Logo El Confidencial
se titula 'mi hijo, mi maestro'

Isabel Gemio narra en un libro la historia de "amor y dolor" que ha vivido con su hijo

La periodista ha desvelado algunos de los momentos más íntimos de la vida en común con su pequeño y la enfermedad que ha sufrido, distrofia muscular, en un libro que se publica este mes

Foto: Gemio recogiendo un galardón a su trayectoria. (EFE)
Gemio recogiendo un galardón a su trayectoria. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El martes 9 de octubre será un día muy especial para Isabel Gemio. Con el apoyo de Ana Pastor y la psicóloga María Jesús Álava Reyes, la periodista presentará su libro 'Mi hijo, mi maestro' en la Biblioteca Nacional. Aunque durante años ha mantenido el dolor de la enfermedad de su hijo (distrofia muscular) en un segundo plano, canalizándolo a través de su fundación y ayudando a los demás, ahora cuenta en primera persona quién es Gustavo y qué es lo que ha aportado a su vida.

[LEER MÁS: La noche en la que Isabel Gemio se emocionó contando la historia de su hijo]

Portada del libro 'Mi hijo, mi maestro'.
Portada del libro 'Mi hijo, mi maestro'.

Tal y como narra la propia Gemio en los extractos que adelanta la editorial (La Esfera de los Libros), su hijo ha sido su maestro, “el Buda que cada día me demuestra el significado del presente, la verdadera dimensión de las cosas que importan y del amor. Gustavo es mi héroe, el héroe más real y valiente que conozco. Su heroicidad es continua las veinticuatro horas del día, sin un receso, sin una tregua. Es la resistencia más pertinaz que existe frente a una grave enfermedad”.

Gemio en la gala Starlite de este verano. (Cordon)
Gemio en la gala Starlite de este verano. (Cordon)

A lo largo de las páginas del libro, Gemio narra cómo recibió la noticia de que su hijo iba a estar enfermo de por vida. “Dos palabras cambiaron mi vida para siempre: distrofia muscular. Mi hijo estaba enfermo y su enfermedad era una de las más crueles que existían. Se iría quedando sin fuerzas en sus piernas y brazos, además sufriría muchas complicaciones en pulmones y corazón. Estaba paralizada, sin saber cómo afrontar lo que me ocurría. No obstante, la vida seguía y debía esforzarme por vivirla de la mejor forma posible. Gustavo se lo merecía. Él era la vida y estaba a mi lado para recordármelo”.

También recuerda cómo quiso mantener la privacidad del pequeño sin revelar más detalles de la cuenta de lo que le ocurría. “Jamás di el nombre de Gustavo, ni siquiera cuando comuniqué su enfermedad a los medios de comunicación aclaré su identidad, puesto que creía que no era relevante. Poco importaba si era el hijo biológico o el adoptado el que estaba enfermo, pero parece ser que a los medios sí les importaba. ¿Por qué? No tengo respuesta. Quizás sea porque, sin querer, establecían esa disimilitud entre uno y otro. Solo puedo hablar por mí. No siento ni la más ínfima diferencia entre lo que significa ser madre biológica o adoptiva. No puedo amarlos más de cuanto los amo, y por los dos daría mi vida”, afirma.

Gemio, en una de las pocas ocasiones en las que ha posado con su hijo. (EFE)
Gemio, en una de las pocas ocasiones en las que ha posado con su hijo. (EFE)

La publicación también contiene algunas fotografías del pequeño, hoy ya adolescente, y muestra en detalle cómo la lucha de Gemio ha tenido un repunte positivo: poner el foco en una enfermedad de la que a menudo se desconocen muchos aspectos. Un foco que también es el que guía 'Mi hijo, mi maestro', el mejor homenaje que la presentadora del mítico 'Sorpresa, sorpresa' podía hacer a Gustavo.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios