Logo El Confidencial
según un documental

Juegos de mesa y martinis para Isabel II: así celebra la Navidad la familia real británica

Un programa televisivo ha desvelado algunos de los secretos de la Nochebuena y la Navidad de los Windsor. Estos son algunos de esos detalles

Foto: La familia real británica, en el día de Navidad de 2018. (EFE)
La familia real británica, en el día de Navidad de 2018. (EFE)

Noche de paz, noche de amor... también para los royal. Cada año, los Windsor se trasladan a Sandringham con el objetivo de pasar allí la Nochebuena y la Navidad, alejados del bullicio y de las miradas indiscretas. Este domingo, la emisión de un documental titulado 'Sandringham: The Queen at Christmas' ha revelado muchos de los secretos de la familia real británica en esos días de paz y amor.

Por ejemplo, los fuertes cócteles que suele preparar Felipe de Edimburgo o unos juegos de mesa en los que la competencia entre los miembros de la familia es feroz. Se cuenta que el propio príncipe Andrés dice que no juegan al Monopoly porque el juego acabaría siendo demasiado cruel. Ese y otros detalles dan para un capítulo completo de 'The Crown', esa serie en la que no es difícil ver a los Windsor ficticios reunidos frente al televisor. En la Nochebuena real de los Windsor, todo empieza cuando llegan a la finca situada en Norfolk la misma víspera de Navidad. A las 19:30 horas, con regia puntualidad británica, el duque de Edimburgo sirve unas bebidas para inaugurar oficialmente la cena.

El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)
El duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)

Uno de los detalles más sorprendentes de esas bebidas es que a Isabel II le suele gustar el martini mientras que la mayoría de sus familiares optan por el champán. "No son grandes bebedores, pero las bebidas suelen ser fuertes", revela en el programa la experta real Ingrid Seward. Tras las bebidas llega la comida: los Windsor degluten unos seis platos de un menú que, inexplicablemente, es presentado en francés.

"Nadie se acuesta antes que la reina y, por supuesto, cuando la princesa Margarita estaba viva, nadie se acostaba antes que ella tampoco. Eso quiere decir que les dan las dos o las tres de la mañana", concluye Seward. ¿Y qué hace la familia real británica en todas esas horas? Tocan el piano, cantan y comparten regalos, una tradición iniciada por el príncipe Alberto, marido de la reina Victoria.

La reina, acompañada del príncipe Carlos, Camilla, Guillermo y Kate Middleton. (Reuters)
La reina, acompañada del príncipe Carlos, Camilla, Guillermo y Kate Middleton. (Reuters)

Por supuesto, los regalos han de ser "cuanto más absurdos mejor", lo cual divierte mucho a la soberana. Entre esos presentes se cuentan un pez cómico llamado Big Mouth Billie Bass, un delantal para fregar platos o algún que otro peine. De hecho, ese fue el regalo del príncipe Harry a su hermano cuando este empezó a perder pelo. Una de las que no acertó con su presente fue la siempre aislada Diana de Gales. Según el programa televisivo, la recordada Lady Di ignoraba el tono burlesco de la tradición cuando empezó a formar parte de la familia. A principios de los 80, le regaló un jersey de cachemir a la princesa Ana. A cambio, ella recibió un rollo de papel higiénico perfectamente envuelto.

Diana de Gales. (Reuters)
Diana de Gales. (Reuters)

Tras la cena de Nochebuena, la familia al completo madruga para acudir a misa. Tras ese acto público, vuelven a la calidez del hogar y disfrutan de una gran comida. También de algún otro juego sobre personajes famosos. En el documental también se asegura que la imitación que Isabel II hizo de Margaret Thatcher un año fue especialmente memorable. Después llega una agradable cena con puré de patatas y mantequilla, tocino rallado o coles de Bruselas.

En definitiva, el documental pretende mostrar que los Windsor también juegan, ríen y confraternizan tras el estricto protocolo real. Casualidades de la televisión, la emisión del programa ha coincidido con la llegada a Netflix de la tercera temporada de 'The Crown'. Uno de sus capítulos muestra cómo la familia real británica se equivoca al aceptar el rodaje de un programa sobre su día a día que acaba ofendiendo a la población. ¿Ocurrirá lo mismo con este inofensivo documental? ¿Son los Windsor tan cálidos como se dice?

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios