Logo El Confidencial
familia real española

Doña Cristina tras Nóos, una Infanta de iglesia en iglesia

Haciendo un repaso de las últimas apariciones institucionales de Cristina, nos hemos dado cuenta de que tan solo hace valer su dignidad para servicios religiosos, misas o funerales

Foto: La infanta Cristina en El Escorial este martes. (Limited Pictures)
La infanta Cristina en El Escorial este martes. (Limited Pictures)

Mucho se ha hablado durante estos años de que Cristina debía renunciar a su título de infanta de España tras el huracán del caso Nóos. Sin embargo, la hija de los Reyes eméritos parece tener muy claro que no quiere desaparecer de la línea de sucesión al trono ni perder su título de infanta, y eso que lo utiliza más bien poco. Tras el escándalo, Cristina fue completamente apartada de la agenda institucional; desde 2013 no tiene actos ni representa a la familia real, así que podríamos decir que no le da mucho uso a su título, al menos fuera de las iglesias.

Haciendo un repaso de las últimas apariciones institucionales de Cristina, solo ha utilizado su título en servicios religiosos, misas o funerales. Este mismo martes lo demostró de nuevo, acudiendo a la conmemoración del 25 aniversario de la muerte de don Juan, conde de Barcelona, en el monasterio de El Escorial. Vestida de luto de pies a cabeza y esta vez sin la compañía de su hermana, la exduquesa de Palma ha hecho el paseíllo hasta el templo dando quizás un paso más hacia su rehabilitación en la familia.

Fue también en un homenaje al conde de Barcelona, concretamente por el centenario de su nacimiento, cuando Cristina empezó esta moda de ser infanta de iglesias. Corría por aquel entonces junio de 2013 y de Nóos apenas conocíamos la punta del iceberg, aunque la relación de Cristina con su hermano y su cuñada era ya de lo más tensa. Aun así, la mujer de Urdangarin no quiso perderse esta cita familiar y se presentó vestida de gris hielo en la capilla real del Palacio Real, demostrando que no tenía intención de apartarse de la familia.

Centenario del nacimiento de don Juan. (Gtres)
Centenario del nacimiento de don Juan. (Gtres)

Unos meses después, la Infanta volvía a hacer acto de presencia en un evento familiar y religioso, en este caso la conmemoración del 50 aniversario de la muerte de Pablo de Grecia, su abuelo materno. La familia real coincidió en el palacio de Tatoi de Atenas, dejándonos una imagen que hacía mucho que no veíamos, la de Cristina junto a los por aquel entonces Príncipes de Asturias, quienes tras el servicio ortodoxo se apresuraron en abandonar Grecia. No así la Infanta, que estuvo compartiendo risas y 'selfies' con sus primos maternos.

Cristina en Grecia con Elena y Letizia. (Gtres)
Cristina en Grecia con Elena y Letizia. (Gtres)

Cristina volvió a sorprendernos en junio de 2015 con su decisión de acudir al funeral de Kardam de Bulgaria, que se celebró en la iglesia de San Jerónimo el Real de Madrid. Nadie la esperaba, pero ella quiso apoyar a los Sajonia Coburgo Gotha tras la muerte del heredero después de pasar más de cuatro años en coma. Aunque volvió a coincidir con Felipe y Letizia, esta vez no hubo foto de ellos juntos. La exduquesa de Palma entró y abandonó la parroquia junto a su primo Pablo de Grecia y la infanta Elena, dos de sus grandes apoyos.

Cristina con Pablo de Grecia tras el funeral de Kardam de Bulgaria. (Gtres)
Cristina con Pablo de Grecia tras el funeral de Kardam de Bulgaria. (Gtres)

En octubre de 2015, la Infanta abandonó por un día su destierro dorado en Ginebra para estar presente en el funeral por el infante Carlos de Borbón Dos Sicilias que tuvo lugar en el Real Monasterio de El Escorial. La relación entre la hija de los Reyes eméritos y los cinco vástagos del fallecido infante es de lo más estrecha desde su niñez, así que la asistencia de la infanta Cristina al sepelio por el alma de su padre estaba más que justificada. Cristina siguió las pautas del acto anterior y llegó y abandonó el lugar junto a su hermana y evitó en todo momento coincidir con Felipe y Letizia.

Después de cuatro años sin pisar oficialmente el Palacio Real, la exduquesa de Palma volvió a cruzar el Patio de la Armería, subió la escalera principal y se dirigió hasta la capilla de palacio el pasado mes de mayo para estar presente en el funeral celebrado en memoria de la infanta Alicia de Borbón-Parma, Esta, además, era una ocasión especial, pues era la primera vez que coincidía en público con Felipe VI después de la sentencia del caso Nóos por la que fue absuelta de cualquier delito judicial.

Misa en honor a la infanta Alicia. (Gtres)
Misa en honor a la infanta Alicia. (Gtres)

Pero Cristina no solo hace valer su título de infanta en reuniones familiares religiosas. Este pasado mes de enero la vimos en la misa de Epifanía presidida por el papa Francisco en San Pedro del Vaticano. Los Urdangarin Borbón ocuparon un lugar preferente. Se sentaron en primera fila, un sitio reservado a grandes personalidades. Para el protocolo vaticano, la infanta Cristina sigue siendo una personaje vip, tanto por el título que lleva como por ser hija y hermana de Rey. Y es que a pesar de sus problemas con la justicia, la exduquesa de Palma es todavía Su Alteza Real y lleva una de las dignidades más importantes de un país católico, la de infanta de España.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios