Los errores de Melania Trump con los polvos bronceadores que debes evitar
  1. Estilo
  2. Belleza
morena todo el año

Los errores de Melania Trump con los polvos bronceadores que debes evitar

Cuando te marcas demasiado los pómulos corres el riesgo de hacerte un Melania Trump o convertirte en Dolly Parton y terminar con un rostro... ¿Más artificial?

Foto: Melania Trump y sus errores con el polvo bronceador. (Getty)
Melania Trump y sus errores con el polvo bronceador. (Getty)

Ser presidente de los Estados Unidos no es una tarea fácil y ser primera dama tampoco, ya que exige estar siempre perfecta y no cometer jamás ningún traspiés, ni político, ni estilístico ni de maquillaje.

Si encima eres Melania Trump y vives las 24 horas del día con un siempre bronceado Donald Trump, la presión por tener la tonalidad idónea es una realidad incuestionable.

Melania Trump en 2017. (Getty)
Melania Trump en 2017. (Getty)

Melania Trump es una de las mujeres más minuciosamente observadas de la escena política. Cada uno de sus outfits puede convertirse en una polémica y cada uno de sus gestos es estudiado en busca de un significado inconsciente.

Y así llegamos a su estrecha relación con el mundo del rubor en general y con los polvos de sol en particular. El bronceador puede ser tu aliado para dos funciones básicas: por un lado contornear el rostro y por el otro crear la sensación de piel ‘besada por el sol’. Incluso si buscas un look muy natural, puedes aplicarlos a modo de sombra de ojos. Sin embargo, se trata de un producto que tiene algunas normas y parece que Melania Trump no las domina del todo.

El rubor anaranjado de Melania Trump en 2019. (Getty)
El rubor anaranjado de Melania Trump en 2019. (Getty)

1. El color. La tonalidad de tus polvos bronceadores es la esencia de que parezcas una diosa iluminada del Olimpo o que vivas el terrible efecto Cheeto. Melania es más bien de las del segundo tipo. Igual que le ocurre a su marido Donald Trump, el tono elegido por su maquilladora es demasiado anaranjado. Con la idea de conseguir calidez en el rostro y suavizar los rasgos de Melania Trump, maquilladora y modelo caen en el error de aplicar unos polvos bronceadores muy alejados del tono de piel de Melania.

Cuando el bronceador no está en su sitio. Melania Trump en 2017. (Getty)
Cuando el bronceador no está en su sitio. Melania Trump en 2017. (Getty)

2. La zona de aplicación. Si lo que queremos es marcar el pómulo, los polvos bronceadores se deben aplicar debajo del hueso del pómulo, pero es importante que se haga con movimientos ascendentes y siempre en la zona marcada, ya que si no, lo que ocurre es que se maquilla todo el lateral del rostro creando un efecto de rostro demacrado estilo Tutankamón.

Melania Trump y el efecto frente marcada en 2017. (Getty)
Melania Trump y el efecto frente marcada en 2017. (Getty)

3. Efecto bronceado por todo el rostro. Alcanzar el moreno de ensueño y mantenerlo intacto todo el año suele tener truco. Melania Trump, más que para marcar sus facciones, utiliza los polvos bronceadores para que su piel tenga ese color de haber vuelto de la playa hace unas horas. Sin embargo, al llegar a la zona de la frente se puede cometer al error de pasarse con el bronceador. De normal este exceso de pigmento no queda visible en el rostro de Melania ya que su frente queda cubierto por su cabello, pero a veces…

Melania Trump y su exceso de rubor en 2016. (Getty)
Melania Trump y su exceso de rubor en 2016. (Getty)

4. La cantidad. Mira que repetimos lo de 'menos es más', pero hay veces que cuesta captar el mensaje y por querer parecer más bronceada, sumas y sumas capas a tu rostro y terminas así de artificial. Tras 3 o 4 pasadas de polvos bronceadores, el mentón marcado, la nariz perfilada y la frente sombreada, el rostro de Melania Trump es así de naranja.

Melania Trump brillante en 2004. (Getty)
Melania Trump brillante en 2004. (Getty)

5. La intensidad del brillo. El bronceador de libro siempre tiene algo de brillo para que la piel quede precisamente como bronceada y el acabado quede más homogéneo; es decir, para que no se note la pasada de la brocha. Pero dar con la cantidad del brillo puede cambiarlo todo. Igual que ocurre con el iluminador: si te pasas, terminas con la piel como si fuera la de una muñeca.

Mientras en la juventud se suele llevar un brillo más metalizado o de fantasía, con el paso de los años se busca la naturalidad, de ahí que los iluminadores de aspecto jugoso y aplicados con las yemas de los dedos sean un must have. Los brillos satinados son otra buena opción a la hora de elegir tus polvos bronceadores. Porque si te pasas como le ocurre a Melania, pareces Campanilla de vacaciones en la playa.

Polvos bronceadores / de sol.
Polvos bronceadores / de sol.

Melania Trump Maquillaje Tutorial maquillaje
El redactor recomienda