Logo El Confidencial
familia real española

Algo pasa con la tiara Rusa de la reina Letizia

Haciendo zoom y fijándonos bien, vemos que faltan varias piedras, la más llamativa una que está justo al lado de la perla más alta

Foto:  La reina Letizia con la tiara Rusa. (Limited Pictures)
La reina Letizia con la tiara Rusa. (Limited Pictures)

Gran estreno el de este semana para doña Letizia. Y no hablamos de un abrigo de Carolina Herrera o un vestidazo de Stella McCartney, sino de la tiara Rusa. Mucho se le criticó en sus primeros años como Reina que se limitara a lucir la diadema floral, la misma que llevaba siendo Princesa de Asturias. Pero la cosa cambió en 2017 y desde entonces ya ha estrenado las tres tiaras reservadas a las reinas de España: la de la Flor de Lis, la Cartiera y la Rusa. Esta última se la vimos el miércoles por la noche en la cena de gala ofrecida con motivo de la visita de Estado de China.

[LEER MÁS: La reina Letizia estrena la tiara Rusa, la única del joyero real que le quedaba por lucir]

Había mucha expectación por ver a doña Letizia con la Rusa, ya que al ser una tiara tan grande no estaba claro que le quedase demasiado bien, al ser ella tan menudita. Pero la Reina lo bordó, demostrando que su cabeza está hecha para lucir estas grandes alhajas, ya sea esta misma o la de la Flor de Lis. Sin embargo, no hemos podido evitar fijarnos en que la diadema está algo deterioriada. Haciendo zoom y fijándonos bien, vemos que faltan varias piedras, la más llamativa una que está justo al lado de la perla más alta.

Zoom de la tiara Rusa. (Limited Pictures)
Zoom de la tiara Rusa. (Limited Pictures)

Incluso hay un hueco tras el que, en este lote de fotografías, se ve la cortina burdeos del Palacio Real, un pequeño detalle que no debería existir, pues al tratarse de una joya completamente simétrica, si miramos el otro lado vemos que está completa. Para conocer un poco más qué ha sucedido con esta joya, nos hemos puesto en contacto con distintos joyeros, que no quieren arriesgarse a hacer un juicio sin tener la pieza en la mano. "Es imposible saber qué ha pasado, deberíamos haber tenido la joya antes y ahora para conocerlo", nos explica Ángeles Farga, presidenta del Gremio de Joyeros de Madrid.

Sofía con la Rusa en 2007. (Getty)
Sofía con la Rusa en 2007. (Getty)

Lo que está claro es que a la diadema le faltan piezas, si bien el motivo es un misterio. Hay ocasiones en las que son las propias damas de la familia real las que quitan piedras a las grandes tiaras para crear nuevas joyas, como por ejemplo unos pendientes. Pero este no es el caso. Son tan pocas las que faltan y de tamaño tan pequeño que parece más un incidente, es decir, con el roce y el paso de los años estas pueden haberse ido despegando.

Echando la vista atrás, concretamente a cuando la reina Sofía lució dicha tiara por última vez, nos damos cuenta de que efectivamente ya entonces faltaba esa pequeña piedra que está al lado de la perla. Y nos estamos remontando a 2007, cuando se celebró en el Palacio Real una cena en honor a la entonces presidenta de Filipinas. Queda claro pues que se trata de un pequeño despiste del que seguramente ni Sofía ni Letizia se han dado cuenta.

Una tiara de 1879

La Rusa es una de las tiaras más antiguas del joyero real. Fue creada, según algunos por Cartier, para la reina María Cristina de Austria (más tarde conocida como la Regente) para su boda con el rey Alfonso XII en 1879. Inspirada en los tradicionales tocados rusos, los kokoshnick -de ahí que se la conozca como la tiara Rusa-, está realizada en platino, perlas y diamantes. Al fallecer, la diadema pasó a manos de Alfonso XIII, pero su esposa, la reina Victoria Eugenia, nunca la llegó a utilizar, dicen que a causa de su mala relación con su suegra.

Fue entonces cuando llegó a manos de María de las Mercedes de Borbón cuando esta se casó con Don Juan, conde de Barcelona, como regalo de bodas de su suegro, Alfonso XIII. La condesa de Barcelona prestó la joya a su nuera Sofía en algunas ocasiones, incluso antes de convertirse en Reina de España, y también a su hija la infanta Pilar y a su nieta Simoneta Gómez-Acebo en sus respectivos enlaces matrimoniales.

Al fallecer en el año 2000, María de las Mercedes dejó la tiara a sus tres hijos, pero don Juan Carlos llegó a un acuerdo con sus hermanas y se la regaló a la reina Sofía, quien la estrenó en 2006 en una visita a Noruega. Desde entonces la lució en numerosas ocasiones. Esta ha sido la última tiara del joyero real que la Reina ha estrenado, quizás por su gran tamaño, pero lo cierto es que se ajusta a la perfección y le sienta realmente bien.

 María Cristina con la Rusa.
María Cristina con la Rusa.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios