Logo El Confidencial
escapadas rurales con historia

Pueblos con encanto que visitar este invierno

Ideales para evadirse por unos días, los pueblos de montaña que esconden las serranías de España son una excelente opción para escaparse y difrutar de algo de paz y tranquilidad

Foto: Albarracín, en Teruel (Creative Commons)
Albarracín, en Teruel (Creative Commons)

Cuando viajamos, buscamos nuevas experiencias o sensaciones y en ocasiones algo de tranquilidad. Si es esto lo que añoras, España posee numerosos pueblos de montaña con encanto rodeados de una naturaleza única y singular, junto a conjuntos históricos en perfecto estado, que inevitablemente hacen volar la imaginación y te trasladan a otras épocas. Si estás pensando en escaparte unos días este invierno –y por qué no, estas Navidades– , cualquiera de estas poblaciones resulta una buena opción para evadirte por unos días.

Albarracín (Teruel)

Construido a las faldas de una montaña este pueblo turolense posee una magia especial que solo se puede apreciar paseando por sus calles. Arquitectónicamente está muy bien conservado y merece la pena subir a lo más alto de su espectacular muralla para deleitarse con las vistas. Enmarcado dentro de la sierra de Albarracín y la singularidad del Paisaje Protegido de los Pinares del Ródeno, está cerca también de los montes Universales. La naturaleza de la zona no deja indiferentes a sus visitantes.

Muralla de Albarracín (Creative Commons)
Muralla de Albarracín (Creative Commons)

Alcalá del Júcar (Albacete)

Situado en la provincia de Albacete se le considera uno de los pueblos con más encanto de Castilla-La Mancha. La panorámica que ofrece el castillo situado sobre una peña originada por la hoz del río Júcar resulta impresionante. Te recomendamos pasear por sus callejuelas y descubrir su conjunto histórico-artístico.

Castillo de Alcalá del Júcar  (Creative Commons).
Castillo de Alcalá del Júcar (Creative Commons).

Cangas de Onís (Asturias)

Asturias posee muchos rincones maravillosos, pero uno de los más emblemáticos es esta pequeña ciudad desde la que el mítico rey Don Pelayo se resistió a los musulmanes venciéndoles en la Batalla de Covadonga. Aparte de este hecho histórico, es famoso el puente romano que forma parte de sus construcciones emblemáticas. Muy cerca está también el conjunto monumental de Covadonga junto a los lagos, que se engloban dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa.

Puente romano de Cangas de Onís  (Creative Commons).
Puente romano de Cangas de Onís (Creative Commons).

Guadalest (Alicante)

Se erige entre las cumbres alicantinas más altas, situándose a 500 metros de altitud. En este pueblo, que debe su aparición a los árabes, destaca el castillo de San José. Construido sobre una roca domina toda la población. El caso antiguo se levanta entre peñascos y se accede a él por un túnel improvisado entre el paisaje rocoso.

Deatalle de las vistas de Guadalest.
Deatalle de las vistas de Guadalest.

Ochagavía (Navarra)

Navarra es una tierra que no deja de sorprender por los bellos parajes que encierra. Ochagavía es un ejemplo de ello. Esta localidad te va e enamorar nada más la conozcas. No sólo por la arquitectura de sus edificaciones típicas sino por la orografía que le rodea. Se sitúa en el Valle de Salazar y a poco más de 20 kilómetros se encuentra la Selva de Irati, una reserva forestal con frondosos paisajes salpicados de saltos de agua y repletos de una naturaleza salvaje.

Detalle de Ochagovía (Navarra) (Creative Commons).
Detalle de Ochagovía (Navarra) (Creative Commons).

Pedraza (Segovia)

Como muchos lugares con encanto de España, Pedraza lo es por sus rincones, sus suelos empedrados, su castillo o su plaza mayor. Su fiesta más popular es la Noche de las Velas en el mes de julio. Además, sobresale por su cordero o cochinillo asado y sus judiones de la Granja, que se pueden degustar en alguno de sus restaurantes especializados.

Plaza mayor de Pedraza.
Plaza mayor de Pedraza.

Puebla de Sanabria (Zamora)

Situado estratégicamente en la frontera con Portugal este enclave se convirtió en una piza clave, lo que explica su fortificación y la muralla que le rodean. Las viviendas características de este espacio poseen un aire medieval al igual que algunas de sus estructuras defensivas. Destaca el castillo de los Condes de Benavente y la sede consistorial, en la Plaza Mayor. La comarca está rodeada de numerosas lagunas de origen glaciar y por el bello Lago de Sanabria.

Castillo de los Condes de Benavente de Puebla de Sanabria.
Castillo de los Condes de Benavente de Puebla de Sanabria.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios