Duque de Braganza: "Don Juan Carlos será recordado como un buen rey"
  1. Casas Reales
ENTREVISTA

Duque de Braganza: "Don Juan Carlos será recordado como un buen rey"

El aspirante al trono portugués considera que el monarca ha hecho una excelente labor, al igual que Felipe VI y la reina Letizia

placeholder Foto: El duque de Braganza. (Foto: Fundação Dom Manuel II)
El duque de Braganza. (Foto: Fundação Dom Manuel II)

Duarte Pio de Bragança, aspirante al trono portugués bajo el nombre de Duarte III, si es que algún día se reinstaurara la monarquía en Portugal, es una figura que goza de una enorme popularidad en nuestro país vecino y que en muchas ocasiones es protagonista de portadas en las revistas de crónica social. Lo fue en su boda con Isabel Inês de Castro Curvelo de Herédia, hace ya un cuarto de siglo, y con el nacimiento de cada uno de sus tres hijos, Afonso, Maria Francisca y Dinis, quienes han recibido desde la cuna una educación muy esmerada no solo para tener en cuenta el legado de sus ancestros, sino también para ser personas con un fuerte compromiso con una realidad repleta de desafíos como la actual.

Dom Duarte Pio cumplirá 76 años el próximo 15 de mayo y sigue trabajando con gran vitalidad en la Fundación Dom Manuel II, que recibe este nombre en memoria del último rey de Portugal y ha desplegado durante décadas una enorme actividad diplomática en diversos países africanos y asiáticos con un pasado colonial vinculado a su país, como Timor Oriental o Angola, o en Siria, un conflicto enquistado para el que sigue sin encontrarse respuestas ni soluciones. Con unos excelentes vínculos de afecto con la familia real española, el duque de Braganza es un enamorado de Galicia, a la que le une un momento clave en su biografía, algo que descubrirán ustedes dentro de unos párrafos...

PREGUNTA: ¿Cómo están pasando su familia y usted estos tiempos tan duros del coronavirus?

RESPUESTA: Desde el punto de vista de la salud, nos ha ido bien. Sin embargo, seguimos con preocupación las consecuencias y muertes que esta pandemia ha causado a tantos portugueses y en especial a los más desfavorecidos. Por otro lado, también miramos con aprensión la degradación de la situación económica de tantas empresas y personas que se encuentran en serias dificultades familiares y profesionales. La situación también es difícil para nuestra empresa familiar y para nuestra Fundación.

Un periodo como este nos obliga a tener un espíritu más cristiano y solidario. Creo que en este capítulo Portugal tiene la suerte de contar con varias instituciones de carácter social que funcionan muy bien y contribuyen de manera muy importante a apoyar a las personas que se encuentran en una situación más vulnerable. Este periodo también invita a la reflexión espiritual y cómo debemos enfrentar tantos desafíos. Con Dios encontramos la verdadera solución y el consuelo para superar todas estas privaciones y dificultades.

Hablamos mucho de estos temas con nuestros hijos, y tratamos de concienciarlos de la situación actual y que desarrollen y valoren sus talentos humanos y profesionales. Afonso, que terminó su curso de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales en la Universidad Católica, está realizando una pasantía en la Cámara de Comercio Luso-Americana. También realizó el curso y la formación, y hoy es bombero en la Real Asociación de Bomberos Voluntarios de Lisboa. Esta asociación de bomberos fue fundada por el Infante Dom Afonso, hermano de rey Dom Carlos.

Maria Francisca terminó su Curso de Comunicación en la Universidad Católica. Actualmente trabaja para una empresa de publicidad y relaciones públicas, está considerando comenzar una carrera como periodista y le gustaría dedicar tiempo a cooperar con Timor. Dinis estudia en una universidad belga. Como las clases se imparten actualmente a través de internet, está en nuestra casa con el resto de la familia.

placeholder Dom Duarte, con su mujer y sus tres hijos. (Foto: Fundação Dom Manuel II)
Dom Duarte, con su mujer y sus tres hijos. (Foto: Fundação Dom Manuel II)

P: ¿Han recibido sus hijos educación específica en relación con la histórica familia a la que pertenecen?

R: Nuestros hijos han sido educados para que se den cuenta de que, además de sus obligaciones normales para con Dios y la patria, tienen deberes especiales debido a su responsabilidad familiar. Isabel y yo estamos contentos con la forma en que se han desarrollado sus personalidades y cómo han cumplido con esas obligaciones.

P: Tengo entendido que su hijo Afonso es el que se más se parece a usted en su carácter, ¿estoy en lo cierto?

R: Sí, tenemos algunas similitudes. A Afonso le gustó mucho su experiencia militar y está muy interesado en la naturaleza, incluida la pesca y la caza, con un profundo respeto por la ecología. Esos intereses también los comparto, aunque yo nunca cacé en serio.

Realmente disfruté el periodo de cinco años cuando fui piloto en la Fuerza Aérea Portuguesa, sirviendo en la entonces Provincia Portuguesa de Ultramar de Angola en la lucha contra el terrorismo. En ese momento, las fuerzas de defensa portuguesas en este territorio estaban compuestas principalmente por angoleños y luchábamos contra tres movimientos armados: el MPLA, apoyado por la Unión Soviética; UNITA, apoyado por China, y el FNLA (Frente Nacional para la Liberación de Angola), financiado por instituciones norteamericanas. Mi papel como oficial piloto de la Fuerza Aérea Portuguesa fue brindar apoyo para el transporte y evacuación de los heridos. Mi especialidad era el pilotaje de helicópteros. En ese momento hice muchos amigos en todas las redes sociales angoleñas.

placeholder En Madrid, para asistir a la boda de los reyes Felipe y Letizia. (Cordon Press)
En Madrid, para asistir a la boda de los reyes Felipe y Letizia. (Cordon Press)

P: El 13 de mayo del año pasado celebró su 25 aniversario de boda. ¿Cuáles son a su entender las cualidades que han determinado que su matrimonio sea un éxito?

R: Nuestro secreto es que me ocupo de asuntos importantes, como cambiar el mundo, y mi esposa se ocupa de los más básicos, como decisiones sobre opciones familiares, gestión económica, etc -nos comenta en tono de broma-. Tras esta divertida respuesta, lo cierto es que nos comunicamos mucho entre nosotros. Nos asesoramos sobre los temas más diversos. Otro punto importante es que cuando uno de nosotros está molesto o enfadado, el otro no puede estarlo también. Nunca permitimos que ambos estemos irritados al mismo tiempo. También ha sido fundamental tener los mismos valores espirituales y el mismo sentido del deber ante Dios y la sociedad en la que vivimos.

P: Cuando usted conoció a Isabel, ¿qué le hizo pensar entonces que podría tratarse de la mujer con la que le gustaría compartir el resto de su vida?

R: Somos muy buenos amigos desde que Isabel tenía cinco años y nos conocimos en Angola. Un día, cuando fuimos en romería a Santiago de Compostela, nos dimos cuenta de que había opciones más interesantes que solo ser amigos. Y fue ese día cuando le pedí que se casara conmigo. Solo me respondió unos meses después, pero, en cualquier caso, el momento más importante fue esta peregrinación a Santiago.

P: De hecho, viaja usted con frecuencia a Galicia, ¿qué es lo que más le gusta de nuestro país?

R: He ido a Galicia más a menudo por los muchos amigos que tengo allí y también porque me fascina la cultura gallega, que está tan cerca de las raíces de la cultura portuguesa. Por otro lado, voy a Santiago de Compostela todos los años, donde el señor arzobispo recibe nuestra Real Orden de São Miguel da Ala. Y suelo ir a Sevilla, que también es una ciudad fascinante y donde me encanta ver a mis primos, los duques de Segorbe.

P: Mantiene usted una excelente relación con la familia real española, ¿cuál es su opinión del desempeño de los reyes Felipe y Letizia?

R: En situaciones especialmente difíciles y respetando todas las limitaciones que impone la Constitución española, los Reyes de España han hecho un trabajo absolutamente notable.

P: Estuvo usted en su boda, ¿qué recuerdos guarda de ese día?

R: Fue un acontecimiento de gran belleza y simbolismo. En cada época, los reyes simbolizaron los valores fundamentales de su tiempo. En la Edad Media, los reyes eran guerreros, en el Renacimiento promovieron el conocimiento científico y las artes, hoy simbolizan la defensa de la democracia. Me conmovió la ilusión con la que los madrileños y toda España siguieron este evento.

placeholder En la boda de Guillermo de Nassau y Borbón de Parma con la condesa belga Stéphanie de Lannoy. (EFE)
En la boda de Guillermo de Nassau y Borbón de Parma con la condesa belga Stéphanie de Lannoy. (EFE)

P: Usted ha hablado en diversas entevistas sobre la importancia de la 'ejemplaridad'. ¿Cree que nuestro rey Juan Carlos podrá recuperarse ante la opinión pública por los enormes problemas a los que está haciendo frente y ser recordado por su legado como monarca?

R: Sin duda, el rey Juan Carlos será recordado como un gran rey, un buen jefe de Estado que contribuyó mucho a la paz interna de España. A nivel internacional, especialmente en Hispanoamérica, ha contribuido mucho a reforzar el prestigio de España.

P: ¿Han cambiado sus dinámicas de trabajo durante este último año? ¿Cómo ha conseguido mantener sus actividades con las drásticas medidas de distanciamiento social y restricciones para viajar?

R: Lo más difícil ha sido no poder viajar dentro de Portugal y en los países en los que se me espera.

P: A lo largo de los años ha apoyado al Portugal más rural y ha visitado pequeños pueblos que habían sido en muchas ocasiones olvidados por los políticos. ¿Qué ha aprendido usted de esta gente a la que le ha dado voz?

R: Las poblaciones rurales representan la verdadera alma de los portugueses, de cada región de donde son, y mantienen una buena diversidad cultural, lo que hace interesante conocer sus diferencias. Probablemente somos la nación europea más antigua con fronteras establecidas, a pesar de nuestra homogeneidad, siguen existiendo pronunciaciones interesantes y diferencias culturales.

Lamentablemente, debido a las políticas de desarrollo equivocadas, los gobiernos republicanos concentraron excesivamente las actividades económicas, industrias y servicios en las ciudades de la costa. Y en todo caso, tienden a darle menos importancia a las regiones del interior porque hay menos votos en juego en las elecciones. No tenemos un sistema de autonomías como España, a excepción de los archipiélagos de Madeira y las Azores. Estas dos regiones han dado un muy buen ejemplo de gobernanza inteligente y, de hecho, son extraordinariamente hermosas.

placeholder En los actos de celebración de la boda de Alberto y Charlène de Mónaco. (EFE)
En los actos de celebración de la boda de Alberto y Charlène de Mónaco. (EFE)

P: Ha trabajado usted muy duro en la Fundación Dom Manuel II en cuestiones como la agricultura sostenible, ¿considera que preservar el medioambiente sigue siendo uno de los asuntos pendientes de la agenda política?

R: Hoy, afortunadamente, la gente se ha dado cuenta de la urgencia de proteger el medioambiente. Pero aún queda mucho por hacer. Estoy asociado desde los 15 años a la Liga para la Protección de la Naturaleza y, cuando me incorporé, el Gobierno de la Segunda República me consideraba un izquierdista y un sospechoso. Quienes lanzaron la lucha política por la protección del medioambiente y el desarrollo sostenible fueron los monárquicos, encabezados por el arquitecto Gonçalo Ribeiro Telles.

Ribeiro Telles, fallecido este año y honrado por el Gobierno y el presidente de la República, fue un 'profeta'. No se incorporó al Gobierno hasta 1975, ya en la actual Tercera República. Argumentó que un rey en la jefatura del Estado era la forma de organización política más respetuosa con el medioambiente, porque, de alguna manera, la primera organización política es la familia. La independencia de los grupos económicos y partidos políticos que representa el rey en todas las culturas también proporciona garantías para un equilibrio político nacional.

P: Ha tenido usted un importante papel diplomático en lugares como Timor, Indonesia y Siria. ¿Cuáles son a su juicio las cualidades que se requieren para llevar adelante una labor tan compleja como esta?

R: Contribuí a la solución del conflicto entre Angola y el antiguo protectorado portugués en Cabinda. Cuando el Gobierno revolucionario portugués en 1975 le dio la independencia a Angola, era parte de Cabinda. Toda la independencia se produjo sin consultar a sus poblaciones. Timor, que está cerca de las islas de Indonesia, se unió a Portugal en 1515, por iniciativa de los reyes de Timor, que lo formalizaron mediante un acuerdo. En cuanto a Timor, utilicé la misma técnica que había tenido éxito en la negociación entre Cabinda y Angola. Comencé entendiendo los motivos de ambas partes, demostrando públicamente que entendía sus razones y luego explicando que este conflicto solo podía resolverse mediante un acuerdo justo.

Por el lado de Indonesia, los líderes políticos, militares y servicios secretos entendieron que la comunidad internacional nunca aceptaría la anexión del territorio portugués por parte del país vecino, Indonesia, y que, por lo tanto, sería preferible devolver la libertad a los timorenses orientales de modo amigable. Afortunadamente, esto sucedió durante el Gobierno de la presidenta Megawati Sukarnoputri, y las excelentes relaciones entre los dos países aún se mantienen hoy. Por sugerencia del doctor José Ramos Horta, Premio Nobel de la Paz y en ese momento presidente de la República, el Parlamento timorense me otorgó su nacionalidad por voto unánime.

placeholder En uno de sus viajes de trabajo en Asia. (Foto: Fundação Dom Manuel II)
En uno de sus viajes de trabajo en Asia. (Foto: Fundação Dom Manuel II)

P: En 2016, el primer ministro Antonio Costa añadió al calendario de festivos navionales el Día de la Restauración de la Independencia. ¿Cómo se sintió con este reconocimiento?

R: Si la restauración de la independencia de Portugal no hubiera tenido lugar en 1640, la historia del mundo habría sido muy diferente. Si el Gobierno de Madrid hubiera respetado los acuerdos firmados por Felipe II de España y I de Portugal, respetando la independencia de Portugal, probablemente hubiéramos continuado en una unión real, un rey para ambos países. Lo que los portugueses no podían admitir es que nuestros intereses estaban totalmente sujetos a los de Castilla.

Actualmente, veo que hay mucha gente en España que todavía no ha entendido que la vocación de Portugal y España es ser dos países hermanos, colaborando estrecha y abiertamente en lo mucho que tenemos en intereses comunes. Pero siguen pensando que Madrid debe ser la capital de toda la Península Ibérica. Esta actitud dificulta la buena y fraterna relación y cooperación que debemos mantener entre las dos patrias peninsulares.

P: Aunque en Portugal no hay una cantidad mayoritaria de población que consideraría la posibilidad de tener una monarquía, usted es una figura muy respetada. ¿Cree que llegará el día en el que su país pudiera adoptar un sistema similar al de España?

R: Según las últimas encuestas de opinión pública, más del 30% de los encuestados cree que sería mejor para Portugal tener un rey. Y en la encuesta realizada por la Comisión para el Centenario de la República, el 40% respondió que “no son republicanos”. Es un porcentaje alto, considerando la gran falta de información que existe sobre este tema. El notable progreso que ha hecho España desde la restauración de su monarquía ciertamente ha tenido mucha influencia en estas respuestas. La mayoría de los portugueses admira la forma en que ha evolucionado España, a pesar de los problemas con algunas autonomías.

placeholder El duque de Braganza ha realizado una importante labor diplomática y de estrechar lazos entre países. (Foto:  Fundação Dom Manuel II)
El duque de Braganza ha realizado una importante labor diplomática y de estrechar lazos entre países. (Foto: Fundação Dom Manuel II)

P: ¿Se considera realizado a nivel personal y profesional? ¿Hay alguna meta que le gustaría alcanzar en el futuro?

R: Espero que mis hijos aprovechen la red de amistades y conocimientos que he logrado establecer a nivel mundial. Lamentablemente, la República Portuguesa no pudo aprender de la historia y evolucionar hacia una Commonwealth de habla portuguesa en relación con nuestras provincias de ultramar, como siempre he argumentado. Uno de mis objetivos es fortalecer la conexión fraterna entre los países que convivieron con nosotros durante siglos con el estatus de territorios de ultramar, cuyas poblaciones tenían ciudadanía portuguesa y que hoy constituyen la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP). También trato de cultivar relaciones con comunidades de ascendencia portuguesa, que viven en todo el mundo y mantienen una fuerte conexión espiritual con nosotros.

P: ¿A qué aficiones le gusta dedicar su tiempo libre?

R: Me gustan el senderismo y montar en bicicleta en la naturaleza, hacer gimnasia, piragüismo y, sobre todo, ir con mi familia a visitar regiones muy interesantes con paisajes especiales, en Portugal y en el extranjero. España tiene paisajes de interés histórico y una belleza natural excepcionalmente interesante, que, aunque están muy cerca de nosotros, son poco conocidos por la mayoría de los portugueses. Afortunadamente, se han conservado bien y han escapado del vandalismo arquitectónico y urbano que plagó el siglo XX en Portugal. Recientemente pasé unos días en un retiro espiritual en el monasterio de Santo Domingo de Silos y pude admirar la forma en que se preservó la armonía y la belleza de esta ciudad y otras de la región. Sevilla, Santiago de Compostela, Valencia de Alcántara y muchos otros ejemplos admirables constituyen un excelente ejemplo que debería inspirar a los líderes portugueses.

Portugal Santiago de Compostela Madeira