Logo El Confidencial
UNA APUESTA SEGURA

Felipe VI y su relación con los coches: de su nueva joya de la corona al más modesto

El pasado lunes se vio por primera vez el Mercedes-Benz Clase S valorado en 550.000 euros que Hacienda adquirió en septiembre del año pasado para que lo usen los Reyes

Foto: El rey Felipe VI, en una imagen de archivo. (EFE)
El rey Felipe VI, en una imagen de archivo. (EFE)

Nueve meses hemos tardado en ver el coche que el Ministerio de Hacienda compró mediante licitación y por un valor de 454.000 euros para los reyes Felipe y Letizia, que lo utilizaban para su visita a Sevilla el pasado lunes, lo que ha avivado nuevamente la polémica de su elevado coste en algunos medios de comunicación y en redes sociales. Estamos hablando de un espectacular y, sobre todo, muy seguro Mercedes-Maybach S600 Guard, que si le sumamos los impuestos alcanza la suma de 550.000€, tal cual quedó reflejado en el BOE el 19 de septiembre del año pasado.

Cuando el Ministerio anunciaba la licitación en julio del año pasado, por vía de urgencia y en secreto, se refería al vehículo que querían adquirir como "blindado de alta representación", y siempre ha quedado muy claro que es propiedad del Parque Móvil del Estado, aunque en algunos casos se haya llegado a interpretaciones erróneas que afirman que se trata de un regalo de Hacienda a Felipe y Letizia. Eso sí, hay que subrayar que su uso está reservado a los inquilinos del palacio de la Zarzuela, aunque también se podría poner a disposición de mandatarios y jefes de Estado de visita en nuestro país. Precisamente desde Zarzuela destacaban entonces que no se había incorporado ningún vehículo blindado a la flota de Casa Real desde 2008 y que el nuevo sustituiría a uno de los dos Mercedes blindados que usaba la familia real desde 1988, porque ambos habían superado ya los 250.000 kilómetros.

Mercedes-Maybach S600 Guard.
Mercedes-Maybach S600 Guard.

El Parque Móvil del Estado pone a disposición de la Casa Real en la actualidad algo más de 40 vehículos y unos 60 conductores. Unas cifras sensiblemente inferiores a las de la anterior jefatura del Estado. Aun así, antes de la llegada al trono de Felipe VI, en 2013, se había reducido la flota ostensiblemente, porque llegaron a disponer de 72 coches y pasaron a ser 45, una cifra similar a la que siguen manteniendo en la actualidad. Los 27 que se suprimieron, en lo que fue interpretado como un gesto de austeridad por parte de la institución, volvieron al Parque Móvil del Estado y también se prescindió de siete conductores, bajaron de 68 a 61.

En la propia Casa Real nos remiten a los datos públicos disponibles y al Parque Móvil cuando les preguntamos a propósito del 'garaje' de la Casa Real, sobre el que siempre ha sido complicado hacer un inventario exhaustivo, no solo por los ya mencionados vehículos que son propiedad del Estado, sino por los regalos o los convenios con marcas como Audi o Lexus. En diciembre de 2014, sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar con una monarquía dispuesta a ser más ejemplar y a seguir unos preceptos más estrictos, y se estableció que "no aceptarán para sí regalos que superen los usos habituales, sociales o de cortesía, ni favores o servicios en condiciones ventajosas que puedan condicionar el desarrollo de sus funciones".

Los Ferraris del rey Juan Carlos que subastó Hacienda en 2015. (EFE)
Los Ferraris del rey Juan Carlos que subastó Hacienda en 2015. (EFE)

Como ejemplo de los obsequios que ahora no están permitidos debemos recordar que el rey Juan Carlos I había recibido de Emiratos Árabes Unidos dos Ferraris, que cedió a Patrimonio Nacional y por los que Hacienda recaudó casi 450.000 euros en una subasta. Parte de un parque móvil al que solo la familia podía tener acceso, aunque en términos estrictos no eran los propietarios de los vehículos, al igual que le ocurre a su hijo con el recién estrenado Mercedes de alta gama.

La relación de Felipe VI no ha sido ni mucho menos parecida a la de su padre, que tuvo un accidente de tráfico en 1990 en Baqueira-Beret con su hija Cristina de copiloto, en un Porsche 959, regalo de Javier de la Rosa y nueve empresarios más, uno de sus coches más preciados y que en su momento suscitó enormes críticas. Su hijo, por el contrario, ha optado por modelos más discretos. Los cronistas nos retratan el primer contacto con el mundo del motor en un kart que le regaló la Escudería Universitaria de Barcelona antes de que recibiera la primera comunión, con el que se divertía en el exterior del palacio de la Zarzuela.

El rey Felipe, en la fábrica de Seat de Martorell en 2014. (EFE)
El rey Felipe, en la fábrica de Seat de Martorell en 2014. (EFE)

Tendríamos que esperar a los 18 años para que su padre le regalara en enero de 1986 el que ha sido posiblemente el coche más modesto que ha conducido hasta la fecha, un Seat Ibiza 1.5, un utilitario que forma parte de la colección de Coches Históricos de Seat y que el propio monarca volvió a ver, una vez sometido a un proceso de restauración, en una visita a la fábrica de Martorell en 2014.

Entre 1986 y 1988, también se pudo ver al ahora rey Felipe otro de sus coches favoritos, un Volvo 480 ES Coupé, con el que estuvo disfrutando de las vacaciones estivales en Mallorca (en 2017, el portal de subastas Catawiki lo ponía a la venta con 155.000 kilómetros, entre 21.000 y 23.000 euros). A lo largo de los años se le fue fotografiando con otros vehículos, algunos de ellos en régimen de alquiler, y desde que iniciara su relación con Letizia Ortiz, ahora Reina de España, ha conducido un BMW Serie 7, un Mercedes Clase S, un Ford C-Max, un Seat León ST, un Seat Alhambra... Y han sido precisamente las pruebas gráficas las que nos han permitido esbozar un retrato más preciso de la relación de don Felipe con los coches.

El rey Felipe, en una de las imágenes de su 50 cumpleaños, en uno de sus Audis. (EFE)
El rey Felipe, en una de las imágenes de su 50 cumpleaños, en uno de sus Audis. (EFE)

En los últimos años se ha visto a la familia real (los Reyes y sus dos hijas) en diversas ocasiones con un Lexus RX450h, un híbrido en contrato de renting hasta 2020 (está por verse si renovarán o no), y tienen otros dos Audis, un RS6 Avant, desde 2005, y un Audi A8, desde 2015, este segundo de un precio más modesto, pues ambos oscilan entre los 132.000 y los 80.000 euros.

No podemos acabar este recorrido sin recordar la colección de coches antiguos que se encuentra en la Sala Histórica de la Guardia Real en El Pardo. Se puede visitar con cita previa. Además, la Casa Real dispone de otras dos cocheras, una en Zarzuela y otra en el Palacio Real, donde pernoctan vehículos como un Rolls-Royce Phantom IV, de 1952, que perteneció a la familia y es un modelo casi único en Europa. Por eso se reserva para ocasiones muy especiales, como la proclamación de Felipe VI.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios