Es noticia
Menú
Acné digestivo: su origen está en lo que comes (y en tu microbiota)
  1. Estilo
  2. Belleza
SALUD & BELLEZA

Acné digestivo: su origen está en lo que comes (y en tu microbiota)

Existe un tipo de acné que depende de tu flora intestinal. Y su solución pasa por la dieta

Foto: La alimentación repercute en el estado de la microbiota. (Pexels/Anastasiia Chaikovska)
La alimentación repercute en el estado de la microbiota. (Pexels/Anastasiia Chaikovska)

Solemos relacionar los granitos y espinillas con las hormonas, el exceso de sebo, la genética e incluso el estrés. Pero hay otro factor que puede causarlo, y está en tu microbiota. Se llama acné digestivo y depende del equilibrio de la flora intestinal.

Es cierto que el acné es multifactorial, no depende de una sola cosa, pero una microbiota alterada, según se ha comprobado recientemente, puede provocarlo. Así que lo que comemos influye también en la aparición de granitos.

Y no hablamos como antes se creía de grasas en general, sino de alimentos con un índice glucémico elevado: al parecer tienden a mantener el acné estimulando la producción de andrógenos, hormonas que contribuyen a una sobreproducción de sebo, según explica la especialista en dermofarmacia y nutrición Belén Acero, titular de la farmacia Avenida de América.

placeholder Lo que comes influye en tu microbiota, y esto en la aparición de acné. (Unsplash/Gardie Design Social)
Lo que comes influye en tu microbiota, y esto en la aparición de acné. (Unsplash/Gardie Design Social)

Lo confirma el Dr. Vicent Alonso, dermatólogo del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica: “Estos brotes se pueden relacionar con la ingesta de determinados alimentos como las pastas y arroces muy cocinados, las patatas y los azúcares, de alto índice glucémico”.

Probióticos al rescate

En plena era de consumo de probióticos, microorganismos vivos con muchas propiedades para la salud, a la hora de favorecer esa armonía intestinal que a veces se desestebiliza por estrés, mala dieta o intolerancias, se une una nueva utilidad: tratar el acné de tipo digestivo desde el origen del problema. Como explica el dermatólogo, “los probióticos podrían actuar inhibiendo la producción de citoquinas proinflamatorias. Esta relación positiva entre la toma de probióticos se ha demostrado también en afecciones cutáneas como la dermatitis atópica”, cuenta.

placeholder Bacterias y levaduras son los probióticos más utilizados. (Unsplash/Rohtopia)
Bacterias y levaduras son los probióticos más utilizados. (Unsplash/Rohtopia)

Por su parte, la farmacéutica añade que “el ámbito científico coincide en que nuestra dieta moderna, rica en azúcares, ultraprocesados y, por tanto, empobrecida en nutrientes, provoca numerosos cambios dentro de la microbiota intestinal, derivando en una alteración de la digestión y del sistema inmunológico intestinal. Y esto se traduce en trastornos intestinales (hinchazón, flatulencias, alteración del tránsito, etc), pero también en una mucosa intestinal que ya no desempeña correctamente su función”, aclara.

Y es que cuando todo funciona correctamente, la barrera mucosa intestinal actúa como filtro bloqueando el paso al organismo de moléculas proinflamatorias, pero, en caso de disbiosis (que es como se llama el desequilibrio de la flora), el intestino se vuelve poroso y algunas sustancias que no nos interesan logran llegar a la sangre. “El sistema inmunológico lanza entonces una respuesta inflamatoria que se manifiesta en la piel, con un empeoramiento del acné que, recordemos, es una enfermedad inflamatoria del folículo pilosebáceo”, aclara Belén Acero.

placeholder Algunas alteraciones cutáneas pueden tener su origen en la alimentación. (Launchmetrics Spotlight)
Algunas alteraciones cutáneas pueden tener su origen en la alimentación. (Launchmetrics Spotlight)

Así lo identificamos

¿Y cómo sabemos si esos granitos que nos salen son por un tema intestinal o de tipo cutáneo? Suele ser un acné establecido (frente al acné cíclico durante la menstruación, por ejemplo). Si las imperfecciones aparecen continuamente, conviene fijarse en la microbiota.

Y así lo tratamos

“Lo cierto, en cualquier caso, es que adoptar una dieta saludable, variada y equilibrada solo puede ayudar a mejorar la salud de la piel. Beber mucha agua, comer tantas frutas y verduras frescas como sea posible, dar protagonismo a la fibra son buenos hábitos a adoptar para mantener el equilibrio de la microbiota, así como reducir el estrés, dormir bien, practicar actividad física y minimizar el consumo de tabaco y alcohol; los puntos principales de un estilo de vida saludable, en definitiva. Además de todo esto, interesa complementar con probióticos. Existen muchos suplementos alimenticios dirigidos al eje intestino-piel para reducir la inflamación y restaurar la barrera intestinal gracias a cuatro cepas de probióticos, cuyos beneficios sobre la piel han sido demostrados mediante estudios clínicos”, concluye la farmacéutica.

placeholder La hidratación mantiene el equilibrio de la microbiota. (Launchmetrics Spotlight)
La hidratación mantiene el equilibrio de la microbiota. (Launchmetrics Spotlight)

En consulta

Con todo, acudir al dermatólogo siempre será la opción acertada para valorar un acné de cualquier tipo. Si el profesional diagnostica que es de tipo digestivo y una vez mejorada la dieta, los comedones y espinillas persisten, valorará también si entran en juego los diferentes tratamientos terapéuticos que puedan aplicarse en consulta.

Desde el Instituto de Dermatología Integral apuntan a que, para acelerar el proceso de curación, se pueden utilizar procedimientos de láser, entre los que se encuentran los dispositivos de luz pulsada, láseres de colorante pulsado, terapia fotodinámica, láseres fraccionales o terapia biofotónica. Y en casa, limpieza del rostro mañana y noche para retirar las partículas de contaminación, el maquillaje y la grasa que se acumula durante el día, así como las toxinas que libera la piel durante la noche, preferentemente con un jabón específico para pieles con acné, mejor sin detergente porque resultará menos irritante.

placeholder La limpieza es el paso básico más importante para controlar el acné en casa. (Pixabay)
La limpieza es el paso básico más importante para controlar el acné en casa. (Pixabay)

La exfoliación, una vez por semana para eliminar las células muertas, y a diario protección solar con fórmula oil free. “Si han aparecido pequeñas cicatrices, es recomendable utilizar en la cosmética (en forma de cremas o serúms) principios activos como el ácido salicílico, la niacinamida o el retinol e incluirlo en la rutina nocturna”, añaden.

Pre-post Probiótico Problemas Digestivos Kobho. Ideal esta combinación de prebióticos, probióticos y posbióticos para ayudar al equilibrio de la microbiota si detectas síntomas digestivos, inflamación o un sistema inmunitario debilitado.

placeholder
Pre-post Probiótico Problemas Digestivos Kobho
Comprar
PRECIO MÍNIMO

Probiotic Digest Health de Quinton. Probióticos en sobres de suplementación oral a base de agua de mar microfiltrada en frío.

placeholder
Probiotic Digest Health de Quinton
Comprar

En calidad de afiliado, Vanitatis obtiene ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables. La inclusión de enlaces no influye en la independencia editorial de este medio: los redactores seleccionan y analizan los productos libremente, según su criterio y conocimiento especializado.

Solemos relacionar los granitos y espinillas con las hormonas, el exceso de sebo, la genética e incluso el estrés. Pero hay otro factor que puede causarlo, y está en tu microbiota. Se llama acné digestivo y depende del equilibrio de la flora intestinal.

Tendencias de belleza
El redactor recomienda