El príncipe Carlos no quiere que Eduardo sea el próximo duque de Edimburgo: los motivos
  1. Casas Reales
EL TÍTULO DE LA DISCORDIA

El príncipe Carlos no quiere que Eduardo sea el próximo duque de Edimburgo: los motivos

Según apuntan varios medios británicos, el príncipe de Gales no quiere que su hermano pequeño herede el título que ostentó e identificó a su padre

placeholder Foto: El príncipe Carlos y el príncipe Eduardo, en una imagen de archivo. (Getty)
El príncipe Carlos y el príncipe Eduardo, en una imagen de archivo. (Getty)

Cuando el pasado 9 de abril fallecía el duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel, se ponían sobre la mesa varias preguntas sobre su herencia. Por un lado, la económica, de la que se han ido desvelando más datos en las últimas semanas. Por otro, y quizá más importante, la de su título, que el príncipe Felipe ostentó desde que se casó con la hoy reina Isabel II hasta el mismo día de su muerte. Un título que, según lo estipulado, debería ser en un futuro no muy lejano para su hijo pequeño. Pero parece que el príncipe Carlos no quiere que el príncipe Eduardo sea el próximo duque de Edimburgo, tal y como recogen varios medios británicos estos días.

La noticia cuenta incluso con las declaraciones de una fuente de Buckingham: "El príncipe Carlos es ahora el duque de Edimburgo tal y como se mantiene, y depende de él lo que suceda con el título. El título no irá a Eduardo", afirmaba la fuente en primicia al 'Sunday Times'. La noticia ha sido completamente inesperada, puesto que ya se daba por hecho que el hijo pequeña de la reina Isabel será quien ostente el título en un futuro, a pesar de que ahora se encuentra en manos del príncipe Carlos.

placeholder Carlos, Eduardo y Harry, en el funeral del duque de Edimburgo. (Getty)
Carlos, Eduardo y Harry, en el funeral del duque de Edimburgo. (Getty)

Para entender esto, nos tenemos que ir hasta noviembre de 1947, justo un día antes de la boda entre la entonces princesa Isabel y aquel apuesto príncipe griego y miembro de la Marina Real que había conquistado a la futura reina. Ese día, el rey Jorge VI otorgaba a su yerno el ducado de Edimburgo. En la Patente de Cartas emitida cuando el monarca le dio el título al entonces príncipe Felipe se reflejaba que, cuando muriera, pasaría a su heredero inmediato, es decir, el príncipe Carlos, justo la situación en la que estamos ahora mismo.

Pero en 1999, cuando se casó con Sophie, se decidió que el ducado de Edimburgo sería para el príncipe Eduardo, el menor de los cuatro hijos de la monarca, actual conde de Wessex. La intención de esta decisión era conservar el título ya que, con Carlos en el trono, se fusionaría con la Corona y dejaría otra vez de existir, como ya había pasado en ocasiones anteriores.

Aunque el hecho de que el príncipe Eduardo recibiera el título no sería de forma automática, sino que primero pasaría por el príncipe Carlos, tal y como estipuló el rey Jorge VI en la Patente de Cartas. Es decir, que hoy en día el duque de Edimburgo es el príncipe Carlos, aunque no es un título que utilice, ya que no lo considera apropiado. Ahora bien, como decimos, parece que el futuro del ducado no va a ser el que se escribió en 1999, con la aprobación incluso del propio príncipe de Gales. Las cosas han cambiado mucho desde hace dos décadas y los planes de Carlos también, y tiene un buen motivo para que no sea su hermano el próximo duque de Edimburgo.

placeholder El príncipe Carlos, en una imagen reciente. (Reuters)
El príncipe Carlos, en una imagen reciente. (Reuters)

Su intención cuando asuma el trono es reducir el número de miembros de la familia real, tal y como ha hecho el rey Felipe VI en España, el rey Felipe de los belgas o el rey Carlos Gustavo en Suecia, dejando el núcleo duro de la familia en ellos mismos, sus hijos y sus padres en el caso de Bélgica y España, o los reyes, sus hijos y los hijos de la heredera en el caso de Suecia. Una idea que Carlos tiene en mente para, sobre todo, reducir gasto público y, con ello, exponerse menos a las críticas. Una decisión que explicaría el rechazo a que su hermano pequeño sea el próximo duque de Edimburgo, ya que no pertenecería al núcleo duro de la familia real.

Y como consecuencia de estos planes del príncipe de Gales, se pone sobre la mesa otra pregunta. ¿Qué pasará entonces con el ducado de Edimburgo? Lo más probable sería que el título volviera a la Corona y desapareciera, como ya ha sucedido en otras ocasiones desde 1726, cuando se creó por primera vez por el rey Jorge I. Y decimos que es lo más probable porque el escenario que tiene ante sí el príncipe Carlos no es el más favorable para mantener el título, especialmente si lo quiere dentro de lo que sería estrictamente la familia real, y precisamente el motivo por el que no quiere que lo tenga Eduardo.

Sus opciones en ese caso serían solo el príncipe Guillermo y el príncipe Harry, y ni una ni otra parece factible. El duque de Cambridge ya ostentará en ese momento el título de príncipe de Gales, por lo que el ducado de Edimburgo nunca se utilizará, tal y como está pasando ahora con el príncipe Carlos. Y la opción de Harry es aún más difícil tras su salida de la Casa Real hace un año y medio y con ello haber mermado el número de sus miembros y, por tanto, los candidatos a llevar el título de duque de Edimburgo, al que parece que le quedan los días contados.

Duque de Edimburgo Príncipe Carlos de Inglaterra
El redactor recomienda