Logo El Confidencial
La báscula miente

Adelgazar no es lo mismo que perder peso: te contamos cómo conseguirlo de verdad

Porque si quieres una figura más tonificada, tal vez una pérdida de peso no sea lo que necesitas

Foto: Adelgazar y perder peso son cosas distintas. (Christopher Campbell para Unsplash)
Adelgazar y perder peso son cosas distintas. (Christopher Campbell para Unsplash)

Tomar la decisión de cambiar nuestros hábitos para poder llevar una vida más saludable no es sencillo, pero puede serlo un poco más si no te lo tomas como una renuncia. Cuando asumes que quieres mejorar tu vida, no pienses en lo que harás como sacrificios y tampoco tires de fuerza de voluntad, lo importante es que asumas que lo haces porque quieres, por mejorar, por tu salud, y entonces cumplirlo no parecerá una tarea tan ardua.

Si vemos cómo poco a poco nuestros esfuerzos nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos, seguro que será más sencillo poder seguir adelante. Nuestra confianza será mayor y por tanto más sencillo mantener los nuevos hábitos.

A menudo nos centramos en los resultados que vemos en la báscula para medir el éxito conseguido, y a veces podemos observar cómo nos devuelve un número similar a pesar de haber tenido que cambiar la talla de nuestros pantalones.

Perder peso no es la única forma de adelgazar. (i yunmai para Unsplash)
Perder peso no es la única forma de adelgazar. (i yunmai para Unsplash)

¿Quiere decir esto que nada de lo que estamos haciendo está dando resultados? Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que, aunque a menudo nos centramos en perder peso, lo que en realidad nos interesa es perder volumen eliminando la grasa que nos sobra.

Librarnos de ella y convertirla en músculo puede hacer que nuestro peso no varíe, ya que el músculo pesa más que la grasa, por lo que no notaremos la diferencia en los kilos. Para medir este cambio, lo mejor es utilizar una cinta métrica, ahí sí notaremos la diferencia o utilizar una báscula de las que miden todos nuestros parámetros.

Para conseguirlo este cambio hay algunas pautas que podemos seguir. Por ejemplo, a través de nuestra alimentación porque, además de llevar una dieta sana y equilibrada, también hay cosas concretas que podemos hacer para evitar retener líquidos, que nos hacen sentirnos más hinchadas.

Perder volumen es importante. (Bill Oxford para Unsplash)
Perder volumen es importante. (Bill Oxford para Unsplash)

Incluir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, cereales integrales, legumbres…, será clave para ayudar a nuestro cuerpo a regular el tránsito intestinal y de esta manera limpiar nuestro organismo de forma natural.

Debemos también intentar reducir el consumo de sal. No solo la que empleamos al cocinar, que podemos cambiar por condimentos o hierbas aromáticas, también la que traen algunos productos que compramos sin reparar en ello, como los embutidos o los alimentos precocinados.

Hacer ejercicio a diario es clave. (Jonathan Borba para Unsplash)
Hacer ejercicio a diario es clave. (Jonathan Borba para Unsplash)

Intentar eliminar de nuestra dieta los ultraprocesados y las grasas malas. Sin olvidar, por supuesto, mantenernos hidratadas. Beber mucha agua nos ayuda evitar a retener líquidos, como también lo hará tomar productos diuréticos, como los espárragos o la piña.

Además de cuidar nuestra alimentación, tendremos que llevar una vida activa, realizando un poco de ejercicio físico a diario. Así con unos nuevos y saludables hábitos, tal vez no perdamos peso, pero estaremos perdiendo volumen y tonificando nuestra figura que, en realidad, es lo que pretendíamos desde el principio.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios