El vestido de novia de Beatriz de York, una esperanza económica para Isabel II
  1. Casas Reales
EXPUESTO AL PÚBLICO

El vestido de novia de Beatriz de York, una esperanza económica para Isabel II

Con la caída del turismo por el coronavirus, el órgano que administra las propiedades de la reina confía en la exposición con el vestido de novia de la princesa para levantar los números

placeholder Foto: La princesa Beatriz observa su vestido. (Reuters)
La princesa Beatriz observa su vestido. (Reuters)

Beatriz de York ha cumplido con una de las tradiciones más arraigadas en la familia Windsor, la de exponer su vestido de novia después de su boda. Así, a partir de este jueves abrirá la exposición en la que se podrá ver su atuendo nupcial, con el mencionado vestido, los zapatos y una réplica del ramo. Y la propia princesa ha querido ver de primera mano y antes que nadie la vitrina donde están ya expuestos, preparados para recibir visitas, en un reencuentro muy especial, ya que ha confesado que no lo había visto desde el día de la boda.

Sin quitarse la mascarilla y ataviada con un vestido de flores, Beatriz ha recorrido el recinto acompañada de la responsable de la exposición, quien ha comentado a los medios que la princesa estaba muy emocionada: "Estaba muy muy feliz. Hablamos de la historia del vestido, el uso que le dio la reina y los arreglos que hicieron para que se convirtiera en su vestido de novia". Además de lo que supone que sea su vestido de novia, el hecho de que hubiera pertenecido a Isabel II lo hace aún más especial para los futuros visitantes de la exposición.

placeholder La princesa Beatriz, observando su vestido de novia. (Reuters)
La princesa Beatriz, observando su vestido de novia. (Reuters)

Eso sí, hay un complemento del atuendo nupcial de Beatriz de York que no podrá verse en esta exposición. Hablamos de la tiara Fringe, la escogida por la princesa para su gran día y una de las más importantes en el joyero real de la familia, ya que la propia Isabel II la llevó en su boda, además de la princesa Ana para su primer enlace. Es también una de las piezas más valiosas, puesto que está realizada únicamente con diamantes que pertenecieron al rey Jorge III. Y por supuesto, cuando se supo que la tiara no iba a exponerse, no tardaron en desatarse las especulaciones sobre los motivos, apuntando algunos -quizá más por las ganas que por verdaderas sospechas- que podría deberse a que alguna dama de la familia la necesitara en las próximas semanas, lo que supondría que hay evento de gala a la vista.

Con tiara o no, lo cierto es que el vestido supone un poco de luz para Isabel II y se ha convertido en la gran esperanza para levantar sus finanzas, bastante mermadas este año. La caída estrepitosa del turismo y, por tanto, de las visitas a las diferentes propiedades de la reina abiertas al público han hecho que las cuentas estén en una situación crítica, con el resultado de muchos recortes de personal y despidos masivos. Así, la Royal Collection Trust, el organismo que gestiona los números y finanzas de estas propiedades, confía plenamente en que la exposición del vestido aumente el número de visitantes al castillo de Windsor, donde estará hasta el mes de noviembre.

placeholder Detalle del vestido de novia de Beatriz de York. (Reuters)
Detalle del vestido de novia de Beatriz de York. (Reuters)
Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Beatriz de York Isabel II
El redactor recomienda