Drew Barrymore: auge, caída y resurgir de la actriz que superó mil obstáculos
  1. Celebrities
Superviviente de su propia infancia

Drew Barrymore: auge, caída y resurgir de la actriz que superó mil obstáculos

La actriz ha narrado su paso por un centro psiquiátrico durante 18 meses con tan solo trece años y lo que han supuesto en su vida las adicciones

Foto: Drew Barrymore, en una imagen de archivo. (Gtres)
Drew Barrymore, en una imagen de archivo. (Gtres)

Para llegar a ser la reconocida actriz de Hollywood que es hoy, Drew Barrymore tuvo que atravesar un camino lleno de piedras. Su infancia -o mejor dicho, su 'no infancia'- estuvo marcada por las adicciones y el maltrato de una industria que, por aquel entonces, no reconocía los derechos de los niños y abusaba de la explotación infantil.

Lejos de ayudarla, sus padres John y Jaid Barrymore, propiciaron esta situación. El primero porque abandonó a su madre cuando estaba embarazada de la actriz y apareció ocasionalmente en su vida para, siendo una niña, llevarla a clubs nocturnos. La segunda porque, a fin de no involucrarse en los problemas que tenía su hija cuando intentó quitarse la vida con trece años, la encerró en una institución para su rehabilitación, donde vivió una terrible experiencia.

placeholder Drew Barrymore, en una imagen de archivo. (Gtres)
Drew Barrymore, en una imagen de archivo. (Gtres)

Precisamente de esta etapa en rehabilitación, se sinceraba hace unos días durante su intervención en el programa 'The Howard Stern Show', de SiriusXM. "No podías perder el tiempo allí. Si lo hacías, te arrojaban a la habitación acolchada o te ponían en una camilla y te ataban", explicaba.

¿Qué llevó a Drew Barrymore a una situación tan extrema? Todo comienza cuando Steven Spielberg decide ficharla para 'E.T., el extraterrestre'. Con tan solo seis años y gracias a su simpatía natural, pasó a formar parte del séptimo arte; a cambio, su vida se fue torciendo a medida que crecía.

Tenía nueve años cuando comenzó a consumir marihuana y alcohol. Un secreto a voces que fue expandiéndose por todo Hollywood y que la llevó a figurar en la lista de actrices a las que no contratar. Poco después, entraría en el centro de salud mental Van Nuys Psychiatric.

"Al final pensé que tal vez necesitaba algún tipo de estructura y disciplina porque todo era muy accesible, tan arruinado en mi mundo que tal vez era necesario un tratamiento para poder reiniciar el resto de mi vida", afirma con perspectiva.

Durante treinta años, ha continuado en manos de psicólogos que no solo la han ayudado a convivir con el recuerdo de sus primeros años, sino también a tratar de entender a sus padres e incluso perdonarles.

Fue Drew Barrymore quien, con ayuda de sus hermanos, se encargó de cuidar de su padre en sus últimos días de vida. Pese a todo, con su madre siempre se mostró más fría y mantuvo la distancia. Ahora asegura: "Creo que vivió con mucho dolor y yo tampoco le hablé durante mucho tiempo".

Drew Barrymore Hollywood
El redactor recomienda