Logo El Confidencial
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

Horrach y Campos, los fiscales que han puesto en jaque a la monarquía española

La justicia ha puesto su foco de nuevo en la familia real española. Parece que Felipe VI no puede respirar tranquilo

Foto: El rey Juan Carlos de espaldas. (EFE)
El rey Juan Carlos de espaldas. (EFE)

La justicia ha puesto su foco de nuevo en la familia real española. Parece que Felipe VI no puede respirar tranquilo, pues ahora que todo parecía ya solucionado con el caso Nóos, con Urdangarin cumpliendo condena en la cárcel de Brieva, ahora es su padre, el rey Juan Carlos, el que será investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo por las supuestas comisiones ilegales del AVE de La Meca.

El fiscal encargado de llevar este caso es Juan Ignacio Campos, quien tiene un perfil mucho más discreto que el otro fiscal relacionado con la familia real, Pedro Horrach, artífice de la investigación judicial abierta a Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina. Estos dos hombres han tenido un papel fundamental en el futuro de los Borbón, Horrach con éxito, a Campos todavía no sabemos cómo le irá.

Jose Ignacio Campos, nacido en Ciudad Real hace 69 años, ha asegurado a su entorno, según 'El País', que para él este caso se trata de un "marrón" pero que se lo tomará como "uno más". Coordina desde hace ocho años el área de delitos económicos y ha particpado en casos tan mediáticos como el Malaya o el de Terra Mítica.

Isabel Rodríguez, mujer de Campos. (EFE)
Isabel Rodríguez, mujer de Campos. (EFE)

Campos contará con el apoyo indiscutible de su mujer, la también fiscal del Tribunal Supremo Isabel Rodríguez, encargada del recurso de casación de la Manada. Nacida en el País Vasco, en San Sebastián, e hija de un guardia civil, ha forjado su carrera entre su ciudad natal y Madrid, donde se trasladó tras sufrir amenazas del entorno etarra.

El fiscal celebrity

Por su parte, Pedro Horrach estuvo en el punto de mira de los medios cuando comenzó el juicio por el caso Noos, que llevó a la infanta Cristina al banquillo. Lo curioso de este proceso es que era él, fiscal anticorrupción en aquel momento, el que estaba en contra de imputar a la hija del rey Juan Carlos, mientras que era el juez Castro quien sí defendió que estuviera entre los investigados en la causa.

Horrach y su mujer, en la portada de un diario.
Horrach y su mujer, en la portada de un diario.

Siempre defendió que su decisión era libre, sin que hubiera recibido presiones ni del Ministerio ni de la Casa Real. No tuvo la misma consideración con otros que se sentaron frente a él, como Jaume Matas, expresidente balear, con el que fue implacable, llegando a tener varios encontronazos con el fiscal superior de Baleares.

El mismo fiscal volvía a estar en el disparadero de los medios de comunicación unos años después, cuando dejaba la Fiscalía para retomar su carrera como abogado penalista, una decisión en la que sus compañeros de profesión vieron un grave conflicto de ética, ya que tomó casos de acusados a los que él mismo había investigado.

Y otra de las decisiones que ha tomado en su vida y que más dio que hablar fue el posado que ofreció a los medios de comunicación en las Navidades de 2014, al más puro estilo Isabel Preysler. Junto a su esposa, la funcionaria Ana Zacher, enseño su ático y una faceta desconocida en un intento de defender su posición con respecto a la infanta Cristina en el caso Nóos. Un gesto inusual en una persona con el papel que desempeñaba en aquel entonces. Padre de una hija, es amante del deporte, de los viajes largos, de las caminatas matutinas –una costumbre diaria en su rutina-, aficionado al rock y a las motos, y con dos vicios confesados: el tabaco y el café.

Pedro Horrach. (EFE)
Pedro Horrach. (EFE)

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios