Logo El Confidencial
CASAS REALES

Magdalena de Suecia, una belleza sin trono

Nunca será reina ni heredará nada, pero tiene más entradas en los buscadores de Internet que algunos de los futuros reyes de muchos países europeos. Magdalena

Foto: Magdalena de Suecia, una belleza sin trono
Magdalena de Suecia, una belleza sin trono
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Nunca será reina ni heredará nada, pero tiene más entradas en los buscadores de Internet que algunos de los futuros reyes de muchos países europeos. Magdalena de Suecia es la princesa más 'chic' del panorama internacional. Tras un pasado conflictivo, parece haber adoptado la discreción como uno de sus señas de identidad. Sin embargo, no encuentra heredero de sangre azul que la convierta en reina. Simplemente, no los hay.

    Madeleine Thérèse Amelia Josephine nació en junio de 1982. Tercera en la línea de sucesión, queda casi descartado que algún día ascienda al trono de su país. Quizás por ello sus padres, los Reyes Silvia y Gustavo, le dieron el título de duquesa. Su belleza, su tez siempre morena y su pelo rubio la han convertido en un oscuro objeto de deseo. De hecho, en 2006 recibió el título de la ‘Princesa más guapa del mundo’. Razones no le faltan, aunque muchas veces esa apariencia se ha vuelto en su contra. De hecho, es la princesa que más interés despierta en Europa desde el fallecimiento de Lady Di.

    Durante una gran parte de su vida, los paparazzi han sido sus eternos compañeros de viaje. En otoño de 2001, para librarse de esta presión mediática decidió trasladarse a Londres con la intención de ampliar sus estudios de inglés. No lo consiguió. Meses más tarde regresó a casa. No pudo cumplir su sueño de ser una chica del montón.

    La fama de juerguista le ha acompañado desde que cumplió los 18 años, aunque ella nunca se ha sentido cómoda con este apelativo, según confesó ella misma. “Pienso que es muy triste. Es cierto que antes solía salir de vez en cuando, pero los últimos tres años he consagrado la mayor parte de mi tiempo a estudiar. El estigma continúa existiendo, pero siento que ese período ha quedado muy lejos”, confesó al cumplir los 23 años. De hecho, un grupo de música llegó a dedicarle una canción sobre su escote.

    Tras acabar la carrera de Historia del Arte, Etnología e Historia Moderna en la Universidad de Estocolmo, partió rumbo a Nueva York para participar realizar prácticas en la sede de Unicef. Desde entonces, la joven ha llevado una apacible vida retirada de los escándalos e intentando hacer el menor ruido posible.

    Al igual que sus hermanos, la princesa, tras tontear con varios novios, sale desde hace tiempo con un plebeyo, Jonas Berström. Y es que, aunque lo intentara, le resultaría complicado encontrar un príncipe que la convirtiera en reina. Todos están pillados. Los únicos que por edad más se acercan a ella son Guillermo de Inglaterra, que tiene novia desde hace cinco años; y Andrea Casiraghi que, aunque en la actualidad es el heredero al trono monegasco, todavía puede quedarse fuera de la sucesión. Además, a las nuevas generaciones de príncipes les gustan las chicas sin sangre azul, algo contra lo que ella no puede competir.

    Entre sus hobbies, como otras niñas de alta cuna, está la equitación. Comenzó a montar a los cuatro años. Al igual que la Infanta Elena, ha competido en algunos encuentros hípicos, aunque para ello ha utilizado el seudónimo de Anna Svensson con el objetivo de pasar desapercibida. Y parece que ahora lo ha logrado.

    Casas Reales
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios