Comporta, el refugio portugués donde se esconde la elite europea
  1. Estilo
  2. Moda
escapada con estilo

Comporta, el refugio portugués donde se esconde la elite europea

Comporta se ha convertido, gracias a sus 12 km de playas inmaculadas y a su encanto, en un paraíso a la vez eco y chic al que acuden famosos y miembros de la jet de todo el mundo

placeholder Foto:

Los días pasan tranquilos, sin prisas, porque aquí hay poco más que hacer que ir a la playa. Pero precisamente ahí reside todo. Porque no se trata de una playa cualquiera, sino de nada menos que de 12 kilómetros de arenal que parece infinito. Con permiso de Saint Tropez, Ibiza, Cerdeña, Capri y otros tantos lugares idílicos, Comporta, en Portugal, se ha convertido en los últimos años en un secreto a voces entre aquellos que ponen de moda lugares desconocidos para la mayoría. Aquí, en la región del Alentejo, a 120 kilómetros al sur de Lisboa, en este escondite de surferos, donde la clase alta de la ciudad se refugiaba en verano y los fines de semana, se ha creado una especie de centro cool para los que de verdad saben. ¿Entre ellos? Casiraghis y Santo Domingos, y personajes fashion como el fotógrafo Mario Testino o Patrick Cox. O parejas como Sarkozy y Carla Bruni.

Aquí tienen casa propia modelos como Farida Khelfa –musa actual de Schiaparelli– o el diseñador francés Jacques Granger. Entre su puñado de calles y sus pocas, pero escogidas, tiendas es probable encontrarse a cualquiera de ellos al comienzo del verano. ¿Lo mejor? El esfuerzo realizado por conseguir que desarrollo y sostenibilidad sean posibles ha convertido este lugar en la meca del turismo eco, chic y de lujo. Eso, y que la temperatura raramente supere los 28 grados, es decir, ni frío ni calor. Aunque, a cambio, el agua atlántica está más que fresca. Al tratarse de una zona con arrozales y humedales, el anochecer es crítico en cuestión de mosquitos. A esa hora, es mejor estar a cubierto. Por lo demás, este rincón de paraíso atlántico espera con los brazos abiertos.

DÓNDE COMER

¿Chiringuito o restaurante? Eso será lo más difícil que tendrá que decidir, y sea cual sea el resultado, no se equivocará. Eso sí, en el menú siempre encontrará arroz y pescado y de una calidad excepcionales. Puede empezar por comer a pie de océano, en el chiringuito Sal en la playa de Pego.

Un ambiente relajado donde comer una excelente sopa de pescado y platos que revisan con un toque contemporáneo la comida tradicional portuguesa. Su tienda, de lo más cool, tiene caprichos para todos. En la playa de Comporta se encuentran el restaurante Ilha do arroz y el café Comporta, los únicos lugares donde es posible tomar algo. Y el lugar perfecto desde donde asistir a una puesta de sol única desde una terraza chill out. Los mismos propietarios restauraron en el pueblo el antiguo Museo del Arroz para convertirlo en restaurante cool. ¿Qué comer? Por supuesto, arroz con cualquier cosa: pulpo, marisco, bacalao, rape…

DÓNDE DORMIR

Nuevos lugares comienzan a surgir, aunque tan cuidados que casi ayudan a colocar la zona donde se merece, aún lejos de grandes masas de veraneantes. Entre ellos, Sublime Comporta, una guest house con 14 habitaciones, cerca de Carvalhal, inaugurada el pasado mes de julio. Lo mejor: su piscina al aire libre, que da a un maravilloso pinar atlántico, su spa y una cuidadísima decoración que lo convierten en un rincón único. Precio: a partir de 195 € la noche.

Una experiencia única es lo que pretende proporcionar Casas na Areia, un hotel junto a la playa, en la zona de dunas de Comporta, que ha transformado unos antiguos refugios de pescadores en cabañas de aire minimalista y de diseño, cuyo suelo es la propia arena de la playa. Casas Na Areia, en Carrasqueira (Comporta). Precios: se alquila el conjunto desde 500-600 €/día, según temporada.

¿Y DE COMPRAS?

Es cierto, el lugar es diminuto, con sus casas blancas y azules, pero en sus tiendas puedes darte más que un capricho. Puedes empezar en Lavanda (Largo Sao Joâo, 3) que, junto a su pequeño restaurante es, quizá, la más grande y surtida del lugar. ¿Sus marcas? Muchas locales y también internacionales, como Antik Batik, Christophe Sauvat o Athé de Vanessa Bruno.

Para comprar artesanía para la casa de la zona y del mundo entero, no te pierdas Inxalá (en la entrada del pueblo), con sus alfombras y muebles, o sus túnicas bordadas de algodón, un capricho al alcance de cualquiera. Y Rice, la tienda del Museo de Arroz. Un lujo.

Playa Portugal Turismo Estilo
El redactor recomienda