Logo El Confidencial
CASAS REALES

Filiberto de Saboya o cuando reyes sin trono y su descendencia se aferran al poder

Filiberto de Saboya, nieto del último rey de Italia, crea un movimiento político. Otros han intentado entrar en política, como Nicolás de Grecia. Simeón de Bulgaria lo logró

Foto: Emanuele Filiberto de Saboya pone un camión de comida con los sabores de Italia. (EFE)
Emanuele Filiberto de Saboya pone un camión de comida con los sabores de Italia. (EFE)

Cuando uno toca el poder, es muy difícil abandonarlo. Queda claro en la clase política, que suele aferrarse a los cargos. Hay tratados filosóficos sobre el asunto. Así que a nadie debería extrañarle que antiguos reyes -exiliados, depuestos- y sus descendientes busquen retomar aquellas dosis de poder de las que disfrutaron sus antecesores. El caso más reciente es el de Filiberto de Saboya, nieto del último rey de Italia, un personaje famoso tanto en las páginas color salmón como en las de color rosa por sus idas y venidas empresariales y personales. Conocido en Italia como el ‘príncipe de la pasta’ por sus negocios de food trucks, ha vuelto ahora a la actualidad al anunciar que quiere tener un papel activo en la política de su país.

LEA MÁS: Filiberto de Saboya recibe el alta tras ser operado de un cáncer

“Si la política no es capaz de imaginar el futuro de un país, el nuestro, debemos ocuparnos todos nosotros”, dijo en un comunicado en su página web, algo a lo que dio forma después en una entrevista en el ‘Corriere della Sera’. "Es una idea que ha nacido con personas nuevas”, anunció en la citada entrevista. El príncipe se ha asociado con personalidades de la cultura y la economía de su país, como el rey del cachemir, Brunello Cucinelli, y el chef Michelin Davide Oldani. Además, cuenta con el apoyo del banquero y profesor universitario Ennio Doris y hasta con el sobrino del expresidente francés François Mitterrand, Frédéric Mitterrand.

Emanuel Filiberto de Saboya y Clotilde Coureau. (Getty)
Emanuel Filiberto de Saboya y Clotilde Coureau. (Getty)

Experto en moverse en los medios y dar titulares, el heredero no ha querido concretar si se presentará a las elecciones con su nuevo movimiento o si se quedará en un think tank de famosos. “Si Realtà Italia, el nombre de mi nueva asociación, será en un futuro un movimiento político o se quedará como un movimiento para las ideas, no lo sé. Pero si debe terminar en política, que sea”.

Una vida convertida en show

Emanuele Filiberto Umberto Reza Ciro René Maria de Saboya es príncipe de Venecia y de Piamonte, títulos más simbólicos que otra cosa en un país republicano desde los tiempos de su abuelo, Humberto II de Italia, que reinó apenas 33 días en el convulso 1945. Desde entonces, su familia ha vivido muchos años en el exilio, con la prohibición expresa de volver al país y Filiberto se crió en Suiza. En 2002 se cambió la ley italiana y el heredero pudo volver a su país, donde su figura se ha convertido en un show en sí misma.

Exiliado, noble, empresario, jurado en concursos de la televisión, personaje rosa por excelencia… Filiberto de Saboya se ha acercado a la política en varias ocasiones en su vida, incluso intentó ser eurodiputado una vez. Esta es su propuesta más firme hasta la fecha. Y no es el único royal europeo que pretende o ha pretendido volver a amasar cierto poder después de perderlo todo.

Nicolás de Grecia, la noche antes de su boda. (Getty)
Nicolás de Grecia, la noche antes de su boda. (Getty)

El príncipe Nicolás de Grecia (otro título simbólico) apareció en la prensa de su país por sus intenciones de entrar en política. Según el periódico griego de derechas 'Parapolitika', el hijo de Constantino quiso entrar en la agitada escena política helena y preparó incluso el lanzamiento de partido político en 2013. Nicolás de Grecia está afincado en Atenas desde ese año, después de casarse con Tatiana Blatnik en 2010, en Grecia, con asistencia de la plana mayor de los royals europeos, todos entroncados. En 2013, descartó finalmente entrar en política y se convirtió en voluntario en Symplefsi, una ONG que da ayuda sanitaria a los habitantes de las islas más remotas del Egeo.

LEA MÁS: Nicolás de Grecia y Tatiana Blatnik, aniversario de bodas

El primo de Felipe VI contó, en una entrevista a Martín Bianchi en ‘ABC’, cuál era la labor de la ONG con la que trabaja. “Llevamos médicos a islas remotas del mar Egeo que no tienen acceso a los servicios sanitarios. Llevamos a especialistas de todo tipo y ofrecemos atención gratuita a todos los habitantes. Mucha de esa gente no tiene dinero para ir a un médico, es muy caro, y más en estas circunstancias. Por otro lado, hablamos con las autoridades locales y estudiamos otro tipo de necesidades. A veces piden cosas sencillas, como papel para la fotocopiadora o juegos para los niños. En ocasiones son cosas más difíciles. Intentamos captar a empresas privadas para que nos ayuden”.

Simeón de Bulgaria, el caso más sólido

El caso más sólido es el de Simeón de Bulgaria, quien reinó como Simeón II con nueve años. En 1946, tras un referéndum en el que ganó el republicanismo con el 96% de los votos, parte de su familia fue ejecutada y el resto abandonó el país. Pero Simeón de Sajonia-Coburgo-Gotha, que nunca llegó a firmar los documentos de su abdicación, volvió y llegó a convertirse en primer ministro por su partido, el Movimiento Nacional Simeón, de 1996 hasta 2005.

Simeón de Bulgaria. (Getty)
Simeón de Bulgaria. (Getty)

Su influencia política se mantiene: reside en Bulgaria, tiene su propia oficina, agenda con actos públicos de diferente calado, recibe a delegaciones extranjeras, líderes espirituales y personas que quieren invertir en el país. También ha escrito un libro. Se ha convertido en una especie de gran diplomático de Bulgaria.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios