Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

El 'coser y cantar' de la infanta Elena: cañas, cafés y un hobby entre amigas

En un taller del barrio de Chamartín, la infanta Elena pasa muchas tardes recibiendo clases sobre uno de sus hobbies favoritos. Hemos hablado con alguna de sus compañeras

Foto: La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)

La llegada de la infanta Elena a sus clases de costura no alteran el horario cotidiano del resto de alumnas y clientas que acuden al club de Labores. Es una tienda taller en el barrio de Chamartín cuyo escaparate no llama la atención para el profano, mas allá de considerar el local como una mercería de nivel. Es de los pocos lugares donde se pueden adquirir telas Liberty que la dueña compra directamente en Londres.

[LEA MÁS: Carlos Felipe o el 'efecto infanta Elena': el daño colateral derivado de Magdalena]

Es un sitio de referencia en el mundo de este tipo de manualidades y es el que eligió hace un par de años la hermana de Felipe VI para aprender y entretenerse cosiendo o haciendo punto. Mas de una amiga ha recibido como obsequio, un jersey de primera puesta para sus bebes, camisitas de batista y faldones de plumeti.

Taller de costura al que acude la infanta Elena.
Taller de costura al que acude la infanta Elena.

Por cuestiones de trabajo y agenda no acude un día fijo ni es constante. "Lo mismo te la encuentras eligiendo telas que haciendo punto o cualquier otra actividad de las que se ofertan en el club", cuentan algunas de las señoras que han compartido clases con la duquesa de Lugo.

En alguna ocasión, después de la clase de la tarde o antes de que comenzara el horario se la podía ver tomando café o unas cañas con sus compañeras de curso. "Es divertida y al menos en apariencia se lo pasa bien. Nosotras no preguntamos nada y hablamos de cosas superficiales o de las labores que estamos haciendo. Normalmente estamos una hora", explican a Vanitatis.

Los escoltas se hacen invisibles y si no fuera por su altura pasaría totalmente desapercibida.

La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)

Cuando llega al club, la infanta pasa directamente al fondo del local donde se imparten las clases.En la parte delantera se encuentra la tienda propiamente dicha que suele estar llena de compradoras y que tampoco se percatan de su presencia.

Hay una primera sala más a la vista, con una mesa grande y sillas alrededor, donde se sientan las alumnas para hacer punto. La siguiente estancia es más grande y más resguardada en una especie de altillo con cristaleras. Allí es donde se realizan las labores de costura, corte y confección, patchwork, punto smock, punto de cruz, petit point...

La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Elena en una imagen de archivo. (EFE)

En esa zona es donde se instala la infanta Elena con sus amigas y donde recibe las clases de la dueña de este establecimiento que abrió por primera vez sus puertas hace veinticuatro años y ahora es una clásico tanto para aprender como para socializar.

[LEA MÁS: Victoria Federica lo dio todo: os mostramos cómo fue su "fiestón" de cumpleaños]

Este tipo de actividad no es nuevo para la duquesa de Lugo. Cuando se casó con Jaime de Marichalar, que trabajaba en París, la infanta se matriculó en un curso de alta cocina en el mítico Cordon Bleu. Una manera de entretenerse tras abandonar su trabajo como maestra de inglés en una guardería de Madrid. Después prefirió la hípica, que compagina con su trabajo en Mapfre.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios