El último método para encajar un bikini imposible: lipo del monte de Venus
  1. Estilo
  2. Belleza
CIRUGÍA Y CUERPO

El último método para encajar un bikini imposible: lipo del monte de Venus

La moda de los bikinis mínima expresión popularizan la 'lipopepa', procedimiento estético para disminuir la grasa de esta zona íntima

placeholder Foto: Vive un verano cargado de estilo. (Unsplash)
Vive un verano cargado de estilo. (Unsplash)

Esa imagen irrealmente plana de la vulva tapada por un exiguo bikini que promueven Kendall Jenner y otras celebrities en Instagram ha sido el desencadenante. La liposucción del monte de Venus está más de moda que nunca, y su fin es acabar con el exceso de grasa en la zona púbica no apta para prendas íntimas casi inexistentes.

Foto: Lipoláser, la técnica más demandada para eliminar la grasa corporal. (Thought catalog para Unsplash)


Consiste en la eliminación de dicha grasa acumulada en el monte de Venus, que, como explica la doctora Josefina Royo de la Torre, directora del Instituto Médico Láser, “es un conjunto de tejido graso de alta densidad fibrosa que cubre el hueso púbico, se agranda durante la pubertad y cuyas glándulas sebáceas secretoras también lo hacen, ya que son sensibles a los estrógenos. Como estos bajan durante la menopausia es habitual que este paquete graso disminuya y pierda prominencia o se descuelgue. El monte de Venus proyecta los labios mayores hacia arriba y es un amortiguador en las relaciones sexuales”. Pero en ocasiones, esta zona, que en el caso masculino se llama monte de Marte, acumula más grasa de la deseada, muchas veces unida a un sobrepeso, no siempre. Aunque los hombres también son candidatos, sobre todo porque un pubis abultado disminuye ópticamente el tamaño del pene, esta liposucción es favorita de mujeres jóvenes deseosas de enfundarse en los vulgarmente llamados 'chichibikinis”.

placeholder Bikini de Women Secret. (Cortesía)
Bikini de Women Secret. (Cortesía)

Según la doctora Sara Domínguez, del equipo de cirujanos de la clínica Martín del Yerro, “la indicación perfecta sería aquella paciente sin sobrepeso, con un acúmulo de grasa localizado y resistente a dieta y ejercicio, idealmente sin flacidez”. Aunque las rutinas de tonificación específicas para el bajo abdomen así como el ciclismo y las sentadillas pueden ayudar a quitar volumen a la zona íntima, el deporte y la restricción calórica no tienen en cuenta nuestras preferencias a la hora de elegir de dónde reducir.

Rápida y sin hospital

La lipopepa es una técnica mínimamente invasiva y consiste en aspirar la grasa de la parte superior del pubis con cánulas haciendo una o dos incisiones en los pliegues naturales de la piel y utilizando anestesia local o sedación, sin necesidad de hospitalización. El procedimiento es corto, dura alrededor de media hora, y aunque no es peligroso, no está exento de efectos secundarios. “Toda liposucción tiene un cierto grado de riesgo de hematomas los primeros días, acumulación de líquido y adherencias a largo plazo. Aunque siendo cuidadoso, y tratándose de un área tan localizada, son riesgos mínimos”, confirma la doctora Domínguez. Otra cosa es que exista sobrepeso y grasa en otras zonas o flacidez y piel sobrante, en cuyo caso se recomiendan procedimientos combinados, como la lipoabdominoplastia.

placeholder Bikini de Women Secret. (Cortesía)
Bikini de Women Secret. (Cortesía)

Pinchazos en vez de cánulas

Para quienes no se decidan por la lipo y su extra de grasa púbica sea modesta, está la mesoterapia con sustancias lipolíticas; en cambio, dice el Dr. Moisés Amselem, de la clínica Martín del Yerro Amselem, no son aconsejables las máquinas del tipo ultrasonidos que se utilizan con éxito para la reducción de grasa localizada, por la cercanía de un órgano hueco como es la vejiga urinaria que podría conllevar riesgos en la misma. Más allá de aplanar el monte de Venus, el embellecimiento de la zona genital llamado ginecoestética es una tendencia al alza. La labioplastia de labios menores se ha convertido en la cirugía íntima más demandada.

Foto: En busca de la belleza. (Imaxtree)


“Los armoniza cuando son más grandes de lo habitual y sobresalen sobre los mayores o son asimétricos. Aparte, siete de cada diez intervenciones de labioplastia asocian algún retoque en el capuchón del clítoris por alguna variante anatómica en esta zona”, explica la doctora Bárbara Fernández del Bas, médico de gineco-estética en Clinique La Prairie. La labioplastia se puede realizar con el tradicional bisturí o mediante el uso de láser, “este genera menos daño a nivel de tejidos”, apunta la experta. Añade la doctora Royo de la Torre que el láser evita el sangrado, los hematomas y reduce la inflamación. La vaginoplastia o rejuvenecimiento vaginal, por su parte, es una cirugía pensada para reducir el diámetro de la vagina, generalmente dilatada tras los partos o por el paso del tiempo. Y entre los no quirúrgicos a la hora de compactar y reafirmar la vulva destacan el tratamiento con Láser CO2, la radiofrecuencia y lo más novedoso en España: los hilos tensores, que realiza la doctora Fernández del Bas. Por último, si el objetivo es devolver el volumen y turgencia a los labios mayores, la solución es el relleno con ácido hialurónico.

Si solo existe un acúmulo a este nivel, se hacen una o dos pequeñas incisiones en los pliegues naturales de la piel y desde ahí se elimina la grasa con cánulas de liposucción

Cirugía íntima
El redactor recomienda