Logo El Confidencial
CASAS REALES

La turbulenta infancia del Duque de Edimburgo, al descubierto

El duque de Edimburgo es quizás uno de los personajes más desconocidos de la Casa Real inglesa. Siempre a la sombre de Isabel II, Felipe ha

Foto: El duque de Edimburgo, durante una visita oficial. (Gtres)
El duque de Edimburgo, durante una visita oficial. (Gtres)

El duque de Edimburgo es quizás uno de los personajes más desconocidos de la Casa Real inglesa. Siempre a la sombre de Isabel II, Felipe ha sido toda su vida un hombre discreto que nunca ha querido hablar ni de su familia ni de su tormentoso pasado. Por eso, la publicación en Inglaterra de El Príncipe Felipe: la turbulenta vida temprana del hombre que se casó con la reina Isabel II, ha causado un gran revuelo entre sus súbditos al desvelar detalles sorprendentes.

A la edad de 90 años, el Duque consorte más mayor de la historia de Inglaterra queda al descubierto en un libro escrito por Philip Eade, uno de los mejores biógrafos ingleses del momento.

Philippos zu Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg nació en Corfú (Grecia) en 1921. Hijo de Andrés de Grecia y Dinamarca y de Alicia de Battenberg, sus primeros años de vida transcurrieron rodeados de miedo y soledad. Su madre, nació sorda pero logró salir adelante gracias al apoyo de su progenitora. Su padre, el príncipe Andrés de Grecia fue juzgado tras el final de la Primera Guerra mundial en consejo de guerra por el gobierno revolucionario de su país y tuvo que escapar a Inglaterra para salvar su vida y la de su familia.

El duque de Edimburgo de pequeño
El duque de Edimburgo de pequeño

Con tan solo 11 meses, su tía comentó: "Nunca he visto un bebé tan alegre", una característica que sin duda alguna ayudó a aquel niño a sobrellevar su triste infancia. A los 8 años, su madre fue ingresada en un psiquiátrico, momento que Andrés de Grecia aprovechó para irse a vivir con su amante. Separado de Alicia, el pequeño Felipe entró en un internado, convirtiendo a su tío "Dickie" Mountbatten en su nueva figura paterna.

Una juventud por Europa

Educado en Cheam, centro en el que también estudiaría su hijo el Príncipe Carlos, Felipe recibió en más de una ocasión algún que otro golpe de caña por su carácter rebelde. A los 12 años su padre le inscribió en una escuela alemana, coincidiendo con los primeros años del régimen nazi; pero poco después salió del país e ingresó en un centro escocés.

Desde pequeño el futuro Duque de Edimburgo mostró gran interés y amor por el mar, por lo que, llegado el momento entró en la Marina Real gracias al apoyo de su tío. Fue precisamente este último quien le presentó a una joven de 13 años que años más tarde sería coronada reina de Inglaterra.

Con el paso de los años, Felipe se convirtió en un hombre lleno de vitalidad, con gran confianza en si mismo, generoso y gran sentido del deber. Sin embargo, el joven príncipe, también empezaría a mostrar algunos ataques de ira que le pasarían factura en su familia y el futuro de la monarquía inglesa.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios