Logo El Confidencial
CASA REAL DE MARRUECOS

Lalla Zineb, la princesa marroquí que osó romper el aislamiento de Lalla Salma

La exesposa del rey Mohamed VI recibió en Marrakech las visitas de una prima del rey y de la jequesa Mozza de Qatar

Foto: Lalla Salma, en una imagen de archivo. (Reuters)
Lalla Salma, en una imagen de archivo. (Reuters)

Los guardaespaldas impidieron a los transeúntes acercarse y tomar fotos con sus móviles, pero testigos presenciales y Goud, un diario digital marroquí, lo atestiguan: un miembro de la familia real marroquí se atrevió a exhibirse en público junto con la princesa Lalla Salma, de 41 años, la exesposa del rey Mohamed VI a la que el entorno del monarca ha dado la espalda.

¿Quién ha sido esa valiente que la acompañó el jueves pasado a Lalla Salma al museo Dar el Bacha de Marrakech? La princesa Lalla Zineb, de 48 años, prima hermana de Mohamed VI, a la que acompañó su marido, el empresario Mohamed Benslimane. Lalla Salma ha pasado la Nochevieja en Marrakech junto a sus dos hijos, el príncipe heredero Moulay Hassan, que estudia el bachillerato en esa ciudad, y la princesa Lalla Khadija.

Lalla Salma y Mohamed VI en una imagen de archivo. (Getty)
Lalla Salma y Mohamed VI en una imagen de archivo. (Getty)

Cuando, finales del invierno de 2018, una misteriosa publicación digital marroquí, 'Le Crapouillot Marocain', arremetió contra Lalla Salma preparando a las elites marroquíes para el anuncio del divorcio, cuya exclusiva dio la revista 'Hola', Lalla Zineb se mostró disconforme, según fuentes conocedoras de la familia real alauí. Cuando se consumó el divorcio, en marzo de 2018, la prima del rey se esforzó en mantener el contacto con la princesa lo que fue mal visto por las hermanas del monarca enfrentadas con Lalla Salma.

La conexión española

La relación entre ambas princesas fue buena desde el primer momento y se unieron incluso para trabajar juntas en el ámbito social. En mayo de 2013 la Fundación Lalla Salma de lucha contra el cáncer, que entonces dirigía la que aún era esposa del monarca, y la Liga Marroquí de Protección de la Infancia (LMPI), que preside Lalla Zineb, firmaron un acuerdo de colaboración.

 Lalla Zineb. (maroc.ma)
Lalla Zineb. (maroc.ma)

Lalla Zineb es hija de Moulay Abdalá, hermano del rey Hassan II, padre de Mohamed VI. Nació en Rabat en 1971 y tuvo, de pequeña, una cuidadora abulense, Celsa Hernández, que le enseñó el español. Más tarde estudió Administración de Empresas en la Universidad Mohamed V de Rabat.

Un puñado de españoles guarda un emocionado recuerdo de Lalla Zineb. Con la llegada al gobierno de Marruecos de los islamistas moderados del Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD), en enero de 2012, se paralizó la concesión de kafalas (versión islámica de la adopción) de niños marroquíes a extranjeros, entre ellos un buen número de españoles. Mustafá Ramid, el islamista que se hizo cargo de la cartera de Justicia, envió una circular a los fiscales instándoles a oponerse a las adopciones de no residentes en Marruecos y estos se doblegaron.

Fue entonces cuando Lalla Zineb decidió intervenir en su calidad de presidenta de la Liga Marroquí de Protección de la Infancia. Con la autoridad que le otorga pertenecer a la familia real, se presentó en los juzgados para hablar con los fiscales, llamó incluso a algunos a sus casas. Refrendó ante los magistrados la honorabilidad de las familias que esperaban adoptar y a las que con frecuencia conocía por haberlas visto en el Lalla Mariam, el principal orfanato de Rabat. “No les pidió que se saltaran la ley, pero les urgió a que no demorasen más las sentencias”, recordaba une fuente que siguió de cerca su labor.

Batallas sociales y políticas

Lalla Zineb también irrumpió en algunas comisarías de policía para meterles prisa en la elaboración de los informes de moralidad de los adoptantes. Cuando visitaba una de ellas le sonó el teléfono móvil y al descolgar escuchó las siguientes palabras: “Me han dicho que no paras de hacer gestiones”. Era su primo, el rey, que mostró interés por la frenética actividad de la princesa. “Tenemos un problema y hay que resolverlo”, le contestó Lalla Zineb. Y, efectivamente, lo solucionó para todos aquellos que estaban en espera aunque desde entonces la adopción para extranjeros ha quedado prácticamente cerrada en Marruecos.

Si Lalla Zineb libra batallas sociales a favor de la infancia, su hermano mayor, el príncipe Moulay Hicham, de 55 años, libra otras peleas más políticas a favor de que Marruecos ponga rumbo hacia una auténtica monarquía constitucional. Por algo en su país le han puesto el apodo de 'príncipe rojo'. Su mala relación con su primo, Mohamed VI, con el que no se habla, y con su entorno, le ha llevado a auto exiliarse en Boston.

Lalla Zineb no fue la única visita que Lalla Salma recibió en Marrakech con motivo de las fiestas de fin de año. También se desplazó hasta allí la jequesa Mozza bint Nasser al-Missned, madre del emir de Qatar. Tras el anuncio del divorcio, la jequesa Mozza trató varias veces de hablar por teléfono con la exesposa del rey, pero se le respondía que no estaba disponible. Por fin ahora sí lo está y recibe incluso a huéspedes con los que se pasea por la ciudad más turística de Marruecos.

Curiosamente fue también en Marrakech la ciudad elegida por Mohamed VI para pasar la Nochevieja. Un selfie con el rey subido a las redes sociales por el cantante marroquí Rhany Kabbaj atestigua de ello. El soberano regresó a Marruecos poco antes de fin de año después de haber pasado dos semanas de vacaciones entre París y en el castillo de Betz, perteneciente a la familia real y situado a unos 70 kilómetros al noreste de la capital francesa.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios