INTEGRADO EN EL ORGANIGRAMA DEL THYSSEN

5 millones de dólares: el mejor regalo para Borja Thyssen por su 35 cumpleaños

Este viernes recibirá el último pago de 5 millones de dólares que para él previó el barón Thyssen. Así son el presente y el futuro económico del hijo de Tita Cervera

Foto: Borja Thyssen en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'
Borja Thyssen en un fotomontaje realizado en 'Vanitatis'

El próximo 24 de julio Borja Thyssen cumplirá 35 años. Una cifra redonda y un cumpleaños como solo ha disfrutado dos hasta esta fecha. Borja Thyssen recibirá ese día cinco millones de dólares, la última entrega de la suculenta herencia del hombre que siempre fue su padre, el barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza. Será un cumpleaños distinto a los demás, no solo porque soplará dólares en vez de velas, sino porque es el primero para Kala, su benjamina, y la recompuesta relación con la baronesa atraviesa su momento más apacible.

El retorno del hijo pródigo

No nos inventamos nada. La propia baronesa explicó en un almuerzo con periodistas que su hijo tenía asignados tres pagos de cinco millones cada cinco años (al cumplir 25, 30 y 35). Además, recibe una pensión anual de 300.000 euros. Era mayo de 2012, cuando las relaciones entre ambos eran peor que malas. “Mi hijo no tiene derecho a reclamar más dinero, nada, mientras yo viva. Depende de mí lo que reciba mañana. Debe tener paciencia. Pero le deseo lo mejor, toda la felicidad”, decía Tita Cervera en ABC.

Borja Thyssen junto a su madre en Ibiza (Gtres)
Borja Thyssen junto a su madre en Ibiza (Gtres)

Todo ha cambiado desde entonces. El futuro económico de Borja Thyssen volvía a esclarecerse un año antes de llegar a este tercer escalón. Arrancaba el verano de 2014 y madre, hijo y nuera se dejaban fotografiar por smartphones particulares en una fiesta privada en Sant Feliú de Guíxols (Girona), localidad costera donde Tita tiene su residencia principal en España. Desde entonces todo ha discurrido sin sobresaltos. Antes bien al contrario. La baronesa se ha asegurado de que Borja y Blanca Cuesta la acompañen en su Andorra-de-toda-la-vida (ella insiste en que se instaló allí en 1992, en vida del barón) y no hay otro 'pero' destacable que Borja y sus hermanas, las mellizas Carmen y Sabina, parecen aceite y agua. No se dejan ver juntos en público jamás; ignoramos si mantienen relación filial en privado.

El futuro de Borja como heredero, una vez agotado el calendario de pagos, dista de ser preocupante. Amén de las cantidades que su madre disponga para su buen uso y administración a partir de ahora, suma el alquiler mensual de una casa en Lugano, anexa a Villa Favorita, que le legó el barón y que tiene alquilada por una cantidad próxima a los 300.000 euros anuales. Además, se está reintegrando en el organigrama museístico que Carmen Cervera soñó para él. Este 26 de junio firmó como patrono de la Fundación Palacio de Villalón, órgano decisorio del Museo Carmen Thyssen Málaga. Algo que tenía pendiente desde octubre de 2009, en plena crisis familiar. Y hace unos días, el 12 de julio, estampaba su rúbrica como nuevo patrono de la fundación que dirige el Espai Carmen Thyssen en Sant Feliu de Guíxols.

La baronesa Thyssen, en una imagen de archivo (Gtres)
La baronesa Thyssen, en una imagen de archivo (Gtres)

Una fortuna incalculable

Resulta muy complicado determinar a cuánto alcanza la fortuna de la baronesa Thyssen, habida cuenta de que para ultimar sus negocios usa sociedades offshore, radicadas en Islas Vírgenes Británicas, Cook, Caimán y Bermuda, tal como publicó el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en El Confidencial. De junio de 1995 a noviembre de 2002 se hizo con 20 lienzos mediante Nautilus Trustees Ltd, en la que Borja figura como copropietario. En 2011, el Estado valoraba la colección pictórica de Tita Cervera en 540 millones de euros (así lo recoge el BOE) y en 2013, una sentencia del Tribunal Supremo de Bermuda a la que accedió Le Matin Dimanche valora el fideicomiso Gauguin Trustees PVT Ltd asociado a Tita Cervera en unos 1.000 millones de dólares. Una aclaración: ¿por qué usar sociedades offshore? No le den muchas vueltas: para ahorrar impuestos. Según el ICIJ, Tita se ahorra, como poco, dos millones anuales. Posiblemente más. La baronesa usa al menos otras tres sociedades para sus negocios, digamos, artísticos: Omicron Collections, Coraldale Navigation Inc e Imiberia Anstalt.

Tita articula su riqueza en torno a la figura del fideicomiso o trust, heredada del barón. Nos explica qué es un trust Santiago Puig Viladomiu, letrado español instalado en Ginebra y especializado en esta figura jurídica: “Es un modelo de herencia reglada. Está sujeta a ciertas condiciones, pero también el beneficiario puede pedir la revocación de los negocios jurídicos que le perjudiquen. Lo establece el settlor para transferir bienes a un trustee con la finalidad de actuar en interés de los beneficiarios. Pero los bienes no se integran en su patrimonio anterior, sino que deberá actuar de acuerdo con las instrucciones dadas por el settlor”.

Los barones Thyssen en una imagen de archivo (Gtres)
Los barones Thyssen en una imagen de archivo (Gtres)

Cuando Heinrich Thyssen decide en 1983 comenzar a delegar la dirección de su imperio crea tres trust: el Continuity, que engloba las empresas del Thyssen Bornemisza Group (TBG); el Art, para gestionar su inmensa colección pictórica, y el Vlaminck, para su uso privativo y en el que incluyó a su quinta esposa, Tita Cervera. Les ahorramos años de tira y afloja con sus cuatro hijos y de pleitos con el mayor, Georg, hasta llegar al ‘pacto de Basilea’. En febrero de 2002, el barón establece cinco nuevos trust, uno para cada hijo (Georg, Francesca, Lorne y Alexander) y otro para su mujer, dividiendo así una fortuna aproximada de 3.100 millones de euros. Borja ya ha sido adoptado, pero los hijos biológicos del barón se oponen a que tenga entidad propia como fideicomisario, así que solo puede entrar en el reparto como beneficiario del de su madre, el Caravaggio Trust. Como compensación, le deja una cantidad próxima a los 20 millones de dólares que administrará su madre y que ha venido recibiendo fragmentada desde que cumplió los 25 años.

Un reparto muy complicado

Llegado el día, Borja no será el único heredero de la ingente riqueza de la baronesa. Las mellizas también tienen derecho a la legítima. Y desenredar ese embrollo jurídico supondrá miles de euros en abogados, quizá cientos de miles. Consultamos con un despacho en Berna donde nos atiende la abogada Sandra Genolet: “La baronesa Thyssen tiene nacionalidad suiza, pero, obviamente, no por nacimiento; por lo tanto, Borja no es automáticamente suizo. Si él goza hoy de pasaporte helvético, es porque su madre lo solicitó cuando era un niño. Un adulto necesita vivir 12 años en Suiza; a un menor le bastan seis años de residencia continuada. La legítima que nuestra legislación prevé para los hijos es de ¾ de la herencia, según el artículo 471 del Código Civil Suizo”.

Sabemos que Borja vivió en Lugano cuando Tita se casó con el barón Thyssen, con nacionalidad suiza desde 1950. ¿Puede acreditar seis años continuados? Hay más incógnitas: ¿qué ley resultaría aplicable: española, suiza o británica? Recordemos que cuando Borja demandó a su madre porque quería saber a cuánto ascendía su fortuna, esta la determina el trust Caravaggio, instituido en Bermuda. En cualquier caso, parece claro que el esfuerzo de Borja y Tita Cervera por ser los ciudadanos andorranos del año tiene como único fin ahorrarse impuestos, pues Andorra ya no es un paraíso fiscal de los que recogía el RD 1080/92. Los bienes con sede en España –la colección Carmen Thyssen, mansiones y pisos y el yate Mata Mua– se regirían por el derecho de sucesiones español, "a no ser que su titularidad esté a nombre de un trust con sede, por ejemplo, en Caimán o Bermuda, con lo que se le aplicaría el derecho británico. Y en ese caso, Tita puede elegir dejar algo a sus hijos o no, pues ese ordenamiento no prevé la institución de la legítima como sí lo hacen el español y el suizo", puntualiza Santiago Puig desde Ginebra.

La baronesa Thyssen en el yate Mata Mua (Gtres)
La baronesa Thyssen en el yate Mata Mua (Gtres)

Matrimonio bien avenido

Borja Thyssen y Blanca Cuesta, en una imagen de archivo (Gtres)
Borja Thyssen y Blanca Cuesta, en una imagen de archivo (Gtres)

Borja y Blanca son socios además de matrimonio. Ambos están al frente de Caribbean Breeze SL, registrada en octubre de 2005 en Girona –entonces solo eran novios– y cuyo domicilio social, pásmense, es la mansión Mas Mañanas, propiedad de la baronesa, en Sant Feliu de Guíxols. Su capital social es 100.000 euros, y su objeto social, la urbanización, construcción y compraventa de bienes inmuebles, así como la explotación de los mismos. Blanca vuela sola a través de Nandia Management SL, constituida en Madrid en marzo de 2006 y con un capital social mínimo de 3.100 euros, pero con unas ventas estimadas de 734.714 euros, según los últimos datos registrales disponibles y correspondientes a 2013. Su objeto es amplio: de lo inmobiliario a los vehículos de motor, así como la gestión de valores. También es la administradora de Cas Capeto SL, constituida en Ibiza en el lejano octubre de 2003 y cuyo último depósito de cuentas, también correspondiente a 2013, arroja un capital social de 955.126 euros. Su objeto, gestión de la propiedad inmobiliaria.

Los cinco millones que recibirá Borja serán sin duda el regalo más boyante de su 35º cumpleaños. Con ellos o sin ellos, no parece que los Thyssen Cuesta vayan a pasar estrecheces. No al menos en los próximos años.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios