El motivo por el que las novias no llevan perlas en su boda
  1. Novias
Tradición en las bodas

El motivo por el que las novias no llevan perlas en su boda

¿Perlas sí o perlas no para tu enlace? Hay algunas tradiciones relacionadas con las bodas que seguimos manteniendo aunque nos sepamos muy bien por qué

placeholder Foto: El motivo por el que las novias no suelen llevar perlas. (Eugenia Romanova para Unsplash)
El motivo por el que las novias no suelen llevar perlas. (Eugenia Romanova para Unsplash)

Las bodas son una tradición tan antigua como las supersticiones que las rodean. Por eso no sorprende que, muchas de las normas que seguimos cumpliendo tengan un origen lejano. Tanto es así que, en ocasiones, olvidamos -o incluso nunca supimos- los motivos originales que llevaron a comenzar a ponerlas en práctica y seguimos respetándolas solo por inercia o costumbre.

Por ejemplo, ¿alguna vez te has planteado por qué se lanza el ramo de novia?, o ¿por qué los novios no deben verse antes de la boda? En esta ocasión queremos hacer mención a la idea que todavía permanece en el ideario popular de que es mejor que la novia no lleve perlas el día de su enlace porque es una forma de atraer la mala suerte.

Como tantas otras tradiciones, el tiempo ha hecho que pase a ser una recomendación más que una norma. Hay novias felices, enamoradas y contentas a pesar de haber escogido perlas para engalanarse en su gran día.

Así, no parece una buena idea dejar que sean las supersticiones las que guíen nuestros pasos, si algo nos gusta y nos saca una sonrisa, lo mejor es apostar por ello. Elegir un vestido de novia y unos complementos con los que nos sintamos cómodas, que reflejen nuestra forma de ser hará más sencillo que este día sea, de verdad, uno de los más felices de nuestra vida. Por eso conviene tener claro que estas son solo unas recomendaciones, no la verdad absoluta.

Si se consideraba así en el pasado, concretamente en la antigua Roma, de donde procede esta curiosa manera de pensar. Los romanos vinculaban estas joyas de nácar a las lágrimas de los ángeles y consideraban que una novia que las llevara el día de su boda sería desgraciada, porque su matrimonio quedaría marcado por la maldición del llanto. De esta forma, era impensable lucirlas en día tan señalado.

Sorprende que esa sea la versión que más haya trascendido, vetando esta joya elegante y clásica de nuestros enlaces, puesto que los griegos tenían una creencia completamente opuesta. Ellos pensaban que atraía el amor, por lo que no dudaban en cubrir el cabello de las novias con este apreciado ornamento, con polvo de perlas como muestra de buen augurio.

Teniendo ambas versiones, solo queda escoger la que más se ajuste a nuestra forma de ser. Si necesitamos un motivo para no llevarlas siempre podemos hacer referencia al pensamiento romano, por el contrario, si queremos lucir una joya femenina sofisticada y elegante sin que nadie nos recuerde la tradición, seguro que a los griegos no les importa que hagamos propia su creencia.

Podremos llevarlas como joya, alrededor de nuestro cuello o adornando nuestras orejas o nuestro cabello sobre una tiara o tocado, pero también se verán espectaculares cubriendo nuestro vestido o engalanando los zapatos perfectos. Lo importante es sentirnos bellas en nuestro gran día y si las perlas nos ayudan... ¡No te lo pienses!

Bodas
El redactor recomienda