Logo El Confidencial
principado de mónaco

El desmejorado aspecto físico de la princesa Charlène de Mónaco

La esposa de Alberto ha regresado al fin de Córcega y lo ha hecho con una imagen muy cambiada: mucho más delgada y con un peinado 'pixie' que no la favorece

Foto: La princesa Charlène en una imagen tomada este martes
La princesa Charlène en una imagen tomada este martes

La 'princesa prometida' ha vuelto a su reino. No, no nos estamos refiriendo a la conocida película, sino a Charlène de Mónaco, quien este lunes abandonaba su confinamiento en la isla de Córcega para regresar al país del que su marido es soberano. Su primera aparición en el principado tuvo aires tristes, ya que presidió junto a Alberto el minuto de silencio en homenaje a las víctimas del ataque terrorista de París. Ya entonces se pudo ver que la princesa que se había 'escapado' a la Costa Azul el pasado mes de septiembre no era la misma que había regresado. Eso se confirmó el mismo martes cuando, con rostro apagado, entregó regalos de la Cruz Roja en una residencia de ancianos.

Los príncipes durante el acto (Gtres)
Los príncipes durante el acto (Gtres)

Desde su vuelta de Córcega se ha podido ver a una Charlène con un aspecto físico muy deteriorado. La exnadadora olímpica, quien en sus años como deportista de élite presentaba un cuerpo sano y tonificado, ahora parece demacrada. Eso queda patente, sobre todo, en sus piernas. Hace apenas dos años, la princesa de Mónaco tenía unos gemelos bien torneados, producto de horas de gimnasio y de llevar una dieta saludable. Sin embargo, ahora luce unas piernas más propias de una 'top model' de Victoria's Secret que de una deportista. También sus brazos y sus manos se ven mucho más delgadas como consecuencia de una importante bajada de peso.

Otro de los motivos de la desmejorada imagen de la esposa de Alberto de Mónaco es su nuevo peinado. La princesa ha cortado su rubia melena en un 'pixie' -que lleva casi rapado por los laterales- que no acaba de sentarle nada bien a sus facciones. Y es que ese corte de pelo remarca algunos defectos de Charlène que, a priori, podría parecer que no existen. Este es el caso de las orejas. Con este peinado los pabellones auditivos de la esposa de Alberto parecen mucho más grandes de lo que en realidad son. Es una cuestión de perspectiva que Charlène, una mujer coqueta donde las haya, tendría que haber pensando antes de ponerse en manos de su peluquero.

Dejando de lado su aspecto físico, también cabe remarcar que aquella Charlène cercana, divertida y alegre que vimos, por ejemplo, en el bautizo de los príncipes Jacques y Gabriella, ha desaparecido por completo. Ahora volvemos a encontrarnos con la princesa triste, fría y distante que le dio el 'sí quiero' entre lágrimas a Alberto. Con esta actitud, los rumores sobre una posible crisis con el soberano de Mónaco toman de nuevo protagonismo. Y es que si al comportamiento de Charlène en estos dos días que ha pasado en el principado le sumamos los chismes que aseguran que se habría mudado a Córcega para no estar al lado de su marido, la polémica está más que servida. 

La próxima vez que veremos a Charlène será este jueves cuando acuda junto con el resto de la familia a la celebración del Día de la Fiesta Nacional. Como en actos anteriores, seguro que la princesa aparecerá disfrutando de lo lindo de su papel de madre junto con Jacques y Gabriella, quienes se estrenarán en los menesteres reales.

La princesa Charlène con sus hijos y su marido (Gtres)
La princesa Charlène con sus hijos y su marido (Gtres)

Descarga la app de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del televisión en España
 

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios