Es noticia
Menú
Debbie Reynolds y Carrie Fisher, el recuerdo de la madre y la hija que se fueron juntas
  1. Celebrities
MURIERON CON UN DÍA DE DIFERENCIA

Debbie Reynolds y Carrie Fisher, el recuerdo de la madre y la hija que se fueron juntas

Las dos actrices fallecieron en diciembre de 2016 y dejaron para el recuerdo títulos míticos, más allá de 'Star Wars' o 'Cantando bajo la lluvia'

Foto: La actriz Debbie Reynolds, con su hija Carrie Fisher. (EFE)
La actriz Debbie Reynolds, con su hija Carrie Fisher. (EFE)

Pregúntenle a cualquiera sobre la tragedia de Hollywood que más les haya impactado en los últimos cinco años y, dejando de lado el maremágnum Harvey Weinstein, responderán que la muerte de Carrie Fisher y su madre, Debbie Reynolds, que falleció tan solo un día más tarde, en la Navidad de 2016. Dicen que se puede morir de pena, y que eso fue lo que le dicen que le ocurrió a la protagonista de 'Cantando bajo la lluvia' cuando vio que su hija no superaba el infarto que había sufrido unos días atrás durante un viaje en avión. Hubo, de hecho, bastantes artículos al respecto de esas penas que matan.

Años antes de la tragedia, la particular relación entre la Leia de 'Star Wars' y su progenitora fue una de las más comentadas de la meca del cine. Se querían y se pasaron años sin hablarse a raíz de las adicciones de ella, de la incomprensión mutua por pertenecer a generaciones distintas y llevar formas de vida que nada tenían que ver. Tanto que hasta dio origen a una película, 'Postales desde el filo', que protagonizaron Meryl Streep y Shirley McLaine. También a un documental de HBO que, cinco años después de la muerte de ambas, sigue impresionando por la precisión del análisis de la forma de rutina de madre e hija.

El espacio de HBO recorría momentos vitales en los que el carácter de las dos colisionó con la furia de un meteorito contra un planeta. Sobre todo cuando una jovencísima Fisher se perdió entre adicciones a las drogas y crisis psiquiátricas. Famosa desde la cuna, Leia vio cómo, en sus primeros años, le influía sobremanera aquella historia mal avenida de sus padres, cuando Eddie Fisher, cantante y a la sazón marido de la Reynolds, abandonó a la familia para correr a los brazos de Elizabeth Taylor. Años después de psicoterapia, adicciones y todo tipo de enconamientos con su propia madre, Carrie Fisher bromeaba con sus fans de 'Star Wars' sobre cómo su progenitor se había pasado "al lado oscuro de la Fuerza" al dejar a su madre. Lo cierto es que aquel fue uno de los escándalos más sonados del Hollywood del 59; el que se debatía entre la televisión, las superproducciones bíblicas y el declive de los grandes estudios. También entre los que estaban a favor de la amante esposa, Debbie Reynolds, o de la procaz amante, Elizabeth Taylor.

placeholder Elizabeth Taylor, Eddie Fisher y Debbie Reynolds, a finales de los 50. (EFE)
Elizabeth Taylor, Eddie Fisher y Debbie Reynolds, a finales de los 50. (EFE)

Con las aguas más calmadas que las que podemos ver en 'Postales desde el filo', con los años madre e hija se convirtieron en vecinas y Fisher era, de hecho, una de las más cálidas compañeras de su progenitora a la hora de llevarle comida o, tal y como se puede ver en el documental de HBO, reñirle por lo antiguo que era el modelo de su teléfono móvil. El documental muestra a la estrella de 'Star Wars' preocupada por el empeño de Reynolds en seguir apareciendo en una obra teatral a pesar de su avanzada edad, tal y como le confiesa, con gran sentido del humor, al perro de esta en la cocina. También del día a día entre madre e hija: cómo se aconsejaban la una a la otra qué vestido llevar y cómo afrontar los estragos de la edad, además de imágenes documentales sobre ambas cuando Fisher no era más que una niña que disfrutaba de la piscina de lujo de una adinerada y ya famosa Debbie Reynolds.

En diciembre de 2016, a Reynolds le dio poco tiempo a sufrir el golpe por la muerte de su hija Carrie. La actriz se encontraba en casa de su otro hijo organizando el funeral de su infortunada hija cuando empezó a encontrarse mal y sus familiares llamaron a los servicios de urgencia. Tras su ingreso a la 1:00, Fisher hijo indicó que su madre “no se encontraba bien” y, dos horas más tarde, tuvo que anunciar su muerte. La veterana cantante y protagonista de tantas comedias apenas le había sobrevivido un día a su hija. Días después, se celebraba un funeral de carácter privado en el cementerio Forest Lawn de Los Ángeles al que acudían personalidades como Jamie Lee Curtis, George Lucas o Meg Ryan. Todo Hollywood quiso rendir homenaje a un par de mujeres que, como dijo la propia Fisher en sus monólogos, convirtieron en arte su dolor y vivieron lo suficiente como para salvar sus diferencias.

Pregúntenle a cualquiera sobre la tragedia de Hollywood que más les haya impactado en los últimos cinco años y, dejando de lado el maremágnum Harvey Weinstein, responderán que la muerte de Carrie Fisher y su madre, Debbie Reynolds, que falleció tan solo un día más tarde, en la Navidad de 2016. Dicen que se puede morir de pena, y que eso fue lo que le dicen que le ocurrió a la protagonista de 'Cantando bajo la lluvia' cuando vio que su hija no superaba el infarto que había sufrido unos días atrás durante un viaje en avión. Hubo, de hecho, bastantes artículos al respecto de esas penas que matan.

El redactor recomienda