5 básicos low cost para relajarte en la ducha todos los días
  1. Estilo
  2. Belleza
Te lo mereces

5 básicos low cost para relajarte en la ducha todos los días

No dejes que el estrés diario te inunde, un sencillo cambio de hábitos como tomar una ducha consciente puede cambiarte el ánimo

Foto: Reconecta con el placer de la ducha. (Instagram @vickymartinberrocal)
Reconecta con el placer de la ducha. (Instagram @vickymartinberrocal)

Al llegar a casa tras una extenuante jornada de trabajo, clases o cualquier recado es maravilloso poder disfrutar de algún placer que nos haga evadirnos de las prisas del día a día. Pequeños gestos con los que autocuidarnos, aunque sea unos minutos, que tienen un gran impacto físico y mental en nuestro bienestar.

Uno de los más fáciles de poner en práctica es el de tomarnos una ducha consciente y relajante. Queremos demostrarte lo placentera que puede ser una ducha caliente en invierno o refrescante ahora con el calor, con 5 productos de belleza básicos y low cost. Abrimos el grifo, y comenzamos.

Lo primero que podemos hacer al ducharnos, sea por la mañana o al llegar a casa, es limpiarnos el rostro. No solo para quitarnos los posibles restos de maquillaje, sino también los restos de sudor, de suciedad causada por la contaminación etc. Al aplicarlo en la ducha, apuesta mejor por texturas cremosas que puedas usar directamente con las manos, como la limpiadora Ultrabland de Lush (11,95 euros).

Elaborada con aceite de almendra, agua de rosas, cera de abeja y miel, es perfecta para pieles delicadas y sensibles. Sobre el modo de uso, una de sus compradoras lo comenta en la propia tienda online: "Unto dos dedos, me froto la crema entre las manos, y la aplico. Hago círculos por toda la cara y aclaro". Fácil, efectivo y delicioso.

El tiempo es oro, por eso nos encantan los productos '2 en 1' con los que mimarnos mientras nos cuidamos. Dentro de la ducha lo podemos hacer consiguiendo una esponja de luffa natural (no las que imitan con plástico). Si aún no conoces este producto de higiene corporal natural, puedes conseguirlo en múltiples espacios, ya que su uso está cada vez más extendido, como la tienda valenciana online Natulógico (4,99 euros).

Ideal para la ducha diaria, es respetuosa con el PH de la piel, elimina las células muertas, favorece la circulación sanguínea y deja una piel suave, limpia y preparada para absorber las propiedades de la crema o aceite que se aplique posteriormente. Un producto que conviene tener siempre a mano.

Todos los accesorios extra son maravillosos, pero no podemos hablar de una ducha sin dos básicos como el gel y el champú. Aunque, queremos darles un giro en pro del planeta. Animándote a probar opciones en formato sólido. No solo son más responsables con la Tierra, al evitar residuos innecesarios, sino que a la larga duran más, ocupan menos espacio y...¡vas a alucinar con sus olores!

Buscando esa meta de una ducha relajante apuesta por aquellas pastillas de gel, champú o acondicionador que cuenten con tus fragancias naturales favoritas. La firma española Vera & the Birds tiene opciones cítricas ideales para el verano, como sus jabones con aceites naturales de limón, pomelo o naranja (desde 8,50 euros).

Ahora que hemos limpiado nuestro rostro, nuestro cabello y nuestro cuerpo, cerramos el grifo y podemos terminar esta ducha con un último paso que nos facilita la vida, y la belleza. Si quieres ahorrar tiempo y relajarte con un automasaje exprés, no salgas de la ducha sin aplicarte un aceite hidratante directamente sobre la piel mojada.

Existen multitud de opciones según las necesidades de tu piel, pero de cara al verano, nos apetece uno ligero como el de Abedul de Weleda (unos 14 euros según establecimiento) Su fórmula cuenta con abedul, romero, rusco (también conocido como arrayán), aceite de albaricoque y de jojoba entre otros ingredientes; y ayuda a activar el metabolismo de la piel y la circulación.

Ahora, mientras el aceite se va absorbiendo en nuestra piel, solo nos queda secarnos. Un paso que no parece en sí de belleza, pero que es mucho más importante de lo que imaginas. Una buena toalla o albornoz debe ser respetuosa con la piel, no agredirla en exceso al secar y dejarla transpirar. Para ello, lo mejor es que invitamos en tejidos naturales como el algodón.

Quizás el precio de esta ropa de hogar es un poquito más caro de lo habitual, pero notarás que duran años en perfecto estado y muy suaves (si no, pregunta a tus abuelos y padres). Las encontramos en todo tipo de tiendas, tanto firmas más conocidas como Primark Home, Carrefour o Zara Home, como establecimientos de toda la vida como La Mallorquina, una tienda de casa que abrió en 1947 y está online.

Así, con cinco pasos rápidos y fáciles de incluir en tu rutina, nuestras duchas serán más relajantes. Ayudándonos a desconectar de la rutina y sin envidiar en absoluto darnos un baño.

El redactor recomienda