Boosters cosméticos: conoce todos sus secretos
  1. Estilo
  2. Belleza
Poténcialo todo

Boosters cosméticos: conoce todos sus secretos

El concepto ha llegado a tu rutina de cuidado para quedarse. Y es que estos concentrados prometen ser todo un comodín para la piel. Déjate sorprender con los resultados

placeholder Foto: Doutzen Kroes, en el desfile de Stella McCartney de la Paris Fashion Week Womenswear Fall-Winter 2019/2020. (Getty)
Doutzen Kroes, en el desfile de Stella McCartney de la Paris Fashion Week Womenswear Fall-Winter 2019/2020. (Getty)

Si nos centramos en el origen del término, "booster es una palabra inglesa que significa impulsar, aumentar, potenciar o amplificar, así que esta traducción ya nos da una orientación concreta de la función que realizan", afirma Stefano Gaetani, Chief Product Officer de la firma cosmética SkinLabo. En sus propias palabras, la misión de esta categoría de producto es “multiplicar el rendimiento de los tratamientos habituales ya que proporciona a la piel lo que más necesita, según el momento”.

placeholder En el desfile de Virginie Viard. (Reuters)
En el desfile de Virginie Viard. (Reuters)

El fallo más frecuente es confundir a estas referencias con los ya asentados y aceptados sérums. Pero, según Sara Vayreda, responsable de Formación de MartiDerm, actúan en sinergia, con un uso complementario y no excluyente. “Un sérum (fórmula de activos en muy alta concentración con una textura ligera que se absorbe rápidamente y llega a las capas más profundas de la piel) podría catalogarse, en líneas generales, también como booster, ya que facilita la penetración de los productos aplicados con posterioridad. Sin embargo, existen referencias que, bien por su fórmula y/o por su especificidad técnica, no sustituyen a un sérum sino que ayudan a su mayor efectividad”, sostiene la experta.

placeholder El booster se utiliza para impulsar los beneficios de nuestros cosméticos habituales. (EFE)
El booster se utiliza para impulsar los beneficios de nuestros cosméticos habituales. (EFE)

Desde SkinLabo van más al detalle y reconocen que el sérum se adapta a tu rutina de cuidado con el fin de ralentizar los signos que se producen en el cutis con el paso del tiempo, mientras que un booster se utiliza “para dar un impulso inmediato de energía a la tez, con el fin de resolver un problema específico o incluso momentáneo”. Mientras que el primero se encarga de combatir problemas concretos, trasmite mejor los ingredientes y amplifica las fórmulas aplicadas posteriormente, el booster “optimiza la salud general de la piel, pero permanece más en la superficie”, apunta Stefano Gaetani. Eso no significa que su actividad sea menor o menos efectiva, pues refuerza la primera barrera de protección de la dermis contras las agresiones externas, lo que garantiza su hidratación, reduce las irritaciones y las rojeces… ¿Las consecuencias? Existe una menor posibilidad de que aparezcan otros problemas asociados con la piel.

[LEER MÁS: La personalización cosmética, estos productos se hacen solo para ti]

Otra de las diferencias entre estos productos que debes tener presente es su textura. Aunque ambos son fórmulas ligeras, la de los boosters suele ser aún más líquida ya que no contiene emolientes ni partes grasas. “La consistencia ultrafluida ofrece dos ventajas: por un lado, ayuda a que se produzca una penetración muy rápida (se aplica antes del tratamiento habitual), y por otro, permite una mayor concentración del principio activo”, reconocen desde SkinLabo.

placeholder Jennifer Lawrence. (Reuters)
Jennifer Lawrence. (Reuters)

Manual de uso

“El booster siempre se debe usar como primer paso de la rutina de cuidado facial, con la piel perfectamente limpia y tonificada”, afirma Sara Vayreda. Su consejo es extenderlo sobre el rostro, el cuello y el escote a través de un sutil masaje que permita que el producto se absorba suavemente. La idea es seguir la técnica de la estratificación que sostiene que los cuidados se deben aplicar en secuencia, empezando por los más acuosos hasta progresivamente extender las texturas densas. Pero también hay que tener en cuenta que la ligerísima textura de los boosters les permite un uso más flexible ya que “se puede utilizar por un corto período antes de la aplicación del sérum, previo a la crema o incluso mezclado con ella en la palma de la mano con el fin de obtener un producto dos en uno”, confiesan desde SkinLabo.

[LEER MÁS: ¿Qué productos utilizan las farmacéuticas para cuidarse el rostro?]

placeholder Modelo en el desfile de Burch. (Reuters)
Modelo en el desfile de Burch. (Reuters)

¿Son fórmulas imprescindibles?

Resultan muy útiles, son versátiles y ofrecen rápidos resultados. “Estos productos, sumados a tus cremas y sérums habituales, consiguen mejorar y aumentar los beneficios de belleza de manera precisa, rápida y visible”, afirma Sara Vayreda. Por lo que podemos afirmar que estamos ante unas referencias cosméticas que, irremediablemente, enganchan al consumidor.

En SkinLabo lo que más alaban es que te permiten dar con lo que tu piel necesita al instante. Es más, puedes realizar varios ciclos del mismo ingrediente activo o se pueden alternar e incluso mezclarse jugando con las características de los cosméticos y tu ritmo de vida (si notas la tez cansada, si pasas mucho tiempo al sol…). Así, a la hora de elegir un booster (o varios), lo mejor es que analices las necesidades de tu cutis y selecciones las opciones que ofrezcan los “beneficios que realmente necesitas”, apunta Sara Vayreda. “Debemos dejarnos asesorar por los expertos sin dejarnos llevar por el marketing o por seguir la última tendencia”. Palabra de experta en la materia.

Shopping list

placeholder Los boosters son una forma más de personalización cosmética.
Los boosters son una forma más de personalización cosmética.

Pigment Booster de Martiderm (57,90 €/ un mes de tratamiento). Actúa contra las hiperpigmentaciones con un plan de ataque de concentrados con ampollas diurnas (previenen la formación de manchas) y nocturnas (favorecen la renovación celular, reafirman e hidratan).

Retinol One Million de SkinClinic (65 €). Se trata de un concentrado de renovación cutánea nocturno formulado con retinol puro.

Booster Calm 360° Warrior I de Ami Iyök (55 euros). En formato ampollas, restaura la barrera de la piel y ayuda a los cutis con rosácea, acné, sequedad…

placeholder Uno de los beneficios más populares de los boosters es que aumentan los beneficios de los cosméticos que ya usamos.
Uno de los beneficios más populares de los boosters es que aumentan los beneficios de los cosméticos que ya usamos.

CBD Booster de Bybi Beauty (15,55 €, en Sephora). Con aceite de semillas de cáñamo, se puede usar solo o añadiendo unas gotas a tu tratamiento para calmar los cutis más irritados o estresados.

Energifique Booster Antioxidante de Be+ (54,95 €). Controla el envejecimiento acelerado de la dermis producido por un aumento de los radicales libres.

Aqua Beelicious Refreshing Hydrating Booster, de Apivita (25 €). Repone las reservas de hidratación con un 98% de ingredientes naturales, como son los extractos de flores de cristus, rosa silvestre o miel.

Oxygen Booster de Omorovicza (65 €). Estimula la piel facilitando la respiración celular con ingredientes que contiene un alto contenido de minerales como el agua termal.

Sérum Hidratante Tendencias de belleza
El redactor recomienda