Logo El Confidencial
tensiones en las horas anteriores

José Ignacio Wert y Montserrat Gomendio: la boda de la incertidumbre

La pareja se casa el próximo sábado a las afueras de Madrid. Sin embargo, han surgido discusiones y temen que los invitados fallen en su día más importante

Foto: José Ignacio Wert y Montserrat Gomendio
José Ignacio Wert y Montserrat Gomendio

Faltan pocas horas para que José Ignacio Wert (65 años) y Montserrat Gomendio (56) se unan en matrimonio. El exministro de Cultura y quien fuera su número 2 celebrarán su boda el próximo sábado, 11 de julio,  tal y como adelantó Vanitatis en primicia. La pareja, que pasa su último día como novios, se enfrenta a tres incertidumbres en su gran día.

1. ¿Invitados en desbandada?

Gomendio y Wert han invitado a poco más de un centenar de personas a una ceremonia que, tal y como adelantó La Otra Crónica, tendrá lugar en la finca La Camarga, a 30 kilómetros de Madrid, a las 19.30 de la tarde. En la lista de convocados hay más nombres de Gobierno que de la familia de los novios, y muchos de ellos podrían declinar la invitación ya que ninguno de los dos forma parte del Ejecutivo. Si así fuera, el convite sería aún más reducido. 

Wert y Gomendio, en una imagen de archivo
Wert y Gomendio, en una imagen de archivo

A tenor de lo que ha podido saber este medio, Wert cuenta con más personas del Partido Popular que de su familia. El exministro no tiene ningún trato con los hijos que tuvo con su primera esposa. Los jóvenes están muy molestos porque su padre quiere cambiar el convenio regulador del divorcio. Por otro lado, el propio hermano de Wert confirmó a Vanitatis que no tenía constancia de la boda y que no estaba invitado. Eso sí, parece que otros sobrinos del político acudirán.

Los dos hijos de Gomendio estarán presentes en la ceremonia. Alejandro (1992) y Santiago (1993) residen en Londres, donde habitan en una casa en el barrio de Chelsea. Estos días, los jóvenes están en la vivienda de la calle Joaquín Costa que su madre alquiló para vivir con Wert tras abandonar el domicilio conyugal.

2. Un marido ‘en paro’

Los planes de Gomendio y Wert penden de un hilo. Cuando la número dos del exministro fichó por la OCDE, José Ignacio contaba con que Mariano Rajoy le nombrara embajador en París para así comenzar su vida de casados allí.

El presidente del Gobierno se muestra reticente con la idea de nombrar embajador a alguien que solo alega la reagrupación familiar como motivo. El escándalo en estos tiempos sería mayúsculo. De momento, Wert está sin trabajo a la espera de conocer la buena voluntad del presidente.

Gomendio y Wert, en una imagen de archivo
Gomendio y Wert, en una imagen de archivo

Este viernes hay un nuevo consejo de ministros, donde podrían anunciar su nombramiento, que sería el mejor regalo de bodas de Wert. De no producirse, los planes de la pareja se truncarían. 

Cuando Gomendio aceptó su puesto en la OCDE, ambos planearon residir en la embajada española, él como embajador y ella como su cónyuge, de ahí la celeridad del enlace. Además, en el caso de que Wert no consiga tan ansiado puesto, se deberán resignar a mantener una relación a distancia. O Wert debería mudarse sin expectativas laborales a corto plazo.

3. Tensiones

Los últimos meses no han sido fáciles para la pareja. Wert era el ministro peor valorado y el hecho de que tuviera a su novia de número 2 no ayudaba, ya que, según el relato de los trabajadores, en el ministerio muchas veces se confundía lo personal con lo profesional. 

El traslado de Montserrat a París, sumado a la incertidumbre del futuro de Wert, parece que ha afectado a la relación. Tanto que han surgido rumores de distanciamiento estas semanas dentro de los mentideros del Partido Popular. 

Wert y Gomendio
Wert y Gomendio

A eso hay que sumar los problemas de Gomendio con Eduardo Roldán, su ex. Montserrat residía en una casa en Pozuelo de Alarcón con él, vivienda que abandonó para irse con Wert.

En la sentencia de divorcio se decidió que esa casa la habitarían cada uno de los cónyuges en periodos de dos años. Ahora, la directora general de la OCDE intenta echar a su ex del domicilio mientras él alega que, dado que Gomendio vive en París, no tiene sentido que la casa esté vacía. En octubre se verán las caras en un juzgado.

 
Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios