La reina Letizia y su reencuentro con el pasado en el rastrillo de Nuevo Futuro
  1. Casas Reales
OPINIÓN

La reina Letizia y su reencuentro con el pasado en el rastrillo de Nuevo Futuro

Desde hace cincuenta y un años, el rastrillo de Nuevo Futuro es una de las propuestas prenavideñas en las que han estado presentes algunos de los miembros de los Borbón

Foto: La reina Letizia y su reencuentro con el pasado en el rastrillo de Nuevo Futuro
La reina Letizia y su reencuentro con el pasado en el rastrillo de Nuevo Futuro

Desde hace cincuenta y un años, el rastrillo de Nuevo Futuro es una las propuestas prenavideñas en las que han estado presentes algunos de los miembros de la familia Borbón. La duquesa de Badajoz es presidenta honorífica, su hija Simoneta regenta un puesto y hace las veces de anfitriona, la infanta Margarita acude a los almuerzos de Vista Alegre. Y aún hay más. El Rey emérito dona chaquetas, jerséis y corbatas, y doña Sofía mantiene en su agenda su recorrido por los puestos de Nuevo Futuro. Este ha sido el panorama presencial de los miembros más visibles de la familia de Felipe VI desde que Menchu Garralde y Rocío Falcó fundaron esta ONG que permite que niños sin hogar tengan un horizonte de vida.

[LEA MÁS. Las compras de Letizia y Sofía en el rastrillo: un vestido, un broche...]

La presencia de la reina Letizia nunca ha sido habitual. Ni en sus inicios profesionales como becaria en el periódico 'ABC', ni después en TVE para cubrir este tipo de información. Tampoco como ciudadana de a pie. La primera vez que hay constancia de su visita acompañando a la reina Sofía fue como Princesa de Asturias en noviembre de 2006. Repitió en 2006, en 2008, en 2009, otra vez en 2013 y la última este año.

La diferencia entre las visitas iniciales, en las que no se la veía a gusto, y la de la semana pasada como Reina titular ha sido muy grande. Esta vez doña Letizia y (no doña Sofía) era la protagonista y por lo tanto su paseo por los diferentes puestos también fue distinto al que hacía siempre la Reina emérita. En su caso, los periodistas podían seguir su recorrido sin puestos asignados de antemano, como sí ha sucedido con la consorte real, donde todo estaba más medido. De hecho, la apertura del rastrillo se adelantó una hora. De las 11 a las 10. La razón de la modificación horaria tenía que ver con la agenda institucional de doña Letizia, que después acudía al Museo del Prado con motivo del 200 aniversario de la pinacoteca. Doña Sofía permaneció en las instalaciones hasta las cuatro de la tarde.

La reina Letizia con doña Sofía, en el rastrillo Nuevo Futuro esta semana. (Limited Pictures)
La reina Letizia con doña Sofía, en el rastrillo Nuevo Futuro esta semana. (Limited Pictures)

“Qué pena que no se haya podido quedar más. A ver si viene otro día con las niñas y se queda a comer”, comentaban un tanto decepcionadas muchas de las personas que trabajan en Nuevo Futuro, aunque todos encantados de la repercusión mediática.

Sin la infanta Pilar

El cambio horario hizo que doña Pilar no pudiera estar presente en el 'debut' de su sobrina política. Su estado físico es estable, pero no lo suficiente para madrugar. Ella misma lo contaba en la presentación: “Hay días buenos y otros peores”. El martes pasado debió ser regular y fue Simoneta Gómez-Acebo la que ejerció de anfitriona junto a la presidenta, Pina Sánchez Errazuriz.

Este reencuentro con el pasado de la reina Letizia ha sido llamativo. Su ausencia, y por lo tanto la falta de apoyo presencial durante estos últimos años, llamaba la atención. Y más cuando Nuevo Futuro tiene como fin dar estabilidad a niños sin familia o con esta desestructurada. Las razones para que doña Letizia evitara la visita solo ella las sabe. Pero hay versiones que se podrían acercar a la realidad.

Doña Sofía y Doña Letizia, en el rastrillo en 2009. (EFE)
Doña Sofía y Doña Letizia, en el rastrillo en 2009. (EFE)

Una de ellas tendría que ver con la falta de sintonía con la familia política. De hecho, la Reina no ha participado en las reuniones de cumpleaños de los primos Gómez-Acebo ni en los de la infanta Pilar. Felipe VI ha acudido solo. Y en el rastrillo suelen estar presentes. La enfermedad de doña Pilar puede haber influido a la hora de que doña Letizia volviera a esta cita navideña.

Otra cuestión podría ser la falta de información que le llegaba a la Reina sobre lo que representa el rastrillo. Durante años, la imagen de esta almoneda era la de señoras de alta cuna ejerciendo durante unos días de vendedoras y camareras. Quizá ignoraba que por los hogares de Nuevo Futuro en estos cincuenta y un años han pasado cerca de quince mil niños a los que se les ha ofrecido un porvenir.

El caso es que este reencuentro con su pasado ha servido para cambiar la opinión de muchas de las personas que trabajan en la ONG, que consideraban que su invisibilidad no favorecía su imagen.

Infanta Pilar