Logo El Confidencial
EL COCHINILLO AL HORNO DE LEÑA HIZO LAS DELICIAS DEL SOBERANO

La comilona del rey Felipe (sin Letizia) con sus colegas de promoción en Toledo

Don Felipe acudía este sábado con un numeroso grupo de amigos a un restaurante de Toledo. En el establecimiento desconocían la visita del monarca y fueron avisados 10 minutos antes. Tras la comida, una copita en la terraza

Foto: El Rey Felipe y sus amigos en un fotomontaje realizado en Vanitatis
El Rey Felipe y sus amigos en un fotomontaje realizado en Vanitatis

El sábado pasado, la Hacienda del Cardenal, uno de los restaurantes más tradicionales de Toledo, tenía una reserva a las 14:30 para 70 personas. Nada diferente a lo que suele suceder los fines de semana en este local, que es uno de los atractivos gastronómicos de la ciudad. Lo que ningún responsable imaginaba era que uno de los comensales de esa reunión de amigos fuera el Rey Felipe. Y es lo que sucedió.

Hacienda del Cardenal (Toledo)
Hacienda del Cardenal (Toledo)

La reserva la había hecho uno de los participantes y, por tanto, la presencia del monarca era inimaginable. Se trataba de un almuerzo de antiguos compañeros de la academia militar de Toledo. El entonces príncipe comenzó sus estudios en septiembre de 1985 y un año después juraba bandera junto al resto de militares de la XLIV promoción. Algunos de ellos han seguido manteniendo una estrecha relación con el Rey, quien participa en estos encuentros anuales, como sucedió el sábado pasado.

El Rey Felipe en una imagen de archivo (EFE)
El Rey Felipe en una imagen de archivo (EFE)

Diez minutos antes de la hora prevista llegaron al restaurante los escoltas que supervisaron el lugar de una manera tan discreta que ni el personal ni los clientes se percataron de la movida. A diferencia de otras ocasiones, la seguridad pasó totalmente desapercibida, como relataba el 'mâitre' del restaurante al programa 'Estando contigo' de Castilla-La Mancha TV: “Fue todo muy rápido. Entraron en el restaurante, miraron y me dijeron que esperara en la puerta porque iba a llegar una personalidad. Lo que no imaginaba es que fuera el Rey. Me saludó muy cariñoso y le acompañé hasta el lugar donde habíamos dispuesto la reserva. A la salida nos dijo que le había gustado el cochinillo y que todo estaba perfecto”.

El almuerzo era un menú cerrado de 39 euros, copas aparte. Unos aperitivos para compartir en el centro de la mesa a base de cecina, queso y lomo; tempura de berenjenas con caña de azúcar y salmorejo del Cardenal. Como plato principal, a elegir entre merluza con asadillo de pimientos rojos, entrecot trinchado con patatas gajo y cochinillo al horno de leña, que fue el plato que eligió Felipe VI. Como remate, tres posibilidades de postre entre sorbete, arroz con leche y tarta de ponche toledano.

Los Reyes por Toledo en una imagen de archivo (Gtres)
Los Reyes por Toledo en una imagen de archivo (Gtres)

Una vez que finalizó el contundente almuerzo, el Rey y sus amigos se instalaron en la terraza, donde les sirvieron las copas. A las siete y media de la tarde, el jefe del Estado daba por finalizada su tarde de ocio. Llamó la atención que la Reina Letizia no le acompañara, ya que algunos de sus colegas de promoción sí estaban con sus mujeres.

Según parece, los Reyes tienen un pacto respecto a sus salidas no institucionales. Igual que Don Felipe no suele formar parte del grupo televisivo de su mujer, la Reina tampoco frecuenta el estamento militar.  

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios