Logo El Confidencial
DOS TÍTULOS COINCIDEN EN EL MERCADO EDITORIAL

Los 'trapos sucios' de la Casa Real, de nuevo carne de librería

Dos nuevos libros que centran su interés en los capítulos más oscuros de la Zarzuela llegan este martes al mercado editorial. Uno más positivo que otro

Foto: El Rey don Juan Carlos, jefe de Estado y representante de la Corona Española, en el Palacio de la Zarzuela (Gtres)
El Rey don Juan Carlos, jefe de Estado y representante de la Corona Española, en el Palacio de la Zarzuela (Gtres)

Dos nuevos libros que centran su interés en los claroscuros de la Zarzuela llegan estos días al mercado editorial. Uno en clave más positiva o menos crítico, tiene como protagonistas a los Príncipes de Asturias. Se trata de Felipe y Letizia, la conquista del trono, escrito por José Apezarena, que resume los diez años de matrimonio de los herederos de la Corona española. El otro, en cambio, hace gala de un tono más duro a la hora de repasar el controvertido 'escenario Nóos', con la infanta Cristina como estrella. Se trata de La Intocable, firmado por Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta y que viene a ser la secuela de su primer libro en común, Urdangarin, un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos. Tanto el de Apezarena como el de Inda y Urreiztieta –ambos de La Esfera de los Libros–, a pesar de la diferencias de enfoque, sacan a la luz los 'trapos sucios' de la Casa Real, que se lavarán en las librerías con el consiguiente éxito que ha acompañado a los ejemplares que han contado con los Borbón como protagonistas.

‘Felipe y Letizia, la conquista del trono’

Portada del libro de Apezarena (Esfera de los Libros)
Portada del libro de Apezarena (Esfera de los Libros)
José Apezarena hace en Felipe y Letizia, la conquista del trono un recorrido por los diez años de matrimonio de los Príncipes de Asturias, recordando sus momentos más alegres como puede ser su boda o el nacimiento de sus hijas hasta aquellos episodios de su vida más amargos, como los rumores de crisis o el estallido del ‘caso Nóos’ en el seno de Zarzuela. Vanitatis selecciona cinco de los extractos más controvertidos recogidos en el libro.

1. Letizia, princesa de día ‘plebeya’ de noche. Mucho se ha hablado en la prensa de la necesidad de Letizia de ‘huir’ de la tensión que le provoca ser foco mediático las 24 horas del día. Así lo describe Apezarena: “A pesar de su condición de personaje público, y la proyección que merecen sus comparecencias y actuaciones, Letizia ha pugnado por conservar un cierto espacio propio, de intimidad y hasta de soledad. Para ello, y sin previo aviso a nadie, ha asistido a conciertos, salido de compras y quedado a cenar con amigas sin el Príncipe (…) Y en principio Felipe está de acuerdo en que lo tenga, según se afirma en La Zarzuela”. No obstante, en palacio no todos comparten esta permisibilidad y califican estos momentos como “muy duros”: “Con la pelea para defender el espacio propio de privacidad ajeno a su condición de princesa, parecía como si luchara por mantenerse como ella es, por conservar su personalidad, sin dejarse absorber y aplastar por el potente aparato de la institución”, explica el autor que además recoge las palabras de una persona “con entrada” en palacio: “No quiere que le pase lo que a la reina Sofía”.

2. Un toque de atención a la Princesa. En relación al punto anterior, sobre sus ‘escapadas’, Zarzuela se vio obligada en el verano de 2013 a “explicarle los inconvenientes de sus actuaciones, y argumentando que, por su posición, no podía asistir a determinados conciertos, aparte de que incluso ya no tenía edad para eso. Ella lo había entendido y se había mostrado dispuesta a rectificar, añadían. Podemos confirmar que tales conversaciones se produjeron”, asegura Apezarena que se hace eco del cambio de actitud mostrado por la princesa Letizia desde ese ‘toque de atención’ donde sus salidas, ahora con el Príncipe, “reflejaban normalidad” y un inusual “deseo de Letizia de agradar en sus actos públicos”.

Los Príncipes agarrados de la mano (Gtres)
Los Príncipes agarrados de la mano (Gtres)
3. Las supuestas infidelidades de Letizia ¿Divorcio o “sólo altibajos”? Esta “normalidad” mostrada por los Príncipes de Asturias a la hora de dejarse fotografiar paseando del brazo por la calle, por citar un ejemplo, viene relacionado también con los rumores de crisis en su matrimonio. Según el autor del libro: “La información que posee Zarzuela es que los rumores sobre un inminente divorcio surgieron en abril de 2013 y tienen que ver con personas relacionas de alguna manera con Jaime del Burgo, marido de Telma Ortiz y por tanto cuñado de Letizia. Esas personas contaron a destacados periodistas madrileños supuestas infidelidades de Letizia (…) Las revelaciones llegaron a altos cargos de la Casa del Rey, que se reunieron expresamente con los Príncipes para informarles de lo que estaba ocurriendo. Felipe y Letizia recibieron los datos con indignación y consideraron lo que estaba ocurriendo como una canallada. Lo cierto es que desde entonces rompieron cualquier contacto con Jaime del Burgo y Telma Ortiz”.

4. Salvar la popularidad de la Princesa. Las encuestas castigaron con dureza el ‘caso Nóos’ y tan sólo el Príncipe y la Reina se salvaron. Fue entonces cuando Zarzuela elaboró una hoja de ruta para hacer de Letizia una princesa “más cercana y natural” de cara al pueblo, que incluía “transmitir que es sincera su entrega a la corona y al servicio de los españoles, a lo que se comprometió cuando contrajo matrimonio”, evitar comentarios como que “sólo quiere trabajar de ocho a tres como una empleada” y que en sus “días libres promocione son su familia lugares emblemáticos de España, dejándose fotografiar, acercándose a la gente sin transmitir la imagen fría y distante de los últimos tiempos”. Esto le obligaba además a “no obsesionarse con los retoques estéticos”, confiar en otros diseñadores además de Varela y “sonreír con naturalidad” y especialmente “no perder la sonrisa cuando es sorprendida por los fotógrafos y no enviar a los escoltas a requisar las imágenes”

La infanta Elena entre los Príncipes y los duques de Palma (Gtres)
La infanta Elena entre los Príncipes y los duques de Palma (Gtres)

5. Los Príncipes se desligan del caso Nóos. Felipe ha visto peligrar su trono por culpa de su cuñado. Es por ello que “cuando estalló el caso Nóos en noviembre de 2011 optó por romper radical y absolutamente con su cuñado”. El Príncipe dejó claro a un periodista en una conversación privada que en sus problemas “hay un culpable con nombre y apellidos: Iñaki Urdangarin. Y por tanto que lo pague”. De hecho, Apezarena asegura que Felipe es “el principal impulsor de las tajantes medidas adoptadas desde La Zarzuela para establecer un cortafuegos que minimizasen las consecuencias del escándalo”, como puede ser calificar las actividades del duque de Palma como “poco ejemplares”, condenando antes que los tribunales su actuación.

La infanta Cristina, alias ‘La intocable’

Portada del libro de Inda y Urreiztieta (Esfera de los Libros)
Portada del libro de Inda y Urreiztieta (Esfera de los Libros)
Más duros en sus afirmaciones se han mostrado Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, que vuelven a unir sus fuerzas en La intocable para denunciar los presuntos desmanes llevados a cabo por los duques de Palma al frente del Instituto Nóos, como ya hiciesen en su anterior libro, Urdangarin, un conseguidor en la corte del rey Juan Carlos. Repasan la situación de la hija menor del Monarca desde que estallase la polémica, de las supuestas tretas de Casa Real para evitar sin éxito su imputación, cómo esto ha afectado esto a la familia, así como los movimientos “poco ejemplares” de su marido, Iñaki Urdangarin, para salir bien parado. De nuevo, desde Vanitatis seleccionamos cinco extractos clave de este libro.

1. Operación cortafuegos: Cristina es intocable. 28 de febrero de 2012. El Rey se cita con el presidente Mariano Rajoy, su ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, el fiscal general del Estado Eduardo Torres-Dulce –Rubalcaba se queda fuera al no recibir invitación, mientras que el Príncipe declinó la suya–. El tema a tratar es establecer los movimientos que darán a partir de ese día para evitar la imputación de la infanta: “Ella es intocable constara lo que costara, cayera quien cayera”. También se baraja la posibilidad de un indulto a Urdangarin pero, en palabas de Inda y Urreiztieta, “él era un juguete roto y, lo que era peor para él, nadie iba a forzar la máquina ni torcer la ley para apartarlo del abismo”. No hubo suerte y el matrimonio cayó en las garras del juez Castro.

El Rey junto a su hija Cristina (Gtres)
El Rey junto a su hija Cristina (Gtres)
2. El día que la infanta le colgó el teléfono al Rey. “Joder, joder, joder, que Castro me ha imputado”. Estas son las palabras que los autores de La intocable ponen en boca de Urdangarin. “Fueron los días en los que al duque de Palma le dio por grabar por su cuenta y riesgo un ‘mensaje a la nación’ en el que ‘agradecía al pueblo español por su apoyo en estos momentos tan difíciles para mí’. Un video que a Dios gracias para la Casa Real y su propia imagen pública jamás vio la luz”. Los mismos días en los que Urdangarin culpaba al Rey de no haber parado la polémica “¿Pero no es el jefe de Estado? Pues que diga basta ya a todo esto”. También en esos momentos decisivos se produjo una tensa conversación padre-hija: “Tienes que hacer un gesto renunciando a tus derechos sucesorios. La situación que ha gestado Iñaki es insostenible para la corona, para la Familia Real y para España”, le dijo el Rey a la infanta. Esta no entró en razones: “Bajo ningún concepto. Iñaki es inocente y renunciar a mis derechos dinásticos supondría tanto como asumir que es culpable y, lo que es peor, condenarle”. No hubo acuerdo y la hija menor colgó al Rey.

3. Urdangarin, castigado a Washington. “Lo pasaportaron por una razón capital, sus devaneos con el sexo contrario; y otra accesoria, impedir que siguiera haciendo de las suyas en el ámbito empresarial patrio (…) El ‘duque em…palma…do’ tenía affaires extramatrimoniales (…) En aquellos años se llevaba demasiado bien con la esposa de uno de sus mejores amigos, matrimonio con el que los Urdangarin-Borbón compartían fines de semana, escapadas a la nieve en Baqueira y desconexiones en el Ampurdán. ‘Ojitos azules’ la llamaba el mocetón de Zumárraga, según las bombas atómicas en forma de emails facilitadas por Diego Torres”, escriben Inda y Urreiztieta.

4. El duque casi se sale con la suya: los muebles de la polémica. “Su final en Telefónica fue idéntico a su llegada: glorioso”. Tal y como narran los autores de La intocable, en la empresa recuerdan a Urdangarin como “caprichoso y pedigüeño”. Como muestra, un botón. Inda y Urreiztieta recuerdan cómo el duque preguntó a sus jefes si podía quedarse los muebles de su mansión en Washington para adecentar su casa de Barcelona. Estos no mostraron reparos, siempre y cuando los pagase. 400.000 euros era la cifra solicitada por Telefónica para cumplir el deseo del yerno real. Declinó la oferta, pero más tarde les propuso enviar el mobiliario a un charity, donde el dinero conseguido por su venta se destinaría a una obra social. En Telefónica les pareció buena idea, hasta que al día siguiente de llegar los muebles Urdangarín se personó en el charity ofreciendo por los mismos 20.000 dólares. No tuvo suerte al fin, ya que ya estaban vendidos.

Urdangarin accediendo a los juzgados de Barcelona (Gtres)
Urdangarin accediendo a los juzgados de Barcelona (Gtres)

5. El yerno del Rey amenaza a la Casa Real. “Consumido y ojeroso aguantaba la presión a base de pastillas, de concienciarse una y otra vez de que era una víctima injusta”, afirman Inda y Urreiztieta en su último libro. Urdangarin se convirtió entonces en enemigo de su familia política, a los que incluso llegó a amenazar con ‘tirar de la manta’ desvelando ciertos datos que les involucrarían, como narran los autores: “Sus pretensiones económicas no se satisfacían y entre las amenazas incluyó la posibilidad de desvelar que el anillo de pedida de la princesa Letizia, que fue un regalo de Urdangarin, había sido pagado con dinero de la trama. ‘Si caigo yo, caen todos’, reiteraba”. De hecho, tales fueron las sospechas de que el duque estaba llevado a cabo sus amenazas que se pensó que “el movimiento realizado por el sindicato Manos Limpias para imputar a la infanta era estratégico (…) consistente en implicar a su mujer en el escándalo para conseguir así que La Zarzuela se tomase en serio el asunto y librase a ambos del yugo del juez Castro y de la Fiscalía Anticorrupción”. No pudo ser y ambos responden ante la justicia desde el mismo banquillo de los acusados.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios