Logo El Confidencial
una juez ha "disuelto el vínculo conyugal"

Culmina el largo proceso de divorcio de los suegros millonarios de Luis Alfonso

Víctor Vargas y Carmen Santaella, los padres de Margaritas Vargas, ya están divorciados, tras más de cinco años de separación física y un largo litigio

Foto: Víctor Vargas y Carmen Santaella junto a su hija Margarita, en una imagen de archivo (I.C.)
Víctor Vargas y Carmen Santaella junto a su hija Margarita, en una imagen de archivo (I.C.)

Este lunes, Margarita Vargas, esposa de Luis Alfonso de Borbón, celebraba su 30 cumpleaños en compañía de sus más íntimos, entre los que se encontraba su madre, Carmen Santaella, que vive a caballo entre España y Venezuela. Quien no estuvo presente fue su padre, Víctor Vargas, multimillonario empresario asiduo a Sotogrande en los meses de verano.

Ambos eran uno de los matrimonios más acaudalados de Venezuela, pero tras más de cinco años de separación física, una tensa relación entre ellos y un largo litigio que tanto algunos medios españoles como venezolanos daban aún por abierto en los últimos meses, el matrimonio Vargas Santaella ha llegado a su fin, según un documento del Poder Judicial de la República Bolivariana de Venezuela al que ha tenido acceso Vanitatis. A pesar de que desde 2007 “la unión matrimonial se vio afectada por una separación de hecho, y que desde entonces los cónyuges no han tenido vida en común”, la negativa de Carmen Santaella a firmar la demanda de divorcio que el empresario presentó en los Juzgados ha alargado una situación que era legal, pero no real. Personas cercanas a la familia Vargas Santaella aseguran que tras esta negativa se encontraban las férreas creencias religiosas de la suegra de Luis Alfonso de Borbón.

El Código Civil de Venezuela indica que para disolver un matrimonio se debe demostrar que los cónyuges llevan viviendo más de cinco años por separado, hecho que negaba la madre de Margarita Vargas. Tras un largo y tedioso proceso judicial, la juez Anna Alejandra Morales falló que “los justificativos de testigos consignados por el solicitante Víctor de Jesús Vargas Irasquín corresponden a indicios que, acompañado de otras pruebas, tales como las testimoniales evacuadas en la sede judicial, hacen que este Tribunal pueda afirmar la existencia de una separación de hecho prolongada por más de cinco años”, por lo que declaró “disuelto el vínculo conyugal” que unía a Víctor Vargas y Carmen Santaella.

De esta manera se pone punto final a un matrimonio que data del 20 de marzo de 1976 y que unía a la hija de una familia adinerada vinculada a la banca con Víctor Vargas, del que muchos señalan que se hizo rico al abrigo del presidente venezolano, Hugo Chávez. No obstante, él asegura que ha sido rico desde siempre: "La gente escribe historias sobre mí diciendo que tengo una Ferrari, un avión y un yate ­–dijo durante una entrevista al The Wall Street Journal– pero no es verdad. Tengo tres aviones, dos yates y seis casas. ¡He sido rico toda mi vida!”.

Vidas sentimentales muy distintas

Durante el proceso de divorcio, Carmen Santaella decidió venir a Madrid durante largas temporadas para refugiarse con su hija, aunque también pasaba ciertos periodos con su familia en Venezuela. De hecho, la madre de Margarita posee un piso en la zona de Retiro, cerca del Museo del Prado. En numerosas ocasiones se le ha podido ver en el Café Murillo con algunas amistades, ricas venezolanas que pasan tiempo en la capital. Según fuentes cercanas a la familia, no ha rehecho su vida.

Por su parte, a Víctor Vargas se le conoce relación desde hace años. Ya en 2008 Vanitatis publicaba que el banquero se dejaba ver en compañía de una joven de “veintipocos” años de la ciudad venezolana de Valencia. Esta joven es María Beatriz Hernández, su actual pareja, que tiene 30 años menos. Es diseñadora de joyas, fue modelo y conoció al magnate a través de una amiga ejecutiva del banco. Son varios los veranos que se les ha podido ver a ambos en los torneos de polo de Sotogrande, donde Vargas desembarca cada año con su megayate y sus caballos, que previamente había trasladado en un avión propio.

Este año no ha podido ser, porque María Beatriz ha dado a luz este verano. Un nacimiento que complica el reparto de los más de 1.200 millones de dólares en los que está valorada su fortuna. No obstante, lo que realmente le duele a Margarita, más allá de ver disminuida su herencia, es que su padre haya dejado a su madre por una joven de su edad. Aun así, los duques de Anjou no han roto la relación con él.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios