Logo El Confidencial
madre e hijo están muy unidos

Así serán las navidades de Álex Lequio y Ana Obregón

Madre e hijo han pasado por muchas experiencias intensas en los últimos meses. Ahora que se acercan estas fechas tan entrañables es hora de hacer balance y estar muy unidos

Foto:  Ana y Álex, en una foto de Instagram.
Ana y Álex, en una foto de Instagram.

En marzo pasado a Álex Lequio le cambió la vida. A sus 25 años se comía el mundo. Montó su propia empresa y dejó de vivir en la casa familiar de La Moraleja. Un chico sano, deportista, muy apegado a su madre y con un sentido del humor muy parecido al de su televisivo padre. Una historia vital normal dentro de lo que supone ser hijo de la actriz multitareas con todo el interés que esta filiación despierta en los medios.

A punto de cumplir los 26, su vida cambió y emprendió un viaje a Estados Unidos para someterse a un tratamiento contra el cáncer que le habían diagnosticado en Madrid. En Nueva York alternaba el hospital con el apartamento que alquiló su madre. El padre lo visitaba regularmente coincidiendo con sus vacaciones televisivas.

[LEER MÁS. Los Lequio contra el cáncer: Ana y Alessandro vuelven a posar junto a su hijo]

Hace un mes, Álex regresó a España para continuar en Pamplona sus protocolos médicos. Comenzaba la segunda etapa de su travesía del desierto como él mismo ha relatado esta semana en '¡Hola!' y en su cuenta de Instagram, donde da las gracias “a los más de 145.000 mensajes de apoyo que he recibido durante los últimos ocho meses y de poder ayudar a mi madre con parte del tratamiento. Sois arte”.

En este mensaje estaba la razón de las declaraciones remuneradas que su propio padre confirmaba en 'El programa de Ana Rosa' esa misma mañana. Por su parte, Ana Obregón, que desapareció del mapa mediático durante este tiempo, ha agradecido las muestras de cariño: “¡Vamos a ganar! Lo sé”, contaba a Vanitatis muy ilusionada con la evolución de su hijo y con ganas de organizar unas navidades muy esperanzadoras.

Y si la primavera pasada Álex se encontraba en un momento delicado, ahora es todo lo contrario. En breve finaliza parte de su tratamiento y está dispuesto a vivir unas navidades especiales y divertidas. El núcleo familiar de los Obregón es muy amplio y está muy unido: mientras los padres de la actriz, Antonio García y Ana Obregón, estaban perfectos de salud, las cena de Nochebuena se celebraba en el chalet familiar de la calle Carbonero y Sol de Madrid, hasta que se mudaron, primero a La Moraleja y después a un piso en la zona de la Castellana. Era el cuartel general con las mismas tradiciones y menús de siempre.

Al día siguiente almorzaban en alguno de los restaurantes clásicos de Madrid. Y en fin de año, como sucede en muchas familias, compartían las uvas y después la desbandada. En el caso de Álex viajaba a Roma para compartir también las fiestas con la familia de su padre.

Este año, y dadas las circunstancias en las que se encuentra Lequio júnior, las navidades serán más similares a las que disfrutaba cuando regresaba de Estados Unidos, donde estudiaba su carrera universitaria. Todos juntos. Unos reencuentros con toda la tropa Obregón, que durante todos estos meses de incertidumbre han arropado al joven, que ha demostrado una gran entereza y mucho sentido del humor. Y para la actriz una manera de volver a la normalidad después de meses en Nueva York alejada de su vida cotidiana.

Como decía la protagonista de 'Ana y los siete', “después de la tormenta sale el sol”.

Famosos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios