Logo El Confidencial

De Madrid a Sevilla: restaurantes (muy nuevos) que debes conocer en diciembre

Para poner el sello a este 2018 en clave gastronómica y cool, nada como hacer una ruta por estos templos gastronómicos que tienen mucho que contar. Anótalos en tu agenda ya

Foto: Aprovecha diciembre y su puente para escaparte a Sevilla y conocer Castizo, lo nuevo de Ovejas Negras Company. (Cortesía)
Aprovecha diciembre y su puente para escaparte a Sevilla y conocer Castizo, lo nuevo de Ovejas Negras Company. (Cortesía)

¡Todos a la mesa! Ha llegado diciembre. Una fecha que bien merece una cena con colegas, un afterwork con antiguos compañeros de la universidad o un aperitivo con los amigos de toda la vida. En el último mes del año, la cosa consiste en reunirse alrededor de una mesa y hacer de lo foodie toda una excusa para conocer qué hay de nuevo en restaurantes esta temporada. Para poner el sello a este 2018 como es debido: en clave gastronómica y cool. Locales con regusto literario, con sabor añejo o de los que tienen vistas al mar. Sevilla o Barcelona son solo algunos de los destinos a los que poner rumbo antes de la vorágine de días festivos. No les falta un detalle. Toma nota.

Una oda (gastro) a la mujer

Concha Méndez, Maruja Callo, Rosa Chacel son solo tres de la extensa nómina de literatas que formaron la división femenina de la Generación del 27. Un grupo de prolíficas escritoras que conformaron lo que la crítica denominó como Edad de Oro de la literatura femenina. Y Sinsombrero –novísimo restaurante situado en el 4 del madrileño paseo de la Castellana– es un singular homenaje a este movimiento literario con nombre de mujer de inicio del siglo XX.

Un tributo que se traslada a su decoración –inspirada en la que imperaba en los años 20 del siglo pasado– donde materiales como el terciopelo, el mármol y la madera se convierten en algunos de sus protagonistas. Como su cocina, que también recurre a la nobleza de lo sencillo y al producto de temporada para hacer que la experiencia gastro sea redonda.

Así es una de los salones de Sinsombrero.  (Cortesía)
Así es una de los salones de Sinsombrero. (Cortesía)

Una carta que corre a cargo del cocinero Pedro Gallego y donde la cocina mediterránea imprime carácter a las recetas pergeñadas por el chef. Y aún hay más. La privilegiada localización de este nuevo restaurante lo convierte en el coladero perfecto para todos aquellos que quieran disfrutar de un agradable afterwork. En su barra semicircular se sirven algunos de los cócteles más singulares. ¿Una tarde-noche con espíritu navideño? En Sinsombrero vale todo.

Sabor añejo

Los azulejos con estampado ‘toile de jouy’ de la fachada de Castizo nos advierten de que estamos en Sevilla; la ciudad que vio nacer a la cerámica de La Cartuja. Después, tras traspasar el umbral de este flamante local, nos topamos con una barra costumbrista, con sabor añejo; como las de antaño. Un rincón –sito en la calle Zaragoza número 6– donde se sirven algunos de los finos, manzanillas y amontillados de algunas de las denominaciones de origen más célebres de Andalucía.

Vinos de Jerez, de Sanlúcar de Barrameda o Montilla-Moriles. Estos y estos caldos se declinan de una y mil formas y acompañados de algunos de sus platos más singulares. Queso curado en manteca de cerdo con torta de Inés Rosales, papas con chocos o pisto con huevo cuajado. Mucha gastronomía típica de la zona servida en un local con los aires decorativos propios de una taberna andaluza. Desde su barra de mármol a su solado de mosaico, pasando por ese contraste rabiosamente industrial que aportan sus paredes forradas de madera o sus grandes espejos biselados que nos sitúan en uno de los rincones donde gustan de ver y ser vistos los insiders sevillanos.

Así es castizo, una taberna con sabor añejo y aires de loft industrial. (Foto: Cortesía)
Así es castizo, una taberna con sabor añejo y aires de loft industrial. (Foto: Cortesía)

Sabor a sal

Blue Spot ha nacido en el Mediterráneo. Sabe a sol, a sal y tiene un marcado carácter barcelonés. La ciudad que ha acogido el último alumbramiento del grupo gastronómico En Compañía de Lobos. Un restaurante ubicado en el número 101 del paseo Joan de Borbó donde la cocina a la brasa definen una carta basada en el producto local. Un local que también tiene mucho de diseño. En concreto el que la arquitecta brasileña Isay Weinfeld ha proyectado sobre este ático del edificio Ocean. Un rincón donde la madera y el hormigón generan espacios diáfanos y luminosos.

¿Un picoteo? Lo tienen. Desde el humus papadam y especias libanesas a sopa de buey de mar con un toque ahumado. ¿Para comer? Arroces, pesados o carne. Y todo al calor de ese horno de leña desde el que también preparan otras especialidades como su tatín de tomates y cebollas o su lomo de vaca a la llama con miso rojo y shiitakes. Todo con el inconfundible sello de Mariano Citterio, que da ese punto audaz y contemporáneo a su cocina con ingredientes y productos saludables y ecológicos.

Un balcón con vistas al mar Mediterráneo. Así es Blue Spot. (Olga Planas)
Un balcón con vistas al mar Mediterráneo. Así es Blue Spot. (Olga Planas)

Aunque Blue Spot es mucho más que gastronomía. Al caer la tarde este restaurante sufre una metamorfosis y convierte su barra en todo un altar dedicado a la mixología. Lleva por nombre Blue Monkey y allí se sirven cócteles de diseño pensados para los más sibaritas. Combinaciones creativas elaboradas a partir de frutas, especias o infusiones de vinos y cavas

Gastronomía de uno a otro confín

Monsieur Sushita es un híbrido decorativo a medio camino entre un invernadero versallesco y una tetería marroquí. Un rincón con encanto situado en el número 68 de la madrileña calle Velázquez cuya gastronomía y decoración se inspira en ciudades como Casablanca, Cuzco o Phuket. Un mix viajero que se palpa desde las mesas hasta las butacas y que se hace extensible a una amplísima carta con 75 platos que transitan por noodles, tartares, ceviches o pokés. No falta, por supuesto, el atún: ingrediente estrella de este restaurante que aparece en opciones como sashimis, rolls o en ensaldas. Y aún hay más, porque su cocina también experimenta con sabores del otro confín: como su tempura de gambón rojo al chile dulce, su ceviche de lubina o sus pimientos de Padrón con salsa de miso.

Imagen del interior de Monsieur Sushita. (Cortesía de la marca)
Imagen del interior de Monsieur Sushita. (Cortesía de la marca)

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios