Un menú de "familia normal" para la cena más esperada en Zarzuela
  1. Casas Reales
CASAS REALES

Un menú de "familia normal" para la cena más esperada en Zarzuela

“La Familia Real es una familia normal, una más, al fin y al cabo”. Este es el mensaje que comerciantes, empleados y funcionarios que sirven a

placeholder Foto: Un menú de "familia normal" para la cena más esperada en Zarzuela
Un menú de "familia normal" para la cena más esperada en Zarzuela

“La Familia Real es una familia normal, una más, al fin y al cabo”. Este es el mensaje que comerciantes, empleados y funcionarios que sirven a la Casa del Rey se empeñan en destacar en conversación con Vanitatis cada año por estas fechas. La Navidad para ellos también es una época especial, donde adquieren notable relevancia las ausencias. A su vez, los Reyes quieren que en su mesa no falte de nada en una de las jornadas más emblemáticas: la de Nochebuena. Este año, Iñaki Urdangarin sí que estará presente y parece que todo será mucho más relajado que el año pasado, en la que se vetó su presencia. Pero, ¿qué cenan en Zarzuela cada Nochebuena? “Con la oferta de mercado que existe, hay mucha diversificación, aunque no suelen cambiar mucho de gustos. Compramos en muchos sitios, aunque hay algunos que tienen más pedidos que otros. La calidad, el precio… todo influye”, afirman desde la Casa de Don Juan Carlos.

El cava lo sirve la familia Raventós, que cuenta con el título de ‘Proveedor de la Casa Real Española’ desde 1897, gracias al otorgamiento por parte de la Reina regente María Cristina. Hoy en día, la denominación puede seguir entrañando un simbolismo especial, pero no tiene recorrido comercial. En cambio, para los más pequeños de la casa siempre hay agua y zumos. La Reina se suele encargar de este asunto. Por su parte, no falta el vino tinto. Y tampoco los percebes, que han ocasionado algún conflicto familiar- y no precisamente entre los más pequeños- y marisco. No en cantidades industriales. Curiosamente, la princesa Letizia es, sin duda alguna, una de las mayores consumidoras de marisco de la familia. Los antepasados Borbones de su marido sufrieron de gota. En una reunión familiar, a la que la ex periodista llegó tarde, se mosqueó con una de las Infantas. Parece que le dijo, mirando a su plato: “¿Y por qué tú tienes más percebes que yo?”. Hasta ese extremo llegaría la querencia por llevarse a la boca el tesoro del mar gallego.

En cambio, Sus Majestades prefieren las sardinas, la lubina y la merluza antes que los langostinos, aunque, en Nochebuena, tampoco faltan. “No hay encargos especiales durante estas fechas. No comen mucho marisco, son más de pescado”, dicen desde las Pescaderías Coruñesas, que inauguró Alfonso XIII. Lo que sí comparte el Rey con su abuelo es el gusto por los huevos fritos, su comida favorita. Una afición casi genética. “En la comida, el Rey se toma seis huevos fritos y ella una ensalada. Lo heredó de su abuelo, Alfonso XIII, pero él era capaz de comerse hasta doce”, escribe Jaime Peñafiel en su libro La mesa está servida, majestad.

Carne española, muchos lácteos y también mucho picante. El Rey es un auténtico enamorado de todos los productos de sabor fuerte e incisivo, como las guindillas. Félix Vázquez, el frutero de los famosos, todavía recuerda el día en el que mandó una cesta de guindillas de todos los colores a Zarzuela, porque Don Juan Carlos las había probado en el camerino del director de orquesta indio Zubin Metha y había quedado maravillado con el aroma.

Cuando va acaeciendo la medianoche, llega el postre. Turrones de la centenaria Casa Mira de Madrid, que todos años tiene la gentileza de mandarles una cesta con una gran selección de sus mejores productos. Cada año, las infantas Leonor y Sofía reciben una anguila de mazapán, rellena de fruta, batata, yema y cabello de ángel. Una combinación un tanto fuerte, en principio, pero que tiene su explicación lógica: la mujer del Príncipe Felipe les inculca a sus hijas que se preocupen por su salud alimenticia y que coman de todo. "Leonor está para comérsela. ¡Y dice unas cosas! Todo lo que le oye a su madre. ¿Qué crees que nos soltó el otro día comiendo? Hay que comerse las espinacas porque son muy ricas en vitaminas y en hierro", dijo la reina Sofía en el polémico libro de Pilar Urbano. Este año parece que vuele la tradición a Casa de Su Majestad. A no ser que alguien les dé la cena, eso es lo que cada año se degusta en los predios de don Juan Carlos.