Logo El Confidencial
CASA REAL BRITÁNICA

Diana culpó a una persona del fracaso de su matrimonio (y no es ni Carlos ni Camilla)

Aunque siempre hemos pensado que el romance entre el príncipe y la duquesa de Cornualles fue el detonante de la ruptura, Diana tenía otra persona en mente

Foto: Diana y Carlos. (EFE)
Diana y Carlos. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La historia de la ruptura de Lady Di y el príncipe Carlos se ha contado hasta la saciedad: que si hubo terceras personas, que si en realidad el príncipe nunca quiso casarse con Diana Spencer, que si todo fue un poco forzado para ahuyentar el fantasma de la soltería del heredero…

Pero la historia, muchas veces con el paso del tiempo, acaba modificándose e incluso reescribiéndose. ¿Y si dijéramos que la princesa del pueblo tenía otra persona en mente cuando pensaba en el culpable de su fracasado matrimonio? No, no era Carlos y tampoco Camilla, ni siquiera Isabel II, que nunca fue muy de su devoción. ¿Quién entonces? Va una pista: alguien de su círculo familiar más íntimo y cercano.

Diana de Gales, en una imagen de archivo. (Cordon Press)
Diana de Gales, en una imagen de archivo. (Cordon Press)

Según publica el diario británico 'The Express', dos personas muy próximas a Diana corroboran una misma teoría fraguada en distintas conversaciones mantenidas con la madre de los príncipes Harry y Guillermo. La doctora Lily Hua Yu, acupunturista y herbolaria, y la astróloga Debbie Frank hablaron en varias ocasiones con Diana sobre la crisis conyugal que terminó con la separación y posterior divorcio real. Las dos mantienen que Diana culpaba a su madre, Frances Shand Kydd, de su fracaso matrimonial porque no tenía a nadie que la guiara en situaciones difíciles.

La pérdida y la decepción

Es sabido que los padres de Diana se separaron siendo ella aún una niña (tenía solo siete años) y su padre, John Spencer, obtuvo la custodia. La princesa de Gales sintió que su madre la había abandonado y arrastró ese dolor durante el resto de su vida.

“Ella me dijo que no le gustaba su madre y que pensaba que era alcohólica. Sintió que no tenía a nadie que la guiara cuando se enfrentaba a situaciones complicadas y que si hubiera tenido una buena madre, habría tenido un matrimonio exitoso”, comenta la experta en medicina oriental que trató a Diana en los últimos años de su vida.

La astróloga Debbie Frank avala esa misma línea de pensamiento y en una entrevista para el 'Daily Mail' comentaba: “Hablamos mucho sobre esa pérdida temprana porque su daño fue muy grande". Debbie también contaba que Diana fue al principio hostil con su madrastra Raine, aunque eso fue modificándose con el tiempo y acabó agradeciendo que ella cuidara de su padre.

Diana nunca superó la partida de su madre. “Incluso la última vez que la vi en julio antes de que ella muriera, me contó el momento en el que vio a su madre saliendo y metiendo sus cosas en el coche”.

Pero hay otro dolor que la princesa arrastró desde pequeña: el de la decepción. No la suya, sino la de sus padres: ella siempre tuvo la impresión de que en el fondo ellos querían un hijo varón. Su madre había dado a luz un niño que nació muerto: “Diana entendió que su madre probablemente tenía depresión posnatal y que la muerte del bebé influyó en todo lo que ocurrió después”, comenta Debbie. “Diana arrastraba la depresión de su madre sobre ese tema, el sentimiento de que el simple hecho de haber nacido niña era una gran frustración para ella”.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios