Logo El Confidencial

No te fíes del sol de primavera y prepárate ya para el bronceado

Para coger color de forma segura en verano lo mejor es empezar a proteger la piel desde ahora. Si necesitas un manual de instrucciones, sigues estos consejos

Foto: Campaña de Guess
Campaña de Guess

Llega ese momento del año en el que las redactoras de temas de belleza nos ponemos en plan madre, todo el día con el “¡ponte crema!” de aquí para allá. Y porque no podemos perseguiros con un bote SPF 1.000.000, daros crema y renovarla cada dos horas, que si no, lo haríamos.

Pero aunque nos acabéis odiando por pesadas, no pararemos de decirte que te protejas del sol. Es cierto que estar al solecito tiene sus cosas buenas: aporta vitamina D (imprescindible para sintetizar el calcio) y mejora el estado de ánimo, pero hay que estar preparada para neutralizar los daños que los UV pueden causar: manchas, envejecimiento prematuro o melanoma. Y como ya apetece mucho salir de terraceo, lo mejor es ponerse manos a la obra ya.

LO PRIMERO, EXFOLIAR LA PIEL

Si ya estás pensando en el bronceado, lo más importante es que empieces a exfoliarte de forma habitual. De esta forma eliminarás las pieles muertas y tendrás la garantía de un bronceado uniforme en todo el cuerpo. Para ello, elige un exfoliante específico para el cuerpo en formato gel o crema con gránulos. También puedes utilizar un guante de sisal para masajear tu piel con tu gel de ducha habitual.

Gel de ducha exfoliante, de Klorane; exfoliante de cuerpo de Caudalíe.

MANTÉN LA PIEL HIDRATADA

Una piel hidratada es tan fundamental como la exfoliación previa para conseguir un bronceado uniforme, bonito y luminoso. La exposición al sol es una de las principales factores que hacen que nuestra piel se reseque, lo que se traduce como falta de brillo, aparición de arrugas y manchas, cosas que no queremos. Lo mejor es aplicar una hidratante corporal todos los días. Todas decimos que lo hacemos, pero siempre vamos con prisas y la mayoría de las veces se nos olvida o lo pasamos por alto con la excusa de ganar tiempo. Para que no se te olvide o no te cueste trabajo hacerlo, apuesta por acondicionadores de ducha o tómatelo como un momento para ti y regálate un buen masaje.

Acondicionador corporal Nivea Bajo la Ducha, de Nivea; acondicionador corporal Ro's Argan, de Lush.

PROTÉGELA DESDE DENTRO

La alimentación también es tu gran aliada contra el sol. Apuesta por los alimentos ricos en antioxidantes y carotenos que estimulen la síntesis de melanina, como los tomates o las zanahorias. Si eres muy blanquita o te gusta conseguir un bronceado algo más intenso, empieza desde ya mismo a tomar nutricosmética específica para proteger tu cuerpo frente a los UV. 


Preparador solar Heliocare Ultra D de IFC.

PROTÉGETE POR FUERA

Y aquí llega el momento “ponte crema”. No hay más secreto: busca un buen protector solar con una protección acorde a tu tono de piel y utilízalo cada día en brazos y piernas (que es lo que más lucirás en primavera), y no te olvides de partes delicadas como escote, nuca y orejas, los grandes olvidados que siempre acaban quemándose al sol de las terracitas. Para el rostro, apuesta por una protección más elevada ya que la piel suele ser más fina y delicada.

Protector solar Dior Bronze, de Dior; Anthelios XL, de La Roche-Posay.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios