moda masculina

Los límites del ‘casual summer’: cómo vestir en el trabajo cuando el calor aprieta

Suben las temperaturas y con ellas es difícil no sucumbir a las prendas cortas en la oficina. Pero, cuidado, existen ciertas líneas rojas que no se deben sobrepasar. Aquí, las claves

Con el calor todo cambia: los días son más largos y las rutinas de ocio varían en pos de la espontaneidad. La misma que, en ocasiones, afecta (y mucho) a la hora de escoger la indumentaria idónea para acudir al trabajo. En muchas ocasiones, las altas temperaturas se convierten en las peores enemigas del buen vestir. Máxime si a todos aquellos que trabajan en una oficina se les presupone cierta corrección estética. El espacio de trabajo no es la 'catapulta' para poner, en clave estilística, rumbo a la playa. Acogerse a eso que en la industria de la moda llaman ‘casual summer’ (verano 'casual') trae aparejados ciertos riesgos. Como el de asumir que el concepto 'atuendo cómodo' es sinónimo del 'todo vale'. 

Las normas de etiqueta no deberían ‘perecer’ con el aumento de las temperaturas. Como tampoco han de saltarse los límites del ‘casual friday’. “La comodidad no puede y no debe convertirse en sinónimo de aspecto descuidado (…) Vestir con esmero es una señal de respeto hacia nosotros mismos y hacia los que están a nuestro alrededor”. Así lo asegura el diseñador italiano Giorgio Armani en el prólogo del libro ‘La elegancia masculina’, de Eugenia de la Torriente (editorial Debate). 

Pero ¿cómo vestir con corrección y con (relativa) comodidad cuando en el exterior los termómetros marcan más de 40ºC a la sombra? En los tejidos está la clave y Álvaro Torres, CEO de Mansolutely, firma especializada en sastrería a medida ‘online’, lo tiene claro: "En primer lugar, hay que apostar por el uso de prendas de algodón; es un material transpirable, duradero y resistente. Por otra parte está la lana fría que, gracias a su ligero gramaje, es un aislante térmico perfecto. Y por último, el lino, cuyas fibras de origen vegetal reúnen todas las características para absorber la humedad y disipar el calor". 

Pero ¿y qué hay de quienes tienen que llevar traje a diario por imposición? "La mejor opción es optar por conjuntos de tonalidades claras elaboradas con lana 100%", apunta Torres. El azul, el gris y el verde oscuro triunfan esta temporada, especialmente en trajes y 'blazers'. Unas claves a tener en cuenta y que se agrupan bajo una misma premisa: "Hay que huir de las fibras sintéticas ya que no transpiran y generan un 'efecto invernadero' sobre el propio cuerpo, siendo imposible no sudar en ambientes cálidos", redondean desde la firma de sastrería. 

El uso de complementos a 40ºC

El traje está sujeto a unas normas estéticas excesivamente rígidas. Y, por ende, todos los complementos que orbitan en torno a él. A pesar de que el mismísimo Armani sostiene que la corbata "no tiene por qué ser considerada como símbolo del buen vestir", lo cierto es que no muchas empresas permiten acudir desprovisto de esta al puesto de trabajo. ¿La recomendación para el verano? Abandonar las corbatas estampadas o de 'tweed' y optar por otras lisas o bordadas (en seda o algodón) que resultan menos rígidas y pesadas. 

Queda claro que los ejecutivos de libro forman parte del personal 'atado' a rigurosas barreras estilísticas. Incluso cuando, a más de 40 grados a la sombra, cualquier tejido estorba. Gremios hay muchos y, para el resto, también existen mandamientos con qué lucir en la oficina –en clave 'casual summer'– sin caer en lo incorrecto. 

  1. No al pantalón corto. En cualquiera de sus versiones: bermuda, pirata o 'short'.
  2. No abusar de los estampados. Aunque el trópico es la tendencia masculina imperante del verano, la corrección manda y es fundamental no excederse con los colores y los 'prints'. En la oficina prima el menos es más. "Si arriesgamos, podemos aparentar que somos unos festivaleros en busca del próximo concierto", dice Torres. 
  3. No a las sandalias, alpargatas o viceversa. Este territorio está (correctamente) destinado a la moda femenina. Y ni trabajando en una empresa destinada al sector creativo están permitidas en cualquier oficina. 
  4. No abusar de las camisas de manga corta. Si estas tienen un punto fresco y de tendencia, lo correcto sería utilizarlas un viernes. 
  5. Limitar el uso de las zapatillas. A pesar de que su uso resulta algo laxo, es mejor optar por zapatos de verano. En los náuticos o 'bluchers' de serraje está la clave. 
  6. Sí al lino en camisas y pantalones. Este tejido es perfecto para acudir al trabajo cuando suben las temperaturas. 
  7. Sí al polo. Aunque se trata de una prenda de manga corta, encaja a la perfección tanto con pantalones vaqueros como con chinos. 
  8. Adiós a los calcetines. Y bienvenidos sean los 'pinkies' que permiten lucir tobillo. 
  9. Sí a las prendas de algodón. En camisetas lisas –evita las mangas en la vuelta– y en pantalones de corte 'confort'. Si se combinan con tino, son la mejor forma de vestir a la última. "Unos chinos de tejido flexible son una opción cómoda y formal", aseguran desde Mansolutely. 
  10. Para todo lo demás, echa un vistazo a estos 'looks' para sucumbir con estilo al 'casual summer'. 

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Androidnbsp;Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios