Logo El Confidencial
el nuevo 'ugly shoe'

​Los zapatos guante, el nuevo calzado que amarás odiar

No son bonitos. Tampoco son baratos. Pero son cómodos y se agotan de forma instantánea. Analizamos la tendencia de los zapatos guante, esos que recuerdan al calzado de las abuelitas y que ya se han subido a la pasarela

Foto: Imagen: modelo Roberta, de Maryam Nassir Zadeh
Imagen: modelo Roberta, de Maryam Nassir Zadeh

"Jamás me compraría unas deportivas con cuña: no soy una Spice Girl". Al cabo de tres meses, seguro que caíste en las redes del modelo Beckett de Isabel Marant. "Las Birkenstock son terribles: no me verás con ellas en la vida". Seguro que este verano te has hecho con un diseño inspirado en este clásico de los ugly shoes. ¿Qué nos pasa con el calzado feo? ¿Por qué caemos siempre en sus redes? Una de las razones esenciales es, indudablemente, su comodidad. Unas bailarinas son más cómodas que unos tacones de aguja, pero la estética termina por ser pisoteada ante la ausencia de tacón.

La moda ha ido un paso más allá y tras toda una vida apostando por tendencias que llegan incluso a dificultar el movimiento o la respiración -en el siglo XVIII, el llamado tight lacing ocasionaba incontables desmayos entre las damas de la alta sociedad-, lleva temporadas luchando por liberar a la mujer. Y ya no solo se decanta por la comodidad mundana, sino por la comodidad ajena a florituras.

Imagen: Martiniano
Imagen: Martiniano

Cada vez nos acercamos más al granny style (el estilo de las abuelitas), ese que invade las pasarelas de firmas como Prada. Las firmas de lujo ven con miedo la disminución de las ventas en China y la caída del euro, y han visto que acercarse a las clientas mayores es una buena solución a sus problemas financieros. En 2010, los consumidores de más de 60 años se gastaron más de 8 trillones de dólares en moda, según los datos obtenidos por AT Kearney. Mientras tanto, la galerista Carla Sozzani, de 67 años y hermana de la directora de Vogue Italia, defiende la comodidad frente a la belleza. "Siempre he llevado zapatos hechos a medida de Lobb y nunca los cambiaría por modelos más vistosos, porque lo importante es su calidad", afirma.

En este marco nace la tendencia de los zapatos guante, término acuñado en 2011 por Martiniano López Crozet en octubre de ese año, cuando quedó con Maryam Nassir Zadeh para enseñarle sus diseños. En febrero de 2012 su colección debutó en su showroom, MNZ. Por su parte, ella cuenta con el modelo Roberta (379 dólares), que sigue esta estela, por la que también apuesta Rachel Comey con el modelo Calder (345 dólares).

Los diseños de Martiniano López tampoco son baratos: los diseños sin tacón cuestan 395 dólares, mientras que los que cuentan con un pequeño tacón ascienden a los 515 dólares. Acne Studios cuenta con diseños con tacón algo más rígidos (460 euros) y todas las firmas, pese a la fealdad de los modelos y el elevado precio de los mismos, ven cómo sus zapatos se agotan. Si hay una marca experta en hacer del feísmo un éxito, esa es Céline, que también apuesta por estos modelos, a los que añade un minitacón de madera (650 euros). Lanvin cuenta con sus ballerina pumps (desde 580 euros) y Miu Miu no ha querido quedarse atrás en sus diseños.

Imagen: Céline
Imagen: Céline
En 1978, Salvatore Ferragamo introducía las Vara, su ballet pumps que terminaron por ser revisionados bajo el nombre de Varina. Pero en 2012, la sección de moda de The Guardian sentenció la muerte de los ballet pumps. "El punto de inflexión llegó cuando vi que estos modelos se amontonaban en Woolworths. Recuerdo entrar y ver cómo se apilaban en las estanterías como chicles. Me di cuenta que ya no eran moda", contaba la colaboradora de la revista Grazia Melanie Rickey. Tres años han hecho falta para darle una vuelta a la tendencia. Los zapatos guante han vuelto y son los nuevos Crocs. Solange Knowles y Rachel Weisz ya tienen los suyos. Avisados quedan. 
Moda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios