Logo El Confidencial
GRANDES FORTUNAS

La vida en secreto de Sol Daurella, la nueva mujer más rica de España

Está casada con Carles Vilarrubí, quien empezó en los negocios como chófer de Jordi Pujol. Vive a caballo entre Madrid, Barcelona y Londres y suele refugiarse en La Cerdanya

Foto:  Sol Daurella. (Getty)
Sol Daurella. (Getty)

Una vida apartada de los medios de forma casi obsesiva. Sol Daurella ha sido proclamada estos días la mujer más rica de España, desbancando en el ranking a Sandra Ortega, hija mayor de Amancio Ortega, y pocos la reconocerían por la calle. Daurella es una mujer poderosa que vive una vida enfocada en el trabajo y la familia, y que blinda su imagen a cal y canto.

LEER MÁS: Todos los nombres del Real Club de Golf de La Cerdanya

“Yo fui un día a su casa, a una reunión en plan fiesta, pero hace muchos años, y creo que la he visto dos o tres veces más en mi vida, parece que se esconda, es verdad”, señala una intelectual de la alta burguesía catalana a Vanitatis. Preguntar por Sol Daurella es casi una obligación aunque siempre se reciben las mismas respuestas. Nadie sabe nada. “Vive pendiente de los negocios y de sus hijos, con un pie en Londres y otro en Barcelona, además de Madrid”, cuenta una amiga de la familia que pocas veces ve a Sol. Casada con el polémico empresario Carles Vilarrubí, el matrimonio se deja ver en pocas ocasiones.

Sol Daurella. (Coca-Cola)
Sol Daurella. (Coca-Cola)

La pareja tuvo a la pequeña Sol hace diez años y desde entonces se convirtió en el centro de atención de la empresaria. La niña ya aparece incluso en algunas sociedades de la madre. La presidenta de Coca-Cola European Partners tiene otro hijo, José, fruto de su anterior matrimonio con Joan Albiol. Carles Vilarrubí, por su parte, tiene otros dos hijos, Carlota -su boda en La Cerdanya fue un gran acontecimiento social hace unos años- y Eduard.

Golf, hípica y esquí

Es precisamente en La Cerdanya donde se conocieron y donde la pareja suele acudir a descansar. Lo hacen en helicóptero para evitarse el engorro de la carretera y el peaje de los túneles del Cadí, lentos y a menudo con tráfico. Ella es aficionada al deporte y a la vida sana y le gusta practicar golf, lo que suele hacer en el Real Club de Golf de El Prat, uno de los más exclusivos del país. Además, Daurella practica hípica, esquí, navegación y trata de hacer grandes viajes, si puede ser en familia.

Implicada en la vida catalana y miembro destacado de la sociedad civil, Daurella forma parte del patronato de fundaciones como la del Palau de la Música Catalana, del Teatre Nacional y del Teatre del Liceu. Pero sus implicaciones son a veces fuente de conflicto. Hace un par de años, Daurella dio un paso adelante al entrar a formar parte del consejo consultivo del Diplocat, entidad defensora del independentismo, y a los pocos días se retiraba, consciente del conflicto que conllevaba para su empresa.

Sol Daurella. (Cortesía)
Sol Daurella. (Cortesía)

Daurella heredó una compañía que había heredado a su vez su padre. El patriarca de la familia era Santiago Daurella, un comerciante de bacalao y salmón -Sol mantiene el negocio con la empresa Royal, lo que la ha llevado a ser cónsul honoraria de Islandia- que logró la distribución de Coca-Cola en España gracias a la decisión del dictador Francisco Franco.

La magnate tiene una family office en su casa, una mansión situada en la parte alta de Barcelona, cerca de la clínica Teknon. Allí organiza reuniones de trabajo con sus empleados más cercanos y en el jardín suelen aparcar coches de alta gama como Porches Cayenne y BMW X7. Seria y muy trabajadora, según la describen quienes han coincidido con ella por motivos profesionales, rehúye las apariciones públicas de tal modo que cuando en 2017 fue condecorada con la Creu de Sant Jordi, máxima distinción de la Generalitat, mandó a su hijo a recoger la insignia.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios