Logo El Confidencial
en un gran momento

Nicolás de Grecia y su mujer: ocho años casados, sin hijos y unidos por dos pasiones

Acaba de inaugurar la exposición 'Celestial Coreography' en Copenhague, en la que ha estado muy involucrada su mujer, Tatiana Blatnik

Foto:  Nicolás y Tatiana, en Atenas. (Instagram)
Nicolás y Tatiana, en Atenas. (Instagram)

Era una afición que llevaba más o menos oculta. Lo sabía su entorno y poca gente más. Sin embargo, el pasado mes de junio convirtió en algo profesional lo que hasta entonces había sido un hobby. Nicolás de Grecia elegía Australia como destino de su primera muestra: "Phos: un viaje a la luz". En el Museo Helénico de Melbourne se expusieron hasta el 28 de julio estas imágenes que para él tenián el alcance de una 'experiencia espiritual".

Ahora el sobrino de la reina Sofía y su mujer, Tatiana Blatnik, han viajado hasta Copenhague para estrenar la exposición 'Celestial Coreography" ('Coreografía celestial'), en la que ella misma ha estado muy involucrada, como ha demostrado en las redes sociales, pues tanto ella como su marido han estado pendientes hasta de los más pequeños detalles para que todo saliera perfecto el día de la inauguración. En la exposición podemos ver impresionantes imágenes del cielo griego tomadas por su marido, que se muestran en Rundetarn, uno de los más emblemáticos edificios de la capital danesa. Ni que decir tiene que estas fotografías ya habían sido expuestas antes en Atenas, el pasado mes de diciembre.

Se da la circunstancia que en esta nueva iniciativa artística confluyen dos de las grandes pasiones del matrimonio: la fotografía y Grecia. En efecto, Nicolás es de los hijos de Constantino de Grecia y Ana María de Dinamarca el que más vinculado está a sus raíces helenas y también el que más inclinación ha mostrado por un trabajo creativo de estas características.

Por ese motivo, ambos se han instalado en Atenas (viven allí desde 2013), donde llevan una vida más discreta y de perfil bajo que, por ejemplo, Pablo de Grecia y Marie-Chantal Miller, mucho más acostumbrados al foco mediático que ellos y a ponerse en primer plano.

Tatiana, que es venezolana de nacimiento, se mudó a los cuatro años a Suiza, y ha tenido una vida muy cosmopolita, aunque Grecia para ella se ha convertido en su lugar en el mundo. Dejó aparcada su carrera en Londres, donde trabajaba como asesora de relaciones públicas de la diseñadora Diane von Fürstenberg, y se instaló en Grecia, en un momento muy delicado por el país, terriblemente golpeado por la crisis económica. De alguna manera seguía los pasos de su suegra, hermana menor de la reina Margarita de Dinamarca. Ambas abrazaron una tierra a la que adoran.

Aún así, Tatiana no se ha olvidado del país en el que pasó su infancia. Hace unos días publicaba en su perfil de Instagram una llamada a que dejaran entrar la ayuda humanitaria y animaba a la gente a que viera el concierto benéfico que se celebró con este fin en Colombia.

[LEE MÁS. Miguel Bosé, Alejandro Sanz o Paulina Rubio: así vivieron el Venezuela Aid Live]

Además de contribuir con distintas causas solidarias en su país de adopción (sobre todo a través de la fundación Demos, que ayuda a los más desfavorecidos), ha publicado el libro 'El sabor de Grecia: recetas, cocina y cultura', en el que ha plasmado los conocimientos adquiridos después de haber recorrido su nueva patria en numerosos viajes.

Ocho años después de su boda, Pablo y Tatiana no son padres todavía. La pareja está enamoradísima y así lo dejaba de manifiesto en una entrevista concedida a CNN el príncipe: "Muchas veces cuando me levanto por la mañana miro por la ventana y me pellizco para decir lo feliz que estoy por estar aquí con Tatiana. Mi ambición de toda la vida fue mudarme aquí". Declaraciones de las que podemos inferir que muchos de sus sueños ya se han hecho realidad...

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios