Logo El Confidencial

Inocencia y frescura: analizamos el look de los candidatos del PP para ir a votar

La mayor parte de ellos han confiado en el color blanco para este día tan crucial en sus vidas. ¿Por qué? Por su maravilloso y apropiado significado en clave de la psicología del color

Foto: La candidata Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)
La candidata Soraya Sáenz de Santamaría. (EFE)

El futuro del Partido Popular podría ser desvelado hoy. Tras varias semanas de intensísima campaña, por fin esta tarde podría salir el candidato definitivo a presidir el partido recién abandonado por Mariano Rajoy. Y es que aunque la competición está reñida y lo más lógico es que pasen dos candidatos a la segunda vuelta, lo cierto es que hay opciones de que sepamos en pocas horas quién será.

En cualquier caso, hoy todos han sido protagonistas. Pablo Casado, María Dolores de Cospedal, Soraya Sáenz de Santamaría, José Manuel García-Margallo, José Ramón García Hernández y Elio Cabanes han acudido a sus sedes más cercanas a ejercer su derecho a voto donde han estado especialmente arropados por las masas que les han confiado su apoyo.

Los seis precandidatos del PP. (EFE)
Los seis precandidatos del PP. (EFE)

¿La anécdota del día? La mayor parte de ellos han confiado en el color blanco para este momento tan crucial en sus vidas. ¿Por qué? Por su maravilloso y apropiado significado en clave de la psicología del color y su relación con la comunicación política. En este tipo de situaciones, nada queda al azar. Ni siquiera el color de la camisa.

Cuatro de los seis candidatos han elegido este color para ir a votar. Y no nos extraña. Ya lo hizo Cristina Cifuentes cuando dimitió, por cierto, con un modelito que recicló de su comparecencia ante el tribunal del caso Púnica. El blanco era la mejor opción y lo han demostrado, cada uno, eso sí, llevado a su estilo.

La paz y la candidez del color

Según explican expertos en este campo a Vanitatis, el blanco se identifica con la paz y además guarda una especial (y curiosa) relación con la palabra candidato.

Mª Dolores de Cospedal vota para la presidencia del PP. (EFE)
Mª Dolores de Cospedal vota para la presidencia del PP. (EFE)

Proviene del término 'cándido', que significa impoluto, puro, limpio; en definitiva, blanco. De hecho, si echamos la vista atrás, todos recordaremos que en la antigua Roma, los candidatos a los diferentes puestos de elección popular vestían con túnicas blancas. ¿Su objetivo? Demostrar que eran personas sin mancha o con una alta reputación social. Vamos, lo mismo que buscan los aspirantes.

En una lucha de poder como esta en la que todo cuenta (el pasado sobre todo), sugerir pureza e inocencia, frescura y claridad, igualdad y unidad, sin tener que abrir la boca, resulta el mejor de los aliados.

El vestido de Soraya

Aunque la camisa de Dolores de Cospedal ha sido la mejor de las tres camisas blancas que hemos visto hoy (que nos perdonen Elio Cabanes y José Manuel García-Margallo), lo cierto es que si un estilismo ha destacado sobre los demás ha sido el de Soraya Sáenz de Santamaría.

Soraya votando.
Soraya votando.

Acudió a votar a la mítica sede del PP ubicada en el barrio de Salamanca de Madrid (la misma en la que han votado Casado y Esperanza Aguirre, entre otros) con un veraniego vestido blanco (de qué color iba a ser) de encaje muy similar al de otra de las protagonistas de la jornada, Carole Middleton (quien compartió grada en Wimbledon con Piqué).

Casado sin corbata

Otro de los factores a tener en cuenta del vestuario de los candidatos (aparte, claro está, de la chaqueta de Margallo) es el hecho de que todos acudieran a votar sin corbata.

El candidato a la presidencia del PP, José Manuel García-Margallo. (EFE)
El candidato a la presidencia del PP, José Manuel García-Margallo. (EFE)


Casado y el resto de sus oponentes masculinos, además de decantarse prácticamente por el mismo color de camisa (García Hernández y él llevan una azul muy pálido), dejaron la corbata en casa.

Pablo Casado. (EFE)
Pablo Casado. (EFE)


Los expertos lo llevan apuntando un tiempo y los políticos de medio mundo (menos Donald Trump) lo avalan: la corbata ya no se lleva y habrá que ver hasta qué punto el blanco les ha servido de algo.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios