Moños para melenas cortas que demuestran que menos siempre es más
  1. Estilo
  2. Belleza
Todo bajo control

Moños para melenas cortas que demuestran que menos siempre es más

Tener el pelo corto no tiene por qué significar llevar siempre la melena suelta. En una temporada en la que los coleteros y demás accesorios capilares son tendencia, así es como podrás recoger tu cabello

Foto: Moños solo aptos para cabellos cortos, como el de Rosie Huntington-Whiteley. (Getty)
Moños solo aptos para cabellos cortos, como el de Rosie Huntington-Whiteley. (Getty)

¿Media melena? ¿Un corte garçon que se ha liberado de sus delimitadas medidas? Sea cual sea la longitud de tu cabello, siempre existe la opción de recogerlo en un moño, el peinado todoterreno por excelencia.

[LEER MÁS: Estos son los peinados con los que arrasar en otoño (y son más fáciles de lo que imaginas)]

Sin embargo, cuando la multitud de capas o la longitud que no llega a los hombros convierte cualquier moño o coleta en un monstruo devorahorquillas, hay que poner al ingenio a trabajar. La solución pasa por dos estilos asequibles y perfectamente combinables con los accesorios más demandados. Por un lado, puedes optar por los looks más tersos, de acabado pulido, o por el efecto messy, con volumen y mechones sueltos.

El clásico moño bajo con el que estuvimos enfadadas durante varias décadas es un gran aliado del cabello repeinado o wet look, como ya hemos podido comprobar en las diferentes semanas de la moda.

¿Cómo hacerlo? Tras cepillar el cabello y librarlo de enredones, péinalo llevando todo el pelo hacia la zona de la nuca. Si utilizas un gel fijador, te asegurarás de que no se te escape ningún mechón.

Recogidos con horquillas. (Imaxtree)
Recogidos con horquillas. (Imaxtree)


Este moño se puede aderezar de múltiples maneras. Por un lado, puedes elegir si quieres llevar la raya a un lado, en medio o si prefieres peinarlo hacia atrás. Las horquillas XXL, tanto de perlas, de carey, de strass como de letras, pueden enriquecer el peinado para darle un toque más chic.

Moño con lazo, otra opción ganadora.  (Imaxtree)
Moño con lazo, otra opción ganadora. (Imaxtree)

Los scrunchies, los coleteros de terciopelo o los lazos también pueden ser un aliado que decore la goma de pelo o incluso esconda la castaña de tu minimoño.

Continuando con el efecto pulido, el moño más alto que puedas imaginar también es una opción aunque lleves un corte de pelo bob. La clave está de nuevo en la fijación.

Lacas y sprays texturizadores, tus grandes aliados.
Lacas y sprays texturizadores, tus grandes aliados.

Existen fórmulas que no dejan residuos ni apelmazan el cabello como la Laca Ceramide de Syoss (4,75€) para fijar sin dejar acabado duro y seco. Otras opciones ganadoras son, por ejemplo, la Laca Texturizadora de OUAI (27,95€) para trabajar con el acabado o la mítica Elnett Satin Fijación Normal de L’Oréal (5,39€), perfecta para el retoque final.

El moño terso a media altura con la raya en medio es otro éxito de las grandes pantallas, prueba de ello es Scarlett Johansson, que, tras cortar su melena y pasarse al garçon, ha ido dejando crecer su cabello hasta lucir una media melena con la que demuestra que lo mismo se planta una coleta que un moño sencillo, sin perder un ápice de elegancia.

Y con el pelo alborotado

La otra opción, más sencilla y divertida, es abandonar los fijadores y, a poder ser, la plancha del pelo, y optar por el cabello más natural y libre. Mientras nos olvidamos de los recogidos tersos, también dejamos los acabados pulidos. Hola, moños con una sola vuelta de goma y mechones frontales. Hola también a los pasadores de adorno, esos que quedan bonitos pero no sujetan en absoluto.

Los mechones frontales son imprescindibles para aumentar el ‘rollo’ del peinado. Cuando nos referimos a dejarlos sueltos no significa hacer un moño tirante y sacarlos forzosamente recreando las portadas de los discos de inicio de 2000. Para conseguir el look efortless, la magia reside en tu coletero. No busques que el cabello quede perfectamente recogido. Con un par de vueltas de la goma elástica, el moño tendrá movimiento y el resultado será mucho más natural.

Dicho lo cual, toca poner a la imaginación a trabajar. Si tienes flequillo, lo tienes mucho más fácil porque este se liberará de forma natural. Atúsalo un poco y listo. También se consigue un plus de ‘charme’ si se crea un poco de volumen en la coronilla.

Pero sí, la clave está en los mechones delanteros. Cuando nos cortamos el pelo, el peluquero desfila el cabello más cercano al rostro para que el corte sea más armonioso y se adapte a nuestras facciones. En tu mano está aprovechar estos mechones.

Al recoger el cabello y asegurarte de que el recogido no sea muy tirante, afloja los mechones correspondientes al flequillo y déjalos caer de forma natural a los lados del rostro. Un simple gesto que hará que tu pequeño moño sea más bucólico y tu rostro resplandezca de forma natural. De este modo jugamos con un aspecto natural y que además aporte volumen.

La bellísima Gemma Chan rescató un truco de los 2000 para conseguir recoger su melena que apenas llega a los hombros en un brevísimo moño que utilizaba una fina diadema como excusa para liberar un par de mechones. Este peinado que podríamos haber sacado de una serie de los 2000, tipo Melinda Gordon en ‘Entre fantasmas’ o Blair Waldorf en ‘Gossip Girl’, nos soluciona de un plumazo no solo nuestra batalla con nuestro pelo corto, sino que es la coartada perfecta para llevar una diadema, EL accesorio del momento.

Y otra de las actrices de ‘Crazy Rich Asians’, Constance Wu, nos soluciona otro moño para pelo corto; eso sí, solo para los looks más divertidos y las personas más atrevidas. Los dos moñetes en lo alto de la cabeza, otro look del baúl de los recuerdos pero que ha regresado con fuerza, nos permite despejar la nuca y recoger todo el cabello. Aquí le ganamos la batalla a las personas con pelo largo ya que sus ‘moñetes’ serían demasiado grandes y se cargarían la esencia del peinado… No siempre se puede ganar.

Como siempre, fusionar peinados puede traer looks muy efectivos, consiguiendo que parezcan más elaborados de lo que en realidad son. Una esponjosa trenza de raíz rematada en un sencillo moño, escondido por horquillas. Así lo hizo Elsa Pataky y el resultado fue de 10. Aquí el secreto está en texturizar, tener horquillas al alcance y ser habilidosa con las manos.

El largo del cabello también es un factor a tener en cuenta. Funcionará si tu melena es más lob, midi o shaggy; es decir, si su longitud es más cercana a los hombros que a la barbilla.

Cabello Peinado Peinados de fiesta
El redactor recomienda