Logo El Confidencial
Ni más, ni menos

¿Cuál es la temperatura idónea para limpiar el rostro?

Muchos mitos rodean a la limpieza facial, uno de los gestos esenciales de la rutina de belleza para tu piel

Foto: ¿Cuál es la temperatura perfecta para lavarse el rostro? (Imaxtree)
¿Cuál es la temperatura perfecta para lavarse el rostro? (Imaxtree)

debes hacerla en dos pasos, sí hay fórmulas más aconsejables según tu tipo de cutis, sí tiene que ser completada por una exfoliación periódica… La temperatura del agua es uno de los puntos más candentes en este tema y, tradicionalmente, la tendencia a la baja se postulaba como la favorita por su capacidad de activar la circulación. Hasta hoy.

El último aspecto a tener en cuenta en el cuidado de la piel. (Imaxtree)
El último aspecto a tener en cuenta en el cuidado de la piel. (Imaxtree)

Existen infinidad de beneficios del agua sobre la piel. Desde la AEDV, la Academia Española de Dermatología y Venereología, afirman que el primero es que el órgano más grande de nuestro cuerpo está formado en un 30% por ella y, por lo tanto, necesita estar perfectamente hidratado para mostrarse más elástico, más resistente y evitar la pérdida de líquido que mantiene en su interior.

El segundo es que resulta una gran aliada para arrastrar las partículas que se quedan depositadas sobre su superficie con el fin de eliminar la suciedad. ¿El problema? Aunque siempre hemos oído que el agua fría resulta estimulante gracias a que se produce una vasodilatación superficial para mantener la temperatura (y después una vasoconstricción), lo cierto es que no ayuda en la labor de limpiar a conciencia. Sabes de qué te hablamos: te ayuda a despertarte pero no a lucir un rostro impoluto.

La temperatura del agua repercute directamente en el estado de la piel.  (Imaxtree)
La temperatura del agua repercute directamente en el estado de la piel. (Imaxtree)

Las limitaciones de la opción en frío

Estefanía Nieto, directora técnica de la firma Omorovicza, afirma que el efecto de las bajas temperaturas es que la suciedad se endurece sobre la dermis y resulta más complicada de retirar. Es más, añade que aunque el efecto de contracción revitaliza, no resulta demasiado aconsejable para los cutis sensibles -“Si los capilares están dilatados los contraerá y puede provocar que incluso se rompan”- o para una tez con acné ya que puede tener un efecto rebote.

La experta reconoce que en estas pieles, aunque puede dar una sensación inicial de alivio, cuando a los pocos minutos se recupera la temperatura habitual “la vasoconstricción se convierte en vasodilatación, produciendo una mayor segregación de sebo”.

Los problemas del agua caliente

Resulta mucho más agresiva sobre la tez. “Corremos el riesgo de que al actuar más activamente en la limpieza, elimine aceites naturales y nutrientes que nuestro organismo necesita para una salud óptima”, sostiene Raquel González, directora técnica de Perricone MD en España.

El resultado es que a largo plazo se puede desencadenar un fragilización de la dermis que permite que se deshidrate más y se muestre más sensible. Sin embargo, desde el Centro de Estética Goya Germaine de Capuccini aconsejan que, una o dos veces a la semana, te limpies el cutis durante la ducha para aprovechar que el vapor que se genera te ayude a abrir los poros y así obtengas una mejor exfoliación posterior.

La sensibilidad de la piel puede ser resultado de una limpieza con el agua demasiado caliente. (Getty)
La sensibilidad de la piel puede ser resultado de una limpieza con el agua demasiado caliente. (Getty)

Entonces, ¿cuáles son los grados óptimos?

En la justa medida encontrarás la solución. Apela al sentido común y modula el sistema de limpieza y desmaquillado poniendo el termómetro a unos 30º. Aunque quizá te parezca un poco cálida, recuerda que tu temperatura corporal se encuentra más alta. La suciedad se elimina mejor cuando el elemento líquido está más caliente, porque parece que la 'ablanda'. Sin embargo, no te la juegues y no la uses con una gradación más alta en el rostro…

Rosie Huntington-Whiteley, en una presentación de belleza con la piel radiante. (Getty)
Rosie Huntington-Whiteley, en una presentación de belleza con la piel radiante. (Getty)

Más allá del agua, hay algunos trucos que debes poner en práctica para optimizar la limpieza a 30ºC:

1. Importante: recuerda eliminar la suciedad del cutis siempre. Aunque no te hayas maquillado, las partículas de polución que hay suspendidas en el aire, el sudor y el propio sebo que genera tu dermis para protegerse forman una capa que debe retirarse antes de acostarte.

2. No olvides que la máxima es evitar los cambios bruscos de temperatura en el rostro ya que le “producen estrés y pérdida del equilibrio cutáneo”, sostiene Raquel González.

3. Elige las fórmulas de limpieza más adecuadas para las características de tu piel. Ten en cuenta que las enriquecidas y sin aclarado son recomendables para los cutis con tendencia a la sequedad y la deshidratación, mientras que los grasos reclaman aliarse con el agua y con cleansers que incluyan activos astringentes. No te escudes en la idea de que tu tez es sensible para no usar ninguna porque hay referencias con activos calmantes.

4. Apuesta por los 'sin'. Un método de triunfar con tu elección de limpiador es fijarte en aquellos que cuentan solo con el número esencial de ingredientes, evitan los jabones, los perfumes y el alcohol.

5. Retira la suciedad con gestos suaves. Las referencias cosméticas se encargan de ayudarte en la tarea sin necesidad de provocar una agresión que sensibilice o desequilibre. Hay que prestar una mayor atención a los cutis frágiles (pueden aparecer rojeces y malestar) y a los acneicos ya que puede resurgir un nuevo brote.

6. Aclárate con abundante agua. Chequea que no te dejas ningún resto de producto sobre el rostro y el cuello (presta atención a la zona de la mandíbula) para evitar que salgan granitos.

7. Seca el rostro en su totalidad. Olvida la idea de que hacerlo con una toalla puede ser nocivo porque eso solo ocurre si está contaminada por bacterias o cuenta con un tejido muy abrasivo. Hazlo siempre a toquecitos con una limpia y suave.

[LEER MÁS: La polución envejece, ¿pero sabes qué productos utilizar para evitarlo?]

Shopping de cleansers faciales

Limpiadores faciales.
Limpiadores faciales.

  1. Cucumber Herbal Conditioning Cleanser de Kiehl’s (22 €). Limpiador facial con pepino y glicerina en textura gel, ideal para pieles secas y sensibles (mantiene la humedad).

  2. Total Renew Oil de Biotherm (18,55 €). Aceite antipolución que permite retirar la suciedad, el maquillaje de larga duración y purifica todo tipo de dermis con una textura adictiva.

  3. Gel Micellar Cleaner de Le Tout (17,95 €). Fórmula con función antioxidante y purificadora que incluye brócoli, extracto de kopara y micelas.

  4. Leche Limpiadora Suavizante de Avène (18 €). Desmaquilla y elimina todas las impurezas sin resecar la tez.

Limpiadores faciales en leche, crema o agua micelar.
Limpiadores faciales en leche, crema o agua micelar.

  1. Leche Multivitamínica Desmaquillante Rostro y Ojos de Collistar (36,90 €). Retira la suciedad con un cóctel de activos que se caracterizan por sus propiedades emolientes y suavizantes. Apto también para ojos.

  2. Ultraplant, de Lush (15,95 €). Limpiador facial vegano, con solo seis ingredientes que, además de retirar la suciedad, miman la piel.

  3. Black Detox Cleansing Jelly de Apivita (11,90 €). Gel con carbón activo y própolis que actúa sobre rostro y ojos, detoxifica y revitaliza.

  4. Agua Micelar + Leche hidratante de Garnier (6,75 €). Combina la tecnología de las micelas con un toque de leche hidratante para desmaquillar, limpiar e hidratar de forma más confortable los cutis secos y sensibles.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios