivo (I.C.)
Esther Arroyo, en una imagen de archivo (I.C.)

“Esto es la guerra! Y la voy a ganar”. Este es el mensaje que quiere transmitir a sus contactos en una conocida aplicación de mensajes instantáneos de móvil. Hace cinco años, Esther Arroyo “volvió a nacer”, como a ella le gusta decir. Un lustro desde que la guapa actriz gaditana sufriera un accidente de tráfico con terribles consecuencias. Desde entonces, Miss España 1990 lleva luchando por minimizar las graves secuelas de aquel fatídico viernes.

Hace bastante que no se sabe nada de ella. Lleva tiempo alejada de las cámaras y de los medios de comunicación. “Nunca me ha gustado aparecer en los medios, pero por mi profesión no me quedaba más remedio. Ahora que aquella etapa quedó atrás, prefiero no tener presencia en la prensa”, asegura. Aun así, responde a la llamada de Vanitatis y confirma que “la situación no es agradable y hay que trabajar duro todos los días, pero nunca dejaré de luchar. No me queda más remedio”. De hecho, cinco años después sigue pasando por el quirófano para “poner a punto” esa pierna que se llevó lo peor y que estuvo a punto de perder. Durante la conversación, Esther avanza a este portal que le acaban de volver a operar.

Su vida actual se basa en cuidar su pierna, según confirman a Vanitatis amigos cercanos a la guapa andaluza. Son los mismos que nos señalan que “es una campeona, nadie se puede imaginar todo lo que está luchando y trabajando en rehabilitación”. Según cuentan, hace deporte a diario y recibe tratamientos médicos cada poco tiempo. Cuando se le pregunta por el accidente, ella lo tiene muy claro: “No me gusta recordar aquel momento. Prefiero centrarme en mirar al futuro a pensar en el pasado”, dice tajante.

El accidente le ha cambiado la vida totalmente

Aquel 10 de octubre, Esther iba en el asiento del copiloto y su marido, Antonio Navajas, al volante. En las plazas traseras, iban Ana Torroja, su marido, Rafael Luque, y dos amigos más. Uno de ellos, Ulises, falleció. La cantante de Mecano salió ilesa, pero la actriz, que tuvo que ser rescatada por los bomberos, tuvo que ser intervenida de urgenciaen el Hospital Universitario de Puerto Real (Cádiz) con pronóstico reservado. El accidente dejó graves secuelas para ella y su marido.

En enero recibió la invalidez permanente que había solicitado. “Un sabor agridulce”, como declaró en su momento. La justicia le daba la razón y le concedía algo que ella había pedido, pero, a su vez, significaba el fin de su carrera. Con la invalidez permanente en la mano ya no puede volver a trabajar, por tanto, se despedía de los escenarios y de la pequeña pantalla.

Cinco años después aún sigue esperando a que salga el juicio. Por ello, si se le pregunta sobre sus planes de futuro dice que “hasta que no salga el juicio no puedo planificar nada en mi vida". Este accidente le dejó sin trabajo y su recuperación le ha ocasionado grandes gastos. Así, su marido y ella tuvieron que vender una propiedad. Por eso, necesitan que el juicio por el accidente sea cuanto antes.

Una miss diferente

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Esther Arroyo Cádiz Rehabilitación