Logo El Confidencial
TIENE QUE PAGAR LAS COSTAS DEL PROCESO

Una juez concluye que Ana María Gallart no es hija de Juan March

El Juzgado de Primera Instancia número 8 ha dado carpetazo este viernes a la historia de una mujer que pretendía ser hija de un banquero

Foto: Ana María Gallart en una fotografía de Hoy.es
Ana María Gallart en una fotografía de Hoy.es

El Juzgado de Primera Instancia número 8 ha dado carpetazo este viernes a la historia de una mujer que pretendía ser hija de un banquero. En 2011, Ana María Gallart interpuso una demanda de filiación en un juzgado de Madrid convencida de que Juan March Ordinas, patriarca y fundador del imperio, era su padre.

Según la demandante, su nacimiento fue fruto de la relación que Juan March mantuvo con su madre, una cocinera llamada R.M.O. Después, fue dada en adopción cuando tenía dos años recibiendo los apellidos Gallart-Fernández. Toda esta teoría, que en un principio pareció bien articulada, ha ido cayendo por su propio peso. Aun así, y a pesar del ataque que sintió la familia March con su demanda, ésta ha continuado hasta el final con el proceso incluso cuando Ana María Gallart intentó retirar el pasado mes de septiembre la demanda de paternidad.

El motivo de ese gesto fue el resultado de las muestras biológicas de Juan March extraídas el pasado 7 de marzo después de que se exhumara su cadáver en el cementerio de Palma de Mallorca. El informe de ADN arrojó que Ana María no era hija del empresario, fallecido en 1962, sino posiblemente de alguno de sus dos hijos, Juan y Bartolomé, también fallecidos. El abogado de la demandante se excusó en el elevado coste del procedimiento judicial para poner fin a la batalla legal. Sin embargo, los demandados, es decir, la familia de Juan March, se negaron a esta petición y solicitaron una condena en costas y que el Juzgado de Primera Instancia número 8 de Madrid continuara con el proceso. Ha sido este viernes cuando la magistrada, según informa el diario Última Hora, se ha limitado a reflejar en el escrito que la prueba de ADN practicada excluye esa paternidad y le obliga a pagar las costas de un largo proceso, cifra que aún no ha sido fijada.

Si la historia hubiera tenido otro final, el soñado por Ana María Gallart, podría haber sustituido su apellido por el de March. Ana María podría haber puesto entonces una nueva demanda reclamando la parte legítima de la herencia, unos 220 millones de euros que ya no percibirá. “Si hubiera querido dinero, lo habría reclamado hace décadas, cuando lo descubrí. Lo que quiero saber es quién es mi padre”, aseguró Ana María a este medio el pasado mes de junio.

Juan March Ordinas nació en Santa Margarita el 4 de octubre de 1880. Además de gestionar otros negocios, fundó de la Banca March en 1926. Su financiación del golpe de Estado de 1936 contra el gobierno de la República fue clave para el éxito de los sublevados. Estuvo casado con Leonor Servera Melis (1887-1957), hija de un político de Manacor vinculado a la banca, de cuyo matrimonio nacieron Juan March Servera (1906-1973), que sería presidente de la Fundación Juan March, y Bartolomé March Servera (1917-1998), ambos envueltos ahora en una polémica que les apunta directamente.

Juan March (i), junto a sus hijos y su esposa
Juan March (i), junto a sus hijos y su esposa

En el año 2004, los hermanos March Delgado, herederos del fundador, ascendieron hasta el puesto 216 de la prestigiosa lista Forbes con una fortuna estimada por entonces en más de 1.700 millones de euros, por encima en aquel momento de la de Esther Koplowitz o Isak Andic (Mango). Una fortuna dispuesta en un amplio entramado que impide saber con exactitud en qué medida se ha visto incrementada en los últimos años. Se habla de unos 2.000 millones en la actualidad.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios